Actualidad Destacada Política Política Internacional

Amy Coney Barret toma posesión como nueva jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos

Solo cuatro semanas han hecho falta para que Amy Coney Barret llegue al Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Ayer el Senado aprobó la llegada de una nueva magistrada que desequilibra la balanza de un tribunal que cuenta con seis jueces conservadores por los tres progresistas, en una mayoría simple que puede durar décadas.

Amy Coney Barret

Una ajustada votación confirma a Amy Coney Barret y con ella el legado del «trumpismo» en los tribunales norteamericanos.

Solo cuatro semanas han hecho falta para que Amy Coney Barret llegue al Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Ayer el Senado aprobó la llegada de una nueva magistrada que desequilibra la balanza de un tribunal que cuenta con seis jueces conservadores por los tres progresistas, en una mayoría simple que puede durar décadas.

52 votos a favor y 48 en contra son la más clara muestra de lo ajustado de una de las nominaciones más polémicas de las últimas décadas. Desde la muerte de Ruth Bader Ginsburg, el «trumpismo» que ve cada vez más difícil una posible reelección se marco como objetivo prioritario el éxito de la nominación de Coney Barret.

Amy Coney Barret
Anoche Amy Coney Barret tomó posesión del cargo en el Rose Garden de la Casa Blanca

La importancia del nombramiento de Amy Coney Barret se va a notar desde el primer momento. La nueva magistrada del Tribunal Supremo norteamericano va a tener que decidir sobre aspectos clave en las elecciones del 3 de noviembre. Unos comicios que, a tenor de las últimas declaraciones de Donald Trump, no es descabellado pensar que acabarán decidiéndose en los tribunales.

«Trabajaré sin ningún temor ni favor. Lo haré con independencia tanto de los poderes políticos como de mis propias preferencias»

Amy Coney Barret

Uno de los primeros caballos de batalla a los que tendrá que enfrentarse Amy Coney Barret será el voto por correo en unas elecciones que promete batir todos los récords. La limitación del aborto en Mississippi o el futuro del «Obamacare» será otro de los grandes temas sobre los que el Supremo tendrá que decidir en las próximas semanas.

Donald Trump consolida su legado en los tribunales

Dentro de solo una semana podemos estar hablando del fin de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. La posible victoria de Joe Biden no podrá borrar la huella de un Trump que puede perdurar durante años en las cortes judiciales de todo el país. Hay que recordar que cargos como el de Amy Coney Barret son vitalicios.

Durante los cuatro años en los que Donald Trump ha sido presidente se ha producido una oleada de nombramientos de jueves conservadores. 162 de distrito y 53 en las cortes de apelaciones son quizás el mayor legado de un «trumpismo» que podrá seguir bloqueando las medidas de los demócratas pese a no estar en la Casa Blanca.

El Partido Demócrata mueve ficha

Solo unos minutos después de conocerse el nombramiento de Amy Coney Barret, los demócratas empezaron su nueva batalla. El desequilibrio de fuerzas del Tribunal Supremo que no se producía desde 1930 es algo con lo que el Partido Demócrata quiere terminar lo más rápido posible a través de una ampliación del numero de magistrados.

AOC, una de las voces con más futuro dentro de los demócratas, no dudo en pronunciarse a través de las redes sociales. Con un «Expand the court», la congresista dejó claro el camino a seguir para neutralizar la mayoría conservadora del Tribunal Supremo. Joe Biden afirmó la semana pasada que en caso de ganar las elecciones pondría en marcha una comisión de expertos para elaborar una serie de recomendaciones sobre la reforma de la corte.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: