Connect with us

Hi, what are you looking for?

Conciertos

Andrés Suárez puso a Vigo a sus pies

Concierto de Andrés Suárez en el Teatro Afundación ciclo Porto Maresía (27-11-2021) (9)
Foto: Antía Lago

Andrés Suárez emocionó a los asistentes que llenaron el Teatro Afundación en la primera cita del ciclo Porto Maresía en Vigo.

Andrés Suárez no quería despedir este 2021 con el mal recuerdo que le dejó su último paso por el Auditorio Mar de Vigo, cancelando un concierto por incumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria. Aseguró que volvería a actuar en Vigo, ciudad que ama desde hace 20 años, y cumplió su promesa. El pasado sábado regresó a la ciudad olívica junto a Marino Sáiz (teclados y violín) y Cristina Rubio (teclados), cambiando el Auditorio Mar de Vigo por el Teatro Afundación y de la mano del ciclo de conciertos Porto Maresía. Además, ese mismo día por la mañana estuvo en la Fnac de Vigo ofreciendo un showcase y firmando discos y libros. Una jornada inolvidable cargada de emoción y con la intensidad que tanto caracteriza al ferrolano. 

Intensidad desde el primer momento

«No se imaginan lo que significa volver a Vigo en esta gira que está cerca del final. Era necesario y me voy a quedar muy a gusto. Va a ser un concierto muy largo, lo siento por los acompañantes», apuntaba Andrés Suárez nada más pisar el escenario.

Así, la cita prometía ser especial y lo fue aún más al recordar a Almudena Grandes, que falleció ese mismo día. «Hace unas horas una de las personas con las que más largo y tendido hablé sobre la vida y sus oportunidades se me fue. Esto en lugar de ser un momento triste o de recuerdo va a ser una fiesta. Esto va por ti, te quiero mucho, Almudena Grandes», señalaba emocionado antes de empezar a cantar Te doy media noche, a la que siguió Necesitaba un vals para olvidarte.

Aún así, dio la bienvenida a los asistentes con la tercera canción, Más de un 36, cuando el concierto estaba encarrilado y ya había captado a todos los asistentes. «¡Así, sí, Vigo! ¡Cultura segura! ¡Boas noites!«, expresaba. 

Andrés Suárez derrochó energía e intensidad / Foto: Antía Lago

«En un lugar mejor que la realidad»

La intensidad no bajó ni un solo momento y cada intervención de Andrés Suárez iba tan directa al corazón como sus canciones. Así, tras dejar impactado al público con El cantante avanzó que la retirada temporal de los escenarios está cada vez más cerca. «Están aquí defendiéndonos y es lo único que quiero recordar cuando esto pase. Voy a disfrutar cada segundo de esto porque me quiero acordar cuando me ponga a componer un nuevo disco«, explicaba reivindicando nuevamente la «cultura segura». 

Además, dejó claro su propósito: «Voy a intentar que lloren, rían, sientan, que les haya valido la pena la entrada y los kilómetros, que estemos más vivos que nunca, que estén en un lugar mejor… Eso es la cultura segura. Vamos a intentar que desde ya hasta lo que dure el concierto ustedes estén en un lugar mejor que la realidad«. Hubo risas, lágrimas y sentimientos a flor de piel. Andrés Suárez paseó a los asistentes por su vida repasando su trayectoria musical y presentando Andrés Suárez (Deluxe), la reedición de su álbum más personal.

Sobre el escenario estuvo acompañado por Marino Sáiz a los teclados y el violín, y por Cristina Rubio a los teclados, a la que un asistente confundió con Elvira Sastre gritando «¡Elvira, guapa!» y provocando risas. Ambos elevaron el espectáculo a otro nivel sumando su talento al de Andrés Suárez. Además, su protagonismo fue variando en función de la canción. «Hay que volver a Vigo con el bandón«, apuntaba Andrés Suárez tras hablar de su equipo y reconocer que los echa de menos.

Marino Sáiz / Foto: Antía Lago

Los rosales, el mar, los recuerdos y Guadi Galego

Sobre el escenario lucía un ejemplar de A través de los ojos, el último libro de Andrés Suárez publicado en marzo de 2021. Entre canciones y confesiones recordó a su abuelo Raimundo y leyó el fragmento A través… de mis rosales antes de interpretar Rosa y Manuel. «Últimamente me acuerdo mucho de él y en lugares como este, con este silencio y este respeto más porque para romper el silencio estaba la voz de mi abuelo. Tenía alzhéimer pero no olvidó la letra de los boleros y los tangos que cantaba hasta el último día«, explicaba. 

Continuando el paseo por su infancia y juventud aseguró que es «dependiente del mar y aprendiz de remero por parte de padre» desde que su padre le construyó un kayak de fibra de vidrio cuando era pequeño. Sentado a los teclados para tocar Voy a volver a quererte agradeció la presencia entre el público de la piragüista Teresa Portela, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. «Para mí siempre es oro por su humildad, por su dedicación, por su elegancia. Teresa Portela es un honor cantarte. El concierto va a ser breve porque nos vamos a ir a remar ahora a Aldán«, señalaba.

Tampoco faltó el recuerdo de las salas de conciertos en las que comenzó tocando. “Si nunca cantaste para los camareros, si no sabes lo que es cantar en un bar en el que no entra nadie no tienes ni puta idea de lo que es este trabajo ni vas a valorar nunca lo que es dar un concierto si no conoces bien el fracaso”, destacaba. Además, explicó que en el Libertad 8 de Madrid un adolescente le pidió que le firmara la guitarra y al decirle que era igual que la de Silvio Rodríguez el joven no supo quién era. Ese momento marcó tanto a Andrés Suárez que decidió introducir en el repertorio No digas que no de Enrique Urquijo, apuntando que «nos estamos olvidando de los maestros«. 

Tras el homenaje presentó a la invitada de la noche, Guadi Galego, junto a la que interpretó Un solo día. «Es un privilegio y un honor cantar con Guadi Galego«, confesaba Andrés Suárez. Además, la cedeiresa tocó también al día siguiente en el Teatro Afundación cerrando el ciclo Porto Maresía, que tenía dos citas programadas en Vigo. 

Guadi Galego y Andrés Suárez / Foto: Antía Lago

El público como protagonista

Los asistentes se dejaron llevar y cantaron y siguieron con palmas al artista incluso sin que fuera necesario pedirlo. Se creó una magia difícil de explicar y la respuesta del público y lo especial que estaba siendo el concierto emocionaron al ferrolano. Se le notó disfrutar de cada segundo de la noche y quedarse a gusto. «No sé por qué no grabamos un disco en directo en Vigo«, expresaba casi en el ecuador de la cita visiblemente agradecido por el calor del público.

Tras largas intervenciones en las que Andrés Suárez mostraba su lado más íntimo y se confesaba, las canciones comenzaron a sucederse casi sin pausa: Si llueve en Sevilla, Vuelve, No diré, 6 de la mañana, Nina, A través de los ojos, Dime a qué has venido y No saben de ti. Los asistentes se mostraron muy participativos cantando y dando palmas, sobre todo en Vuelve. Con el primer acorde y el «vuelve» inicial enseguida empezaron a cantar mientras Andrés Suárez los acompañaba con la guitarra.

Marino Sáiz, Andrés Suárez y Cristina Rubio en el Teatro Afundación / Foto: Antía Lago

Aplausos eternos

El final del concierto estaba cada vez más cerca y Andrés Suárez advirtió de ello, explicando que no iba a hacer «el paripé de los bises«, ese momento en el que los artistas se va del escenario y esperan a que el público pida más canciones para reaparecer. «Ya son los bises y en lo que dura el concierto cantamos más«, indicaba. Guitarra en mano y solo sobre el escenario se acercó al público para cantar a capela Tal vez te acuerdes de mí, creando uno de los momentos más bonitos de la noche.

Con Marino Sáiz y Cristina Rubio ya en el escenario para la despedida final, los asistentes aprovecharon el siguiente tema, 320 días, para devolver el regalo y sorprender a Andrés Suárez iluminando el Teatro Afundación con las linternas de los móviles. «¡Qué belleza! ¡No puedo cantar, es el mar de Vigo, qué bonito!«, exclamaba emocionado a mitad de canción.

Al finalizar el tema los asistentes mostraron su cariño y agradecimiento aplaudiendo durante dos minutos. «Nos hacía falta esto, Vigo, gracias. Así sí, gracias. Os quiero mucho, gracias«, señalaba emocionado mientras el aplauso no cesaba. Una muestra de agradecimiento mutuo y admiración que sirvió para borrar el mal recuerdo de aquella noche de desconcierto más que de concierto y que nadie quiso mencionar. «Nos hacía mucha falta esta noche, no la vamos a olvidar ninguno de nosotros«, reconocía, dando paso Despiértame, tema con el que finalizó la cita. Puso al público en pie y el aplauso de la despedida fue aún más largo que el anterior. Nadie quería que acabara.

Andrés Suárez y Cristina Rubio / Foto: Antía Lago

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: