Connect with us

Cultura

Luna (MasterChef 8): «Mi proyecto ahora es seguir creciendo en el mundo saludable»

Published

on

Justo cuando se cumple un mes desde que finalizó Masterchef hablamos con una de sus finalistas, concretamente con Luna, que fue la quinta clasificada. Con ella, charlamos sobre sus nuevos proyectos, cómo fue su andadura en el concurso y cómo llegó a este.

TimeJust: ¡Quinta finalista, Luna! ¿Puesto merecido, o crees que pudiste haber salido mejor parada de la final del concurso?

Luna: Me siento muy orgullosa de haber llegado hasta aquí. Claro, me hubiese encantado tener una chaquetilla de fondo de armario con mi nombre bordado.

TJ:  La cosa es que te llevaste además también otro regalazo, ¿no?

L: De esta experiencia me llevo muchos. ¡He conocido a gente maravillosa, he viajado a lugares maravillosos! ¡Esta experiencia es el regalo más preciado!

TJ:  Te has hecho viral multitud de veces por tus nervios en el programa. ¡España quiere saber cómo una profesora de yoga puede ser tan sumamente nerviosa!

L: Necesito el yoga para canalizar esos nervios, ¡es perfecto! (Risas). Aunque parezca una locura, el yoga me pega muchísimo. ¡No sé qué haría sin él! También me sorprendo cuando estoy dentro del mundillo del yoga, en algún curso o evento o en mis clases, porque no tengo mucho que ver con la “personalidad” de los yoguis, todos son muy calmados y relajados y yo soy puro éxtasis! En realidad, intento vivir en una “meditación activa” disfrutando al máximo cada momento y celebrarlo. (Risas)

Luna en Masterchef 8. Fuente: RTVE

Luna en Masterchef 8. Fuente: RTVE

TJ:  Pese a ello, muchos pidieron durante el programa que no desaparecieras de televisión porque eres carne de show. ¿Si te dieran una oportunidad en tele la cogerías?

L: ¡Por supuesto que sí! ¿Dónde hay que firmar?  Esta experiencia ha hecho que me enamore aún más del show, de las cámaras, de los micrófonos, de la tele en general. Amé el plató de televisión. ¡Soy muy feliz dentro! Pero, que de la cocina también me he enamorado aún más.

TJ: ¡Pasasteis todos los concursantes la cuarentena juntos! ¿Eres de las que más cocinaba o te dedicabas a otras cosas?

L: La verdad que los que más cocinábamos durante la cuarentena éramos Ana, Juana, Ivan, Alberto y yo. Nosotras tres intentábamos practicar cada día un rato por las tardes, mientras que los chicos se ponían a tope por las noches. Claro que también hacíamos ejercicio, teníamos juegos de mesa, leíamos bastante de cocina… ¡Cada día era una aventura!

TJ:  Entre tú y yo, ¿hubo algún plato en la casa que pensaras que estaba malísimo?

L: ¡Qué jodido! (Risas). Malísimo, lo que se dice malísimo no. Pero de repente encontrarte con un pollo frito y crudo por dentro, sí que nos pasó…

TJ: ¿De dónde viene tu amor hacia la cocina?¿Es algo con lo que creciste, o es más reciente?

L: Mi madre es cocinillas, empecé a hacer pan con ella y sus «bizcochones» desde bien pequeña. Pero realmente me enamoré de la cocina cuando me fui a vivir sola con 19 años a Madrid. De repente estaba sola en la cocina en mi piso de estudiantes que muy bien no cocinaban… Además, estudiaba Interpretación, me encontré con un mundo muy duro que a veces me generaba ansiedad. El centrarme en la cocina y cocinarme platos sanos y saludables que iba aprendiendo en Internet, en blogs de comida o en Instagram sumado a seguir tomando clases de yoga, me ayudó a estar más feliz conmigo misma. Siempre lo digo, “somos lo que comemos”.

TJ: ¿Qué te llevó a presentarte a Masterchef?¿Lo seguías en las ediciones anteriores?

L: ¡No me lo imaginé en ningún momento! Fue gracias a mis tías, muy seguidoras del programa, por cierto. Un día mi madre estaba con ellas de viaje en Almería y yo me había quedado con mi padre en Lanzarote. Les mandé un vídeo de lo que había hecho para comer y me dijeron que me presentara. Yo para hacer “la gracia” me metí en Internet y me inscribí en el casting, les mandé captura de mi inscripción. ¡Y aquí estoy! ¡Ha sido muy fuerte! Todo este tiempo haciendo castings como actriz y nada. Todos tenían siempre un «no» por respuesta. Y de repente, llegó MasterChef y me cambió la vida a mejor. ¡Muy agradecida!

TJ: ¿Por cuál de tus platos sientes más orgullo?¿Y cuál prefieres olvidar?

L: El plato que me llena de orgullo es el de ‘Ojos de Luna’ pues cociné con muchos nervios, no conocía el producto, nunca lo había cocinado y la creatividad me ayudó a sacar ese plato que tan felices les hizo a los jueces y a mi. El que me gustaría olvidar sería “El despistado de pescao’” El pescado que cociné con Ana y que estaba envuelto en masa de hojaldre. ¡Qué desastre!

TJ: ¿Dónde lo pasabas peor, en las pruebas individuales o por equipos?

L: ¡Uf, por equipos! ¡Y no porque me costara trabajar en equipo! Me lo pasaba muy bien. Era divertido, pero me costaba más concentrarme.

TJ: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?¿Tienes algún sueño a largo plazo como el de montar un restaurante?¿Qué tipo de cocina querrías hacer en este?

L: Mi proyecto ahora mismo es seguir creciendo en el mundo saludable, tanto en cocina como con el yoga, a través de mi cuenta de Instagram aunque obvio que me fliparía que me llamara la tele para armar un poquito de “escándalo» en plató y seguir disfrutando de ella. Me encantaría escribir un libro de “recetas ricas en buen humor”.  Y el restaurante va a tener que esperar un poco… ¡No quiero hijos todavía! Siempre lo digo, es como tener un hijo, ¿no? Me encantaría que fuese de cocina tradicional de mi tierra, algo sencillo, saludable y muy sabroso.

TJ: ¿Quién creías en un principio que ganaría Masterchef?¿Pensaste que tu amiga Ana ganaría en algún momento, o fue una sorpresa?

L: Yo apostaba por Iván o Alberto o incluso Adrienne, muy al principio. La verdad es que Ana me sorprendió mucho. Ha sido muy aplicada y se ha esforzado mucho! ¡Se lo merece!

Luna en Masterchef 8. Fuente: RTVE

Luna en Masterchef 8. Fuente: RTVE

TJ: ¿Hay alguno de los concursantes con el que no hayas vuelto a hablar desde que volvisteis a la normalidad?¿O sois muy activos en algún grupo de Whatsapp?

L: Sí, hay gente con la que no hablo nada o casi nada. No con todo el mundo conectas. No todos vibramos en la misma frecuencia! (Risas). Y sí, hay un grupo de WhatsApp por el que hablan mucho. Yo, nunca ¡la verdad! Cuando me acuerdo de algún compañero y me apetece hablar con él, lo llamo por teléfono y listo. ¡Disfruto más así!

TJ:  El jurado ha tenido un gran protagonismo en esta edición de Masterchef. ¿Tenías algún favorito de los tres?¿Crees que siempre fueron justos con

sus deliberaciones?

L: ¡Salseo, salseo! (Risas). Creo que los tres juntos forman una bomba televisiva. ¡Me flipan los 3! Si tengo que elegir uno estoy entre Samantha y Pepe. Admiro a Samantha, tiene una luz y una energía tan potente y muy hermosa. ¡Quiero ser como ella! Y Las risas que provoca Pepe, son necesarias en la vida de todos nosotros. ¡Deberían ser obligatorias! A ver… que no me olvido de Jordi, ¡eh! Que me vuelve loca ese puntito que tiene de serio y canalla a la vez.¡ Es muy necesario! A mi me ayudó mucho a ponerme las pilas y espabilar. Ama lo que hace y fue capaz de transmitírmelo. Me enamoré de su entrega, generosidad y apoyo. Pero me quedo con Samantha. En cuanto a las deliberaciones, no creo que hayan sido injustos como tal, pero ya te digo yo que al ser tan exigentes, igual un poquito sí.

TJ: ¿Te apetece jugar a un juego? ¡Se trata de contestar lo primero que se te venga a la cabeza en un test de preguntas Masterchef que nos hemos inventado!

L: ¡Vamos! Me encanta jugar.

TJ: Concursante con el que más te has reído

L: Juana.

TJ: Alimento que nunca falta en tu nevera

L: Los aguacates y limones.

TJ:  Concursante con el que no te importaría compartir piso durante un tiempo

L: Juana.

TJ:  Concursante que más nervioso te ponía en las pruebas grupales

L: Jose Mari.

TJ:  Expulsión que más te dolió

L: Juana.

TJ:  Alimento que detestas cocinar

L: La casquería.

TJ: Si tuvieras que cocinar un plato el resto de tu vida, ¿cuál sería?

L: Mi desayuno.

TJ:  Restaurante favorito.

L: Don Giovanni de Andrea Tumbarello (amo la comida italiana y la trufa) en Lanzarote, el restaurante Liken.

TJ:  ¿Vanguardia, o tradicional?

L: Tradicional. O Vanguardia, pero hasta ahora solo la del Bohío.

TJ:  Plato favorito

L: La paella de mi madre.

L: TJ:  Plato que nunca falla cuando vienen invitados a casa

Mi pastel de verduras al horno. Un hummus con nueces y crudités, un gazpacho de yogur y pepino o una crema de verduras si es invierno, nunca falla. Y de postre plátano con crema de almendras y coco. Siempre.

TJ:  Si voy a tu tierra a comer, no me puedo perder…

L:  En mi tierra no te puedes perder un buen cherne, un sancocho canario, un rico gofio «escaldao o amasao», unas «papitas arrugás» con sus mojos o unas gambas al ajillo. ¡Todo esto acompañado con una buena botella de vino de Lanzarote!

¡Hasta aquí la entrevista con la quinta finalista de Masterchef 8, Luna! ¡Recuerda que si no quieres perderte el resto de entrevistas que hemos hecho a los finalistas de Masterchef tienes que estar esta semana muy atento/a a nuestras redes sociales!

 

Estudiante de periodismo en la UMA. Amante de la música, sobre todo del pop español.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: