Fuente: Sara Portillo

Acudimos a la presentación de la nueva novela del escritor Manuel Machuca, Tres Muertos, en el barrio del Tiro de Línea de Sevilla, donde accedió a realizar una entrevista exclusiva para TimeJust.

Manuel Machuca es una persona entrañable y polivalente. Su vida se ha caracterizado por saber combinar muchas cosas: desde entrenador de remo, hasta farmacéutico, llegando a su faceta de escritor. Su libro más importante es Tres mil viajes al sur, con el que llegó a ser finalista del Premio Ateneo en 2015. Ahora ha lanzado su cuarta novela: Tres muertos. Su escritura, definida por él mismo como “muy de calle”, tiene mucho de periodismo. Colabora en La Colina de Nervión como columnista, dotando al medio de mucha calidad literaria. También ha pasado por otros medios como Motor de Ideas, Cambio 16, Cuadernos para el Diálogo, Andalucía Información, etc, y diversas revistas científicas y deportivas, obteniendo el premio periodístico de la Fundación Avenzoar.

Presentación de Tres Muertos, la última novela de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo
Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca en el Mercado de Abastos del Tiro de Línea | Fuente: Sara Portillo

Entrevista

TIMEJUST: Farmacia, radio, libros ¿de dónde viene esta pasión por la literatura?

MANUEL MACHUCA: Viene primero de la pasión por la lectura. Cualquier persona que escriba, antes ha tenido que ser una apasionada de la lectura. Desde muy pequeño, antes de ir al colegio, ya sabía leer y escribir. Mi abuela y mi madre me enseñaron a leer y a escribir. Mi abuela me empezó a comprar los libros de Julio Verne, libros de aventura, de mundos fantásticos… Más allá de apreciar una calidad literaria, encienden en ti la pasión en general. Creo que la pasión por la literatura se la debo a mi abuela.

Machuca: “La pasión literaria se la debo a mi abuela”

TJ: ¿Cómo decidió iniciarse en el mundo literario?

MM: Yo de adolescente ya escribía mis poemas. Sacaba muy buenas notas en todo lo que tenía que ver con redacción, con literatura… Cuando fui a estudiar una carrera de ciencias, el director del colegio me dijo que por qué no estudiaba algo de letras. De alguna forma, yo que he escrito muchos artículos y libros científicos de farmacia, siempre me habían dicho que redactaba mucho mejor que alguien de ciencias. Llegó un momento en el que  pensé que lo que tenía que hacer en el ámbito farmacéutico estaba ahí, y tenía ganas de imponerme otros retos. Me apunté a hacer un curso de relatos y me dije: “Esto es lo que quiero”.

Manuel Machuca firma ejemplares de Tres Muertos durante la presentación | Fuente: Sara Portillo

TJ: Gran parte de su vida y de su carrera están ligadas a América Latina, ¿hay algún motivo de peso para ello?

MM: Hay dos cosas claves. La tía Dora, que era brasileña. La estuve buscando cuando comencé a ir a América Latina. Tardé cinco años en encontrarla. La segunda clave es una vocación de cooperación. En el año 1994 en la Guerra de Ruanda, me fui a trabajar a un campo de refugiados hutus. Luego tuve la oportunidad de que me invitaran a dar una charla por todo el trabajo en el mundo farmacéutico a América y vi que lo que a mí me hubiera gustado hacer en Ruanda lo podía hacer en América Latina formando a profesionales.

Manuel Machuca durante la presentación de Tres Muertos | Fuente: Sara Portillo

TJ: Ha mencionado que su escritura es muy de calle, una faceta periodística, ¿se siente más cómodo en este mundo o en el farmacéutico?

MM: Yo en el mundo farmacéutico me volqué muchísimo hasta que he visto que no podía seguir creciendo ahí. Lo científico tiene la desventaja de que tienes que trabajar en equipo. La literatura me permite no tener esa necesidad. Puedo trabajar mucho más a gusto y llegar mucho más allá de lo que me permitía la ciencia. Ahora mismo, mi mundo es la literatura y el farmacéutico es uno pasado en algunos aspectos. Es presente porque tengo que vivir de él. Mi forma de escribir tiene que ver mucho con el periodismo. Yo voy a las fuentes a informarme y a recoger información. Siento que yo alguna vez lo dije en casa, que tenía la intención de ser periodista, mis padres no me dejaron hacerlo.

Machuca: “tenía la intención de ser periodista, mis padres no me dejaron”

TJ: ¿Decidió estudiar farmacia por la presión de sus padres?

MM: Me presionaron enormemente para que yo siguiera su tradición. Tanto mi padre como mi madre eran farmacéuticos. Siento que, a lo mejor, mi vida habría sido otra. No me lamento de lo que he hecho. La última novela que he escrito, Tres Muertos, tiene que ver con intentar asimilar el rencor hacia mis padres. Creo que lo he conseguido. Cómo nos inculcaron el miedo, creo que eso es de lo peor que le podemos hacer los padres a los hijos.

Machuca: “Tres muertos tiene que ver con intentar asimilar el rencor hacia mis padres”

TJ: ¿Cómo surge la idea de redactar la historia que narra Tres Muertos?

MM: Hay una carga emocional muy fuerte. La escritura ha sido terapéutica para mí. He podido escribir este libro cuando he podido estar preparado y hacer un trabajo previo. Dudaba cuando comencé a escribir el Guacamayo Rojo sobre si hacer este o ese. Ahora ha llegado el momento de Tres Muertos. Cuenta una historia, la manera en la que interpreto las cosas que he vivido. Lo más terapéutico es profundizar en las cosas. Intento entender por qué nos pasan las cosas. Es muy importante entender por qué las personas que hacen cosas malas hacen esas cosas malas, qué es lo que les pasa. No es justificar nada, es que, si no llegamos a la profundidad de intentar entender nuestras maldades y nuestras cosas buenas que podamos tener, no nos estamos permitiendo crecer como sociedad. No nos permitimos profundizar en aquello que ya no es evitable para que aquello que sí lo es, no se produzca. En definitiva, a perdonar.

Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo
Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo

MM: Escribir esta historia me ha liberado mucho. Me he obligado a profundizar y a mirar en mí y en las cosas que han sucedido, en cómo yo las podría haber hecho mejor y en por qué las otras personas con las que me he sentido dolido, y que han modificado mi vida negativamente, hicieron eso. El llevarme a entender eso no significa que esté de acuerdo con lo que hicieron ni que lo justifique, pero sí a entender la debilidad de las personas y eso me salva a mí como víctima y damnificado. También, a entender que yo tengo mi cuota de responsabilidad.

Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca| Fuente: Sara Portillo
Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo

MM: Cuando el mal existe en la sociedad, todos tenemos cuota de responsabilidad. Si no hacemos una reflexión profunda como sociedad, estamos haciendo que otros que no lo han hecho terminen haciéndolo. La terapia que tenemos que hacer tiene que ver con la necesidad social que debemos tener de profundizar en todos los temas.

Machuca: “Cuando el mal existe en la sociedad, todos tenemos cuota de responsabilidad”

TJ: ¿A qué público va dirigida?

MM: A ese que necesita perdonar, que ha sufrido porque le han hecho daño. En una sociedad donde cada vez se va más a la venganza, creo que el perdón solo puede hacer bien a las víctimas. Se me vienen a la cabeza las imágenes de los padres de Marta del Castillo o Mariluz Cortés. Esta novela nace en mí por la necesidad de perdonar. Todos hemos podido sentir un daño, lectores a los que le pasé la novela antes me han dicho que de alguna forma se sienten reflejados en esta historia. Todos tenemos algún dolor, un rencor que tenemos que superar y del que necesitamos salir. Yo necesitaba perdonar y fijarme en los pasos de mi vida, pero yo no quiero pensar que esto es una historia de mi vida porque si no, no publico este libro. Esto es un diálogo con otras personas y tenía que hacerlo para ellas. Hay muchos datos que son falsos, aunque tenga tintes autobiográficos. Quería llegar a pensar en cómo puedes llegar a perdonar después de que te hagan daño. Eso es lo universal.

machuca: “Todos tenemos algún dolor, un rencor que tenemos que superar y del que necesitamos salir”

TJ: ¿De todos los libros que ha escrito cuál es el que te ha marcado más? ¿Por qué?

MM: Todos mis libros tienen algo especial. Para mí el Guacamayo Rojo fue muy importante. Lo es en lo personal porque lo escribí intentando explicar cómo un tío aparece por Brasil, habla con una farmacéutica, le explica la historia de la tía Dora y se pone a buscarla. Escribí en la novela cómo la busco, la encuentro, la veo… A través de los lectores me di cuenta de que buscando a la tía Dora había encontrado a mis abuelos. Veo todo lo que les debo a dos personas con las que no tuve la mejor relación. Para mí ese descubrimiento fue tan grande que es la novela más importante.

TJ: Con su libro Tres mil viajes al sur consiguió ser finalista del prestigioso Premio Ateneo de Sevilla. ¿Qué fue lo primero que le vino a la cabeza cuando se enteró?

MM: Una alegría muy grande, aunque me dio pena no ganarlo. Es un orgullo que de 300 novelas que había para un premio la tuya se quede a las puertas. Un reconocimiento. Sin embargo, lo importante es lo que aprendo de la vida a través de eso. Y el homenaje que les hago a las mujeres de las Tres Mil Viviendas.

Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo
Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Sara Portillo
Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo

TJ: ¿Por qué decidió centrarse en esas mujeres para escribir Tres mil viajes al sur?

MM: Yo en las Tres Mil trabajo con mujeres esencialmente. Era hacerles un homenaje a unas mujeres que sostienen un barrio tan complejo como es el Polígono Sur de Sevilla y que, si no estuvieran, sería muy complicado. La capacidad, la fuerza que tienen…

TJ: Ese libro funciona como denuncia ante la marginación de ciertos barrios, ¿cómo surge esa preocupación?

MM: Trabajando en las Tres Mil Viviendas empecé a conocer a gente que no era de allí. Víctimas de la gentrificación, un proceso por el que se identifican espacios de un interés económico importante y se empuja y echa a gente de esos barrios para construir centros comerciales. El desarraigo de echarte de tu casa me llamó la atención. Te encuentras la marginalidad, que es la consecuencia de no tener referentes. Cuando tú mezclas la pobreza y riqueza ves otro mundo. Ves referentes y dices “yo quiero ser como él”. Mientras que si tú sacas a la gente pobre y la arrumbas toda en una zona la referencia se pierde. Se hace un mundo cerrado ajeno a otro. Eso es la marginalidad, mucho peor que la pobreza.

machuca: “aislando a las personas, pierden referencias. la marginalidad es peor que la pobreza”

TJ: ¿Qué pretende Manuel Machuca con sus libros? ¿Fin social?

MM: No pretendo adoctrinar, pero sí hacer reflexionar y abrir un campo de visión.  Cuando hago algún tipo de crítica, no critico a la ciudad, sino a los jefazos, a las élites ignorantes que tienen capacidad de poder. Es a ella a la que va la profunda crítica dirigida. Sevilla no es eso, no es Triana y con perdón. Sevilla es Marqués de Pickman, Las Candelaria… Entonces yo no critico a la ciudad.

TJ: ¿Puede vivir un escritor solo de lo que escribe?

MM: Imposible. El 90% de los escritores no vive de la escritura, ni los mejores. El escritor, como máximo, se lleva el 10%. Eso en editoriales que lo tratan bien, porque hay gente que se lleva el 2,5%.

machuca: “el 90% de los escritores no vive de la escritura, ni los mejores”

TJ: Cambiando de tema, ¿es más de leer en papel o a través de una pantalla?

MM: Personalmente leo más en papel, pero todo lo escribo a ordenador. Tengo amigos escritores que escriben a mano y me dicen que se dan cuenta de que ciertos fallos en mis obras no aparecerían si antes las hubiera escrito a mano.

Presentación de Tres Muertos de Manuel Machuca | Fuente: Sara Portillo

TJ: ¿Se extinguirán alguna vez los libros en papel?

MM: Yo creo que no. Los libros impresos guardan esa esencia, la forma en que están hechos, cuidados, elaboradas las portadas… Que los hacen especiales. Pero al final es arte, y va a serlo independientemente de si lo lees de forma impresa o a través de una pantalla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.