Inicio Conciertos Huelva se rinde ante Miriam Rodríguez

Huelva se rinde ante Miriam Rodríguez

0
Miriam rodríguez
Fuente: Twitter @_victorcotallo

No era un martes cualquiera y Huelva lo sabía. La resaca del Teatro Price estaba presente, pero la capital onubense vestida de gala recibía a una Miriam Rodríguez más eufórica que nunca. Con el Gran Teatro a rebosar, la gallega iniciaba un concierto que a la postre iba a ser especial.

Tal y como abre su disco Cicatrices, Aquí estás es la encargada de marcar el inicio del concierto. Una canción especial para la eumesa que los fans también han hecho suya. Passengers motiva y todos lo saben. Además, ya son habituales los coros que la joven manda a cantar a todos los asistentes creando un ambiente más cercano aún si cabe. En cuanto a los concierto de la primera mitad de la gira y tal y como ocurrió en Madrid, la  gallega cambié la guitarra por el ukelele para dar ritmo a este tema.
Sin rencor se vive mejor. Y Miriam es consciente de ello. La emoción está a flor de piel cuando suenan los primeros acordes. El Gran Teatro se inundó de globos y las luces iluminaron todo el patio de butacas. Andalucía es diferente y la gallega se dio cuenta de ello.

Emoción a raudales

Más de lo que ves y La diferencia son dos temas que no van incluidos en el disco. Tras un silencio previo al comienzo de la canción, el público se dejó la voz con ellas. Por medio, Hay algo en mí. El tema, que en poco más de quince días cumple un año, sigue siendo un himno. Una letra poderosa y una voz desgarrada hicieron que todo el mundo se pusiera a cantar. Mientras, la sala se inundó con corazones de color morado. Porque este tema es además un grito de empoderamiento.
Tras unas canciones más sentimentales, llegó el momento de darlo todo con Me tienes. Y Miriam sabe que a sus fans los tendrá siempre. Fue el turno ahora de globos rojos, que volaron por los aires al terminar la canción.

Fuente: twitter @_victorcotallo

Más tarde llegó Conmigo, suficiente, que fue especial. La leona marcó el ritmo al compás de su guitarra y las más de 300 almas que llenaron el teatro pusieron voz a los acordes. Justo al terminar, la gallega, llena de orgullo, suspiró y miró al suelo mientras un “madre mía” podía leerse en sus labios. Luego empezó ella, pero el público volvió a seguirla. Huelva rugía como nunca.
Ella siempre prefirió Respirar. Y su público rugió con ella. Carteles arriba y la frase ‘cuando hay distancia es más intenso’ llenando la sala. Porque con Miriam no hay límites. Ni partes de España de la que falte representación en cada concierto. Y por eso ese momento es especial.

Pequeña infiltrada

No! Es ya un icono en cada concierto. A golpe de taconazo marcó el tempo de la canción ante el bullicio generalizado. Pero lo más especial llegó al final. Una niña de corta edad se acercaba al escenario y Miriam la invitó a subir con ella. Tras abrazarla, ambas se acercaron al micrófono y juntas entonaron el inicio del que es el único dueto que aparece en su álbum debut. Pese a que la pequeña aseguró no haber tenido tiempo para ensañar, lo hizo a la perfección. Al terminar volvieron a fundirse en un abrazo. La artista aseguró que se la llevaría de corista el resto de gira. El público, enternecido por el momento, rio ante la inocencia con la que la pequeña se abrazaba a Miriam.

Se acerca el fin

El final estaba llegando y el público comenzó a ser consciente de ello. Quizás por eso el ambiente siguió calentándose con una artista que aseguraba no querer irse de allí y menos cuando se lo estaba pasando tan bien. Ella siempre prefirió cantar y así lo sabía Huelva. La sala vibraba cuando la gallega entonó Prefiero pero no dejó de hacerlo al sonar Discúlpame. El mensaje de la letra es claro y en cada concierto lo recalca.

Poco después llegó Lo haremos bien. Y Miriam siempre ha sabido lo que quería y ha trabajado por ello. Por eso ahora está donde está. Y probablemente nadie pueda bajarla de ahí. Porque nació para ello y eso se nota. El carisma y la cercanía que muestra con los asistentes vale más que cualquier cosa, y en eso la eumesa es la número uno.
Una vez terminó, abandonó el escenario. Pero no definitivamente. El griterío aumentó cuando volvió a aparecer al ritmo de ¿Qué hacemos?. Y justo al sonar el primer estribillo cañones de confeti explotaron en la sala.

Fuente: María Canela

Miriam irradiaba felicidad y sus fans con ella. Mejor sin miedo puso broche final a una noche mágica. Y miedo fue lo que Miriam no tuvo. Porque hace poco más de un año salía de un talent show y ahora vive en los escenarios.

Y Huelva vivió con Miriam. Porque para sentirlo, hay que vivirlo. Y vivir con Miriam es emoción y alegría, fuerza y ganas. Y quien lo vive, nunca consigue olvidarlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.