Connect with us

Actualidad

Lucía Muñoz (Unidas Podemos): Ahora más que nunca, Orgullo: memoria y futuro LGTBI+

Published

on

“Tenemos que ser visibles. No deberíamos avergonzarnos de quienes somos. Tenemos que mostrarle al mundo que somos numerosos, que hay mucha gente como nosotras ahí fuera”, Sylvia Rivera.

Este Orgullo 2020 ha sido quizás el más atípico de los que recuerdo haber vivido. En una nueva normalidad que no termina de ser y a la que aún nos estamos acostumbrando, la posibilidad de reclamar las calles para visibilizar la diversidad de identidades y orientaciones sexuales se ha visto lógicamente afectada. La crisis sanitaria, económica y social ha irrumpido en todos los aspectos de nuestras vidas y para las vidas LGTBI+ esto es tan cierto, o más, que para el resto.

Sabemos que el confinamiento y la inseguridad económica no afectan del mismo modo a todas las realidades, que las personas más vulnerables han sufrido las consecuencias más crudas de la pandemia y que muchas personas del colectivo LGTBI+ se han visto confinadas en espacios inseguros o han perdido sus empleos.

Es quizás el Orgullo más enrarecido de los últimos años, pero también uno de los más relevantes y necesarios frente al odio y la discriminación que la situación actual no solo no ha conseguido sofocar, sino que ha recrudecido. Los embates LGTBfóbicos por parte de los sectores más reaccionarios que se niegan a aceptar que la fuerza de la sociedad española se encuentra en su diversidad continúan a la orden del día y hemos sido testigos estos días de quemas de banderas, ataques virtuales, acoso y agresiones jaleadas por una extrema derecha profundamente anti-derechos.

Frente a ese miedo irracional y violento al diferente, existe una España que se atreve a imaginar un futuro donde el odio no tenga cabida y que reclama las calles y las redes con el orgullo disidente de seguir existiendo pese a todo.

Celebramos un Orgullo con memoria de quienes precedieron esta lucha y pusieron el cuerpo para cimentar los pilares sobre los que ahora queremos construir. Un Orgullo que conmemora la lucha a favor del matrimonio igualitario que hace 15 años logró hacer de España uno de los países más avanzados del mundo.

Memoria también acuerpada, presente y viva en activistas como Boti García o Beatriz Gimeno cuyas décadas de lucha incansable y muchas veces invisible nos han traído hasta aquí. Y es esta memoria también la que nos obliga a hacer una revisión histórica para visibilizar a tantas mujeres lesbianas, bisexuales y trans a las que el patriarcado ha borrado del imaginario colectivo. Mujeres trans y bisexuales como Sylvia Rivera sin quienes las revueltas de Stonewall no habrían sido posibles, como aquellas mujeres trans que durante la primera manifestación LGTB en 1977 en Barcelona fueron primero rechazadas e invisibilizadas por el propio colectivo para acabar poniendo el cuerpo en primera línea cuando cargó la policía. Mujeres del movimiento bollero que problematizaron las lógicas exclusionistas de un movimiento LGTBI+ asimilacionista que rechazaba a las personas visiblemente disidentes en busca de ser aceptados, pero también de un movimiento feminista que las rechazó por los mismos motivos.

Pero el Orgullo no trata solo de visibilizar las memorias subalternas y conmemorar los avances conseguidos. El Orgullo es sobre todo futuro, futuro para que nunca más nadie tenga que sentir vergüenza o sea violentada por existir. Orgullo para que las nuevas generaciones LGTBI+ sean visibles y se les de voz dentro del movimiento para escuchar sus reivindicaciones, que se preocupe de la situación de las infancias y adolescencias LGBTI+, que eduque en igualdad y diversidad frente a Pines Abascales o Conferencias Episcopales. Un movimiento interseccional que entienda que las vidas de las personas racializadas LGTBI+ también importan y que son doblemente violentadas. Un Orgullo feminista que entienda que hay mucha más diversidad y representación que la de hombres gays blancos y normativos y que defienda hasta las últimas consecuencias el papel imprescindible de las mujeres trans en el feminismo. Un movimiento que no retroceda, que avance en derechos, que sea garantista con las personas más vulnerables, que luche por una Ley contra la Discriminación LGTBI pero también por una urgente Ley Trans Estatal que despatologice las vidas trans y en la que el género sea, por fin, de libre autodeterminación. Un movimiento LGBTI+ inclusivo y diverso que impulse a las personas más vulnerables y un movimiento feminista que entienda que, parafreaseando a las mujeres zapatistas, cuando una mujer avanza ninguna otra retrocede.

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Sevilla. Coordinadora de la sección de Política.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: