Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

La ‘okupación’: entre la distorsión mediática y la política del miedo

En las últimas semanas se le está dedicando más tiempo y espacio que nunca al supuesto aumento de la ‘okupación’ en España. Sin embargo, ante la saturación mediática y el discurso del miedo hay que preguntarse causas y porqués de querer situar el foco en estos sucesos justo ahora.

Los medios de comunicación construyen sus relatos particulares sobre dos variables fundamentales: el tiempo, si se trata de televisión o radio, y el espacio, si se trata de un periódico impreso o digital. Estas dos variables, las más cotizadas en cualquier empresa mediática, indican habitualmente sobre qué pretenden hacer pensar a la ciudadanía. Si las tertulias, matutinas o vespertinas, te dicen que debe preocuparse la subida del precio del pan, si se diera, no hay más remedio que tragarse horas  de análisis, comentarios, entrevistas y hasta peleas en el barrizal por imponer la voz más alta en la cuestión.

Este año, pese a la contundente crisis provocada por la COVID-19 y a los continuos rebrotes estivales, el tema estrella está siendo la ‘okupación’. Y es que ha llegado la nueva gallina de los huevos de oro en términos de audiencia, share y todos esos medidores que obsesionan a los anunciantes. Sin embargo, el fenómeno atiende a causas más profundas que estas y, probablemente, a las que se detallan en los propios medios.

Cómo criminalizar a un colectivo

Normalmente, la ‘okupación’ se presenta como el proceso a través del cual un grupo de molestos vándalos irrumpe en tranquilos barrios residenciales, cuyos vecinos piden desesperadamente soluciones eficaces. No obstante, no es usurpación de la vivienda lo que se produce en esas situaciones, sino allanamientos de morada.

Esta es la primera diferenciación que debe hacerse en este sentido: no es lo mismo allanar la única casa de un propietario que se ha ido de vacaciones que usurpar una vivienda desocupada o en manos de empresas financieras. En este punto radica la principal carencia de rigor informativo en la cobertura de estos sucesos, lo cual alimenta el miedo y el desconcierto.

Nadie en su sano juicio defendería a quien allane la única propiedad de una familia

Lo cierto, vaya por delante, es que nadie en su sano juicio defendería a quien allane la única propiedad de una familia, aunque cupiera preguntar las causas e indagar en las circunstancias. La defensa de la propiedad privada, en tal caso, debe ser -y de hecho es- protegida por los organismos judiciales pertinentes. La distorsión se produce, sin embargo, cuando esta realidad minoritaria se sobredimensiona con fines muy distintos a la función social de los medios.

Los datos evidencian que un 80% de los inmuebles ocupados pertenecen a fondos buitre, bancos o cualquier entidad financiera. De este modo, si la preocupación mediática no se corresponde con las estadísticas, ¿Cuáles son las causas por las que nos someten a tales niveles de saturación?

Sensacionalismo y política del miedo

En primer lugar, puede comprenderse que el sensacionalismo es una técnica de lo más habitual -y provechosa- en la prensa. Engrosar los datos de audiencia con sucesos escabrosos, con el miedo de un vecindario o con la inquietud de los propietarios es uno de los motivos que lo explican. Además, la política del miedo, empleada por la ultraderecha para sus estrategias electorales, entronca con temas como el de la ‘okupación’.

Cuando Santiago Abascal dice que “hay que echarles de una patada en el culo” lo que pretende es acoger en su seno ideológico a todos los espectadores que, con estupefacción, sienten verdadero temor ante la situación. Así pues, la connivencia de algunos grupos mediáticos con la derecha más extrema se extiende hasta estos puntos tan delicados: los del negocio del miedo.

Pero no solo se construye el miedo en clave política. Algunos anunciantes también se ven favorecidos en la construcción de este relato en torno a la ‘okupación’. Por ejemplo, empresas como Securitas Direct necesitan que exista cierta inseguridad ciudadana. Tanto es así que incluso Autocontrol pidió la retirada de uno de sus anuncios por usar el miedo al robo de un modo exacerbado.

Habría que analizar más las causas de los procesos, en este caso, elementos como el precio de la vivienda o la especulación

El análisis entraría en una dimensión más global si nos preguntáramos de qué forma beneficia a los agentes del capitalismo que la ‘okupación’ siga siendo demonizada en los medios. La preocupante falta de perspectiva impide poner el foco en elementos tan significativos como el precio de la vivienda y su regulación, la especulación de los fondos buitre, el número de casas vacías en España, la cantidad de personas sin hogar o la escasez de recursos en los jóvenes para emanciparse.

Las grandes empresas de comunicación podrían llenar más horas de televisión analizando todas estas causas, pero los intereses cruzados y la crisis de rigor ponen en jaque la más mínima posibilidad de que eso ocurra. La ciudadanía necesita nutrirse informativamente con las dosis más altas de capacidad crítica. Hacer un acercamiento a la estructura de los medios es una tarea de mucha enjundia, pero solo hace falta querer preguntarse algunos pequeños porqués para ser más libres. O intentarlo.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: