Actualidad Andalucía Destacada Entrevistas Entrevistas Política Política Política Nacional

Celadora del hospital de Granada: «La situación está desbordada»

Una celadora del Hospital Virgen de las Nieves, nos ha explicado cuál es la realidad de la Covid-19 en Granada. El hospital donde trabaja es el más perjudicado de la provincia tras dos grandes brotes. Frente a las historias estremecedoras que ha vivido de cerca, su lamento ante el comportamiento incívico de algunos ciudadanos.

P. ¿Cuál es la función que desempeña en el hospital?  R. Mi profesión es celadora. La función que desempeñamos es muy importante dentro del área hospitalaria, porque nosotros nos encargamos de estar con el paciente en todo momento, velar por su seguridad, velar por su traslado. La verdad que para mí es muy satisfactorio, en estos momentos y en general en mi trayectoria profesional.

P. A mediados de marzo, como ya sabes, el gobierno decretó el estado de alarma. En España comenzaron a salir cientos y cientos de casos ¿Qué se empezó a rumorear entre los sanitarios? R. Realmente recuerdo esta época y digo recuerdo porque parece que hace mucho tiempo, pero en realidad fue hace pocos meses. Recuerdo como una época de miedo e incertidumbre. No sabíamos a qué nos estábamos enfrentando, tampoco nuestros altos cargos. La verdad que lo pasamos muy mal.

«Hace unos años te dicen que iba aparecer esto y no te lo crees»

P. ¿Realmente fueron conscientes y creíais que el virus iba a ser tan maligno como lo está siendo? R. Hace unos años te dicen que iba aparecer esto y no te lo crees. No imaginábamos que iba a llegar al punto que está llegando. Los hospitales estaban a tope con muchos nervios, estrés y muertes. Esto nos ha marcado mucho porque personas mayores, pero también jóvenes, han fallecido. Ahora somos más conscientes y conocemos su gravedad, pero al principio no sabíamos nada. Era una historia de terror.  

P. En unos tiempos claves como fueron los meses de la pandemia se debió respirar un buen ambiente de compañerismo. ¿Cómo era la relación con los compañeros? R. Realmente, al principio fue un caos total porque el miedo se apoderó de nosotros y no sabíamos qué pautas seguir. Actualmente somos más conscientes de la situación, conocemos más y tenemos más pautas a seguir. La verdad que hay un buen ambiente. Estamos unidos.  

P. El miedo fue un hecho y sigue siéndolo. ¿Tenía miedo a llegar a casa y contagiar a sus seres queridos?  R. Mi mayor miedo no era que a mí me pasará algo, era que yo estuviera trabajando y trajera el virus a mi casa, ya que convivo con pacientes de alto riesgo. Tomé muchísimas precauciones. Intentaba no estar muy pegada a mi familia.  

«El Hotel Luna de Granada habilitó una serie de habitaciones para el personal sanitario»

P. ¿Le ofrecieron algún alojamiento o vio cómo sus compañeros se hospedaron en algún hotel? R. Dieron muchas facilidades, yo realmente no fui porque no vi necesario ocupar un sitio. Había personas que venían de fuera de la ciudad o que tienen personas mayores que necesitaban más ocupar esa plaza. El Hotel Luna de Granada habilitó una serie de habitaciones, daban comida para que el personal sanitario se pudiese quedar allí. Yo tengo muchos compañeros que gracias a esa bondad pudieron llevar esos meses mucho mejor y más tranquilamente.  

P. En estos tiempos y en estos meses hemos podido ver la cara más alegre de los españoles, como tú has comentado ofrecieron alojamientos y se vio una cara bastante bonita. ¿Qué le suponía a usted que todos los días a las 20:00h los españoles nos concentráramos en dar un aplauso esperanzador?  R. Pues realmente fue una situación y una experiencia cargada de ilusiones porque al igual que los pacientes lo pasaban mal, nosotros también al ver esa situación. Ver que todos los españoles a las 20:00h nos concentrábamos con un mismo objetivo que era intentar alegrar esa situación, pues era algo para valorar muchísimo. A mí me daba un chute de fuerza. Dentro de todo lo malo que está trayendo este virus, esos aplausos no nos dejaban rendirnos y éramos todos uno. 

«Éramos una piña»

P. Seguro que tiene muchas historias que le hayan marcado, ¿Nos puede contar alguna?  R. Historias muchísimas, pero hay algunas que me marcaron mucho. En los meses de confinamiento estaba en una planta donde mayoritariamente había personas mayores dependientes que venían de residencias. Me acuerdo de Santiago, un hombre bastante mayor. Estaba terminando sus días y el único contacto con su familia era a través de una tablet. El hombre estaba estable, dentro de lo que cabe, y un día de repente le dio un mini infarto, nos pillo a todos de sorpresa. Los familiares estaban muy pendientes llamando, ese día cogimos la tablet y le comunicamos que Santiago estaba muy mal. Me dio mucha pena porque era un hombre que había estado toda su vida cuidando a los suyos y que murió solo. Éramos una piña y estábamos siempre con el hasta que terminó sus días.   

P. El Hospital Virgen de las Nieves es donde más hincapié ha hecho el virus en toda la provincia granadina. Han salido varios grandes brotes, ¿Cómo los están viviendo? R. Estamos volviendo a recordar todo lo que hemos pasado, como como volver hacia atrás. Está siendo una pesadilla: hay muchísima gente. Aunque esta vez somos más conscientes y sabemos más como actuar, pero realmente los brotes están siendo algo terrorífico.  

P. ¿Cómo se está pudiendo hacer frente a esa carencia de personal?  R. Carencia no pienso que haya, porque sí es verdad que se están haciendo un montón de contratos. Antes sí escaseaba el personal, pero ahora estamos bastantes completos. La Junta de Andalucía está invirtiendo en ello.  

«La situación en Granada está desbordada»

P. La gente piensa que los medios de comunicación quizás puedan exagerar la situación. ¿Realmente cree que la situación en la ciudad andaluza está al borde de la saturación?  R. Yo sé que en toda España habrá sitios que este mejor o peor, pero actualmente la situación en Granada está desbordada. A veces creo que la gente se lo toma a cachondeo, viene gente joven diciendo que ha tenido contacto con un positivo, pero no tengo síntomas. Los profesionales de urgencias les dan una charla, no pueden ir allí, tienen que llamar por teléfono y se les indicarán.  

P. En los medios de comunicación también se ha hablado mucho del primer brote en el hospital, donde salieron más de 25 sanitarios contagiados. ¿Cómo surgió? Se comenta que fue por una reunión de sanitarios celebrando una jubilación.   R. No lo conozco. Sí es verdad que ha habido un gran brote en mi hospital que ha afectado a muchos profesionales y, a raíz de eso, a pacientes y familiares. Se han producido muchas bajas, sobre todo por prevención y a la vez contratos para cubrir esas bajas.  

P. El inicio de curso ha propiciado que miles de estudiantes vuelvan a las calles de Granada. Botellones en pisos, cientos de personas en la calle, gente sin mascarilla… En especial este fin de semana se ha difundido un video en la calle Gran Capitán, donde cientos de personas infringían las normas.  ¿Qué sentís los sanitarios al ver estas imágenes y daros cuenta de que las personas no están lo suficientemente concienciadas?   R. Siento rabia e impotencia. ¿Nos hemos olvidado, con todo lo que habíamos avanzado? Todas esas personas que han muerto y la tristeza de la familia parece que se nos ha olvidado. Estamos pasando todos por lo mismo y todos tenemos que ser conscientes. Tendrían que irse unos días al hospital y ver qué estamos viviendo.  

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: