Inicio Internacional París en caos por la protesta de los “chalecos amarillos”

París en caos por la protesta de los “chalecos amarillos”

0
Enfrentamiento entre la policía y los "chalecos amarillos" en París. (EFE)

Una nueva escena de tensión en París deja más de 265 detenidos, 110 heridos y múltiples oleadas de robos en una “jornada de auténtico ataque”

El Arco del Triunfo, los Campos Elíseos o la Plaza del Trocadero, entre otras, han sido los lugares elegidos para transformar una protesta en una convulsa situación social. Una oleada de robos, coches incendiados y duras represiones policiales han sido los hechos más destacables de esta nueva protesta del movimiento “chalecos amarillos”. Esto ha desencadenado en múltiples desórdenes públicos llenos de violencia. Según la policía francesa más de 265 personas han sido detenidas, a lo que se le suma cerca de un centenar de heridos, 14 de ellos agentes de Policía.

En la avenida más conocida de París se encuentran dos movimientos: mientras un grupo de ciudadanos pide la dimisión del presidente Macron sin necesidad de violencia alguna, en el otro lado de la avenida, los miembros más extremos de los “chalecos amarillos” se encuentra en mitad de una batalla campal rodeados de gases lacrimógenos.

Por tercer fin de semana consecutivo, el colectivo que nació para pedir una bajada del precio del carburante ha vuelto a desafiar al Gobierno. La concentración ha comenzado en el Arco del Triunfo, pero pronto se ha extendido hacia otras zonas de París, convirtiendo así al centro neurálgico de la capital francesa en un campo de guerra repleto de llamas y violencia. La Policía francesa, en su intento por disuadir a los manifestantes, ha emprendido una dura represión mediante el uso de balas de gomas, gases lacrimógenos o un avión hidratante.

Macron, que se encuentra en Argentina atendiendo la cumbre G20, ha calificado este malestar social como una nueva “jornada de auténtico ataque”. El presidente de la república francesa sigue sin encontrar la solución para acabar con las numerosas revueltas de este nuevo movimiento que no hace más que extenderse por el país. Macron afirma que “nada tiene que ver con una expresión pacifica de un enfado legítimo” y, a su vez, ha declarado que los responsables serán identificados y tendrán que responder ante las justicia de los actos cometidos.

El portavoz del Gobierno, Benjamín Griveaux, manifestó por primera vez la posibilidad de dialogar, “nosotros estamos abiertos al diálogo con aquellos que sinceramente están dispuestos al diálogo”. A pesar de ello, el presidente y su primer ministro, Edouard Philippe, se encuentran en el punto de mira tras las críticas de los últimos días debidas a la actuación que ha llevado a cabo el Gobierno para enfrentarse a este malestar social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.