Connect with us

Hi, what are you looking for?

Audiencias

Vis a Vis: El Oasis 1×06: «Odio el sentimentalismo»

Fuente: Fox España

Vis a Vis: El Oasis continúa con bajos datos de audiencia, lejos de liderar la televisión de pago, con una pérdida progresiva de espectadores.

Vis a Vis El Oasis encara su recta final con su sexto episodio. Es un capítulo de transición, como también los tenía la serie original, aunque sus minutos finales dejan entrever que la situación está cerca de estallar. Esta sexta parte suma algún que otro secundario más y reduce considerablemente el tiempo en pantalla de las protagonistas de la historia.

Si no los has leído, te dejamos aquí los análisis de los capítulos anteriores.

Vis a Vis: El Oasis 1×01

Vis a Vis: El Oasis 1×02

Vis a Vis: El Oasis 1×03

Vis a Vis: El Oasis 1×04

Vis a Vis: El Oasis 1×05

A partir de aquí, spoilers del 1×06 de Vis a Vis: El Oasis

Fuente: Fox España

El capítulo da comienzo – y dedica demasiados minutos – a la historia de Lucas, un quinceañero que llega en el autobús escolar que apareció a finales del quinto episodio. Lucas es un chico al que le hacen bullying de todas las formas posibles (se meten con su posible homosexualidad, le pegan, le tiran bebidas por encima, le rompen la ropa…). Él lo lleva como puede, dejando que le hagan lo que quieran, sin oponer resistencia ante algo que sabe que no puede evitar, hasta que, mediante la narración en off que él utiliza, deja caer la posibilidad del suicidio.

Mientras tanto, Zulema y Macarena le enseñan a las demás la sala de los espejos, como muestra de que a partir de ese momento, no habrá más secretos. Ellas reaccionan con más calma de la que cabría esperar, centradas en recuperar los diamantes más que en la existencia de habitaciones secretas. Por ello, Zulema les entrega el ansiado botín en una pequeña bolsa. En ese momento, le suena el móvil. Se trata del marido de Flaca, que llama para avisar de que Flaca ha muerto y Ramala está en camino.

Zulema encaja la noticia con entereza, pero se niega a compartirlo con las demás. Es entonces cuando Maca le pide explicaciones sobre su decisión de acudir a la madre de Sandoval para la huida del atraco. La explicación de Zulema es extraña, y Macarena decide verlo como un intento de morir sin tener que esperar a que el tumor lo haga. Finalmente, Macarena y Zulema separan sus caminos, en lo que, si no quedaran dos capítulos, podría considerarse un adiós.

Fuente: Fox España

Por otro lado, y centrando la historia de nuevo en el joven Lucas, asistimos a una conversación entre Goya y Triana sobre el bullying y el acoso en los colegios. Está claro que nunca va a estar mal que una serie mande mensajes contra el bullying y estos temas tan graves, pero habría que pensar si una historia de ocho capítulos sobre un atraco a un cártel de la droga mexicano perpetrado por un grupo de exconvictas puede permitirse, a falta de tres capítulos, dedicar cerca de veinte minutos a una sub trama como esta. Más aún cuando esta sub trama ni siquiera existía hace dos capítulos, y ha aparecido tan de repente como el autobús plagado de niños que aparca en la entrada del Oasis, sin que nadie entienda porqué.

Tras recordar sus peores momentos en el colegio, Goya y Triana llegan a la conclusión de que hay que hacer algo con esos chicos que hacen bullying. Mientras, en la fiesta, Lucas ha tenido suficiente e intenta acabar con su vida (llenándose los bolsillos y la mochila de piedras y tirándose a la piscina del hotel), pero antes de que se ahogue llega Vivi (Paula Gallego), y le saca, salvándole la vida.

En uno de los pocos flashbacks del capítulo, asistimos a otra sesión de grupo en las que Maca y Flaca coincidían, y escuchamos una reflexión de Macarena sobre cómo se siente la gente en la cárcel, y cómo su vida después de salir ya no va a ser igual. Además, vemos como empieza a crecer su amistad con Flaca.

Fuente: Fox España

Insisto en que estos flashbacks no corresponden a estas alturas de la serie (¿de qué nos sirve ver esta escena ahora, con el atraco terminado, Flaca muerta, y Macarena huyendo del hotel en un autobús?); estos flashbacks habrían ayudado a conocer la relación entre ambas cuando aún estaban juntas. De esta forma, ambos personajes estarían mejor desarrollados, con un vínculo formado, y nos habría dolido algo la muerte de Flaca el capítulo pasado.

Mientras, Zulema, que vuelve a estar sola, intenta convencer a Cepo para que haga algo por ella. El chico, encantado con formar parte de la banda, cumple sin dudarlo. Coge su bici y se pone en marcha para encontrar cualquier señal de los hombres de Ramala en los alrededores del hotel. Sin embargo, no pasan ni dos minutos hasta que se ve sorprendido por un convoy que, sin duda, va hacia el Oasis.

Tras salvarle la vida, Vivi y Lucas crean un vínculo. El chico por fin se siente cómodo con alguien, y Vivi encuentra en él una forma de olvidar durante un rato sus problemas. Mientras ambos se divierten haciéndose fotos, aparece el padre de ella en el cuarto y Lucas se marcha.

La expresión de la chica cambia instantáneamente, visiblemente incómoda con la presencia de su padre. Él, ajeno a todo, le da un vestido que le ha comprado y le dice que se lo pruebe, algo que ella hace a regañadientes. Cuando sale del baño con el vestido puesto, el padre comienza a hacerle fotos mientras ella intenta evitarlo, y cuando no aguanta más la situación, abandona el cuarto llorando tras decirle a su padre que no está cómoda porque sabe que él “se pone cachondo al verla”. Él se queda en shock, pero más por que ella lo tenga tan claro que por el hecho en sí.

A continuación, Vivi se dirige a Zulema, a quien le pide un arma para matar a su padre. Esta escena es, probablemente, la mejor escena en lo que llevamos de Oasis: por la profundidad dramática que tiene, por ser consecuente con el personaje de Zulema – lo que hace es exactamente lo que haría – y sobre todo, por lo bien que ambas actrices desempeñan la escena. Es un momento muy dramático, y la joven Paula Gallego, como ya ha hecho en otras escenas anteriores, consigue estar a la altura de un gigante como Najwa Nimri.

Fuente: Fox España

Ya en la recta final del capítulo, se produce la catarsis de Goya, en la que – de forma cuestionable, en mi opinión – se venga de los bullies. Con un bate de baseball a lo Negan en The Walking Dead, irrumpe en la fiesta improvisada de los jóvenes y empieza a repartir golpes como si de piñatas se tratara. Pese a que el tono de la escena es más cómico que trágico, principalmente por la banda sonora y por la cámara super – lenta a lo Michael Bay, es bastante dudoso que sea apropiado que una mujer adulta se pasee por una habitación pegando con un bate de baseball a quinceañeros que en ese momento, estaban de fiesta.

Por último, y a modo de epílogo, volvemos a ver a Macarena y a Mónica, que huyen en el autobús escolar. Sin embargo, en medio de la carretera, sentado en una silla plegable, se encuentra Ramala esperándolas. Macarena sale del autobús, resignada a hablar con el narco para tener alguna opción de salvar su vida. Mónica, en cambio, se resigna a su muerte, consciente de que no tiene escapatoria y de que salir del autobús solo retrasará lo inevitable.

Ramala intenta hacerla salir al rociar el autobús de gasolina y amenazando con prenderlo fuego, pero Mónica ya se ha mentalizado. De hecho, y pese a haber hablado con Macarena cinco minutos antes que pretendía ir a rehabilitación para desintoxicarse si conseguían escapar de allí, decide prepararse un último chute antes de morir. Y es así como termina la historia de Mónica, pinchándose heroína en un autobús ardiendo mientras Ramala y Macarena observan desde la distancia.

Fuente: Fox España

Este sexto episodio ha sido de transición, sin apenas minutos para las protagonistas, y ha creado nuevas tramas secundarias a la vez que ha acabado con otras. A falta de dos episodios, no sé muy bien qué rumbo puede terminar de tomar la serie, ya que parece que se mueve entre tramas y personajes dando tumbos, sin tener claro adónde quiere llegar: los personajes van de un lado a otro para acabar siempre volviendo al Oasis, discuten para luego hacer las paces, y las tramas secundarias no terminan de encajar bien en el conjunto de la historia. Sin duda, su mayor fuerte es el apartado visual, que está cuidadísimo (y aprovechadísimo, ya que hay ciertas escenas que parece que existen únicamente por su estética), y las interpretaciones, especialmente la de Najwa Nimri (que apenas ha tenido momentos estelares) y a una sorprendente Paula Gallego.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: