Connect with us

Hi, what are you looking for?

Baloncesto

El caso de James Harden: de tan bueno, odiado

Un jugador de época. Un talento ofensivo. Una superestrella que anota puntos con la misma facilidad que atrae a detractores

O lo amas o lo odias, no hay término medio. Esta es posiblemente la frase que mejor defina la relación que tiene James Harden con los aficionados de la NBA. Parece que conforme pasan los años, la balanza comienza a inclinarse hacia el lado de los proclamados como ‘anti-Harden’. Un odio ciertamente incomprensible hacia uno de los mayores talentos individuales que hay actualmente en la NBA y, posiblemente, que ha habido en el baloncesto. Un jugador capaz de anotar una gran cantidad de puntos con una facilidad pasmosa y generándose gran parte de sus tiros. Talento puro y ofensivo al servicio del disfrute más puro del aficionado.   

Hace unos pocos días, ‘La Barba’ era traspasada rumbo a Brooklyn. La franquicia neoyorkina se volvía a hipotecar como antaño para aspirar al ansiado anillo. No tardaron en salir en las redes numerosos, incluso demasiados, mensajes que castigaban y azotaban a los Nets por tomar semejante decisión. Entre los argumentos más repetidos se encontraban aquellos relacionados con la pérdida de profundidad del banquillo de Brooklyn o el sobrepeso de James Harden y su bajo estado de forma.

La flamante nueva superestrella del conjunto neoyorkino también quiso sumarse al debate, pero él lo hizo desde la pista. Debutó sin entrenar con sus compañeros e hizo 32 puntos, 14 asistencias y 12 rebotes, siendo el primer jugador de la historia en conseguir un triple doble de más de 30 puntos en su debut. Casi nada. Al siguiente partido volvió a demostrar que es uno de los mejores cuando se trata de jugar al baloncesto. El escolta completó una segunda parte espectacular, en la que no perdió ningún balón, frente a los Bucks. Fue decisivo en el triunfo de los neoyorkinos al añadir 34 puntos y 12 asistencias a su casillero. Es el primer jugador de la historia de la NBA que hace dos doble-doble con más de 30 puntos y 10 asistencias en sus primeros dos partidos con un nuevo equipo. Impresionante.

Máquina anotadora

La carrera de Harden, sobre todo los años en Houston, ha estado empañada por los fracasos concebidos en playoffs. Las finales de conferencia fueron su tope en dos ocasiones, pero en ambas chocaron con unos todopoderosos Golden State Warriors. Ni siquiera la temporada en la que adquirieron a Chris Paul pudieron dar el campanazo ante unos Warriors que remontaron en el séptimo partido disputado en Houston gracias a los 27 triples fallados de los pupilos de D´Antoni. El ‘coach’ se ahogó en su propia filosofía, que esa noche tocó el techo del Toyota Centeer.

Las decepciones en playoffs han tapado lo que han sido ocho años del mejor atacante que ha pisado la ciudad texana. En toda su carrera en Houston, Harden ha promediado la friolera de 29,7 puntos por partido en temporada regular y 28,2 en playoffs. Números al alcance de muy pocos. El festival de anotación ‘Hardeniano’ alcanzó su clímax en las últimas cuatro temporadas, en las que anotó 33,6 puntos y dio 8 asistencias por partido. Un genio de la ofensiva que gracias a la fijación de la defensa por él, hace mejores a los que le rodean.

Harden en un partido de los Rockets / Vía: NBA.com

En la temporada 2017-18 fue el MVP de la NBA gracias a sus 30 puntos y 8,8 asistencias. La siguiente campaña, lejos de bajar el nivel, ‘La Barba’ subió sus guarismos anotadores hasta los 36,1 tantos por encuentro y lanzando 13 triples por partido, dos máximos de su carrera. Para poner en contexto lo que hizo, desde la temporada 2005-06, ningún jugador sobrepasó los 33 puntos por partido. Aquel año, Kobe Bryant promedió más de 35. Pues bien, el bueno de James logró en dos temporadas consecutivas superar esos 33 de promedio y, por el camino, superar a la ‘Mamba’, con quien comparte su obsesión enfermiza con anotar puntos.

Sin embargo, esos dos años no fueron la única locura anotadora de Harden. A su racha de 32 partidos consecutivos anotando más de treinta puntos hay que sumar que es el segundo jugador del siglo XXI que posee más partidos con más de 50 puntos. ¿El otro? Kobe Bryant, como no podía ser de otra manera. El escolta angelino consiguió 25, mientras que James Harden, los cifra en 23 por el momento.

Revolución sin premio

Todo ello se vio favorecido por el juego que D´Antoni implementó en Houston. El ‘seven seconds or less’ convirtió a los Rockets en el equipo que más triples lanzaba en la NBA, con más de cuarenta por encuentro durante las últimas tres temporadas, en las que acabó a la cabeza de la liga. A parte, sus volúmenes de tiro comenzaron a virar hacia el 50-50, es decir, los mismos triples que tiros de dos.

Los Warriors, máximos exponentes de este cambio con Curry a la cabeza, pasaron a estar detrás de los Rockets. Harden fue el jugador que más triples intentó en una sola temporada, la 2018-19 con más de 1000 lanzamientos desde el 6,75. De hecho, en sus últimas cuatro temporadas en la franquicia, ‘La Barba’ acumuló un total de 3349 triples lanzados, anotando 1204. Una filosofía que alcanzó su techo en el séptimo partido de las Finales de Conferencia de 2018. El problema no fue el estilo de juego, si no las pocas variantes o ‘planes B’ que tenía D´Antoni. El fracaso y el principio del fin para la era Harden en Texas se palpaba.

Harden lanzando un triple en su segundo partido con los Brooklyn Nets / Vía: @BrooklynNets

A pesar de ser uno de los mejores anotadores actuales, James Harden es visto con malos ojos por demasiados fanáticos de la NBA. La cantidad de pérdidas que comete, 3,7 en su carrera y más de 4 en su estancia en Houston, su mala defensa (a pesar de recuperar casi 2,6 balones por encuentro) y su cabeza son el ‘ABC’ de los ‘anti-Harden’. Aquellos que ignoran la apabullante cantidad de datos y récords que ha roto James para centrarse tan solo en lo malo que aporta.

Quizás, en su nueva etapa en Brooklyn pueda demostrar, aunque no lo necesita, a todos lo equivocados que estaban al conseguir el preciado campeonato. Ese es el gran peso que llevan las superestrellas y los jugadores de época, que hagan lo que hagan nunca será suficiente. El costumbrismo del aficionado medio no da valor a aquello que sucede de normal. Acostumbrados a lo extraordinario, acciones que antaño eran impensables pasan a no ser suficiente. O lo odias o lo amas, pero no busques un término medio porque no lo encontrarás.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: