Connect with us

Hi, what are you looking for?

Política

«Conocer la verdad es una manera de dignificar a las víctimas.»

Juan José López López es investigador de crímenes de la Guerra Civil y víctima del franquismo. Su abuelo era el secretario de la Agrupación local del PSOE en El Madroño. “Yo no he podido enterrar a mi abuelo todavía y costará. Mi abuelo está en una de las fosas que hay en el cementerio de Sevilla, en la más grande. Los perfiles de la fosa ya se han perdido un poco porque posiblemente han edificado encima y se sigue utilizando en la actualidad. En esa fosa hay unos 2000 represaliados, además habrá unos 6000 o 7000 personas (indigentes, etc). Los problemas técnicos son evidentes.».

  • ¿De dónde procede su interés por la investigación sobre la dictadura franquista?

R) Mi interés es puramente personal. Soy una de las miles de personas que un día descubren que con su abuelo pasó algo extraño, al menos no habitual. Cuando ya eres un poco mayor pues ya te cuentan algo más. “Murió en la guerra” es la típica frase socorrida, debajo se esconden muchas circunstancias diferentes. Un poco después, mi madre me dio algunos detalles más. De adulto me pongo a investigar un poco a ciegas. No sabía dónde buscar.

Llegó a mis manos un libro de Juan Ortiz Villalba, que hizo una obra magnífica sobre el golpe de Estado aquí en Sevilla. Allí encontré el nombre de mi abuelo. Entonces contacté con Juan, le explique el tema y él me derivó al Archivo Militar Territorial II de Sevilla, que es dónde se guardan las causas y los Consejos de Guerra, allí solicite este documento y pude ver el proceso contra mi abuelo y otra treinta de vecinos de El Madroño. Cuando hay una causa conjunta (treinta y cinco personas), tienes que saber el nombre de la persona a la que han puesto en primer lugar. Cuando ya supe esto, me fui para allá y me buscaron el Consejo de Guerra, pero pasarán 4 o 5 años en los que estuve parado porque pensé que no podía seguir. Concretada la fecha de la muerte y el sitio, fue un gran alivio para mi madre. Ese fue mi conocimiento de lo que ocurrió con mi abuelo y el inicio de mi interés un poco más general porque empecé a conocer a otros convecinos de mi abuelo. Paralelamente, yo conocía la historia de los que habían sido asesinados justo en la entrada del pueblo, en agosto del 36. Había una gran fosa común conocida en el cementerio del pueblo. Tenía otra vía paralela de investigación. Esta de vía oral. Ahí empecé a sentir un poco la obligación moral de aportar algo, aunque fuera modesta, pero necesaria. Contar lo que había pasado en el pueblo con nombres y apellidos. Empecé a investigar en los archivos que tenía a mi alcance y reconstruir la historia de la represión en mi pueblo. Hice un poco de coordinador de las familias, me encargué de localizarlas. Me puse en contacto para ver si un día podríamos hacer un trabajo de exhumación de las fosas o funeral. A iniciar el camino burocrático, siempre con el apoyo de la Dirección de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, que financió el proyecto. Este proceso duró varios años. Estas personas están exhumadas e individualizadas. En marzo hicimos un homenaje a estas personas. Están ahora en un laboratorio en Granada con el que trabaja la Dirección general, pendientes de que alguno de ellos pudiera identificarse. Si eso ocurriese, no hay ningún problema en el que la familia pudiera llevárselo a algún lugar.

  • ¿Ha encontrado lo que buscaba con esta investigación?

R) A ver, en gran parte, sí. He encontrado los datos más concretos posibles de mi familiar. De camino, he rescatado la historia de mi pueblo, de otra mucha gente. Hemos hecho el trabajo de exhumación de las fosas comunes, pero no es un trabajo completo. Por ejemplo, yo no he podido encontrar a mi abuelo, y va a ser difícil técnicamente. Pero me siento satisfecho, aunque este no fuera mi objetivo inicial.

  • Entre los numerosos casos de represión y barbarie que ha podido conocer en el ejercicio de su investigación, ¿Qué testimonio le ha marcado más? ¿Por qué?

R) Hay varios. En el pueblo, los republicanos, además de los que mataron en ese momento, se escondieron en cercanías del pueblo durante meses. Se organizaron batidas por el pueblo, como cacerías humanas. En una de las cacerías, cazaron a tres personas, una de ellas era el hermano de mi abuelo, Bernabé. Se contó por el pueblo que lo asesinó un familiar suyo. Se contaba el episodio: “¡Primo, no me mates!”. Al cabo de los años, todavía durante la dictadura, el asesino había ido en busca de un familiar, hijo de represaliado. Fue a decirle que tenía un perro enfermo y que no se veía capaz de matarlo. Este hombre le dijo: “¡Hombre, te da pena de sacrificar un perro enfermo ahora, pero no tuviste ningún reparo en pegarle dos tiros a tu primo!».

  • En su opinión, ¿Qué buscan los familiares de los represaliados de la dictadura cuando acuden a manifestaciones, luchan para que se realicen exhumaciones, etc?

R) Cerrar sus heridas. Estas tonterías que se escuchan de que todo esto es abrir heridas está claro que las dicen personas que nunca han hablado con víctimas. La justicia no, porque es imposible por cuestiones temporales. Pero siempre la verdad, justicia y reparación, que es el lait motiv del movimiento memorialista, tiene algo del otro. La verdad es una manera de justicia, y la verdad es una manera de reparación. Uno hace una investigación y aporta datos desconocidos que son imprescindibles para formarte la verdad, una aspiración un poco imposible. Desde mi punto de vista, conocer la verdad es una manera de dignificar a las víctimas.

  • Numerosos ciudadanos han expresado su falta de compromiso o indiferencia por la exhumación de las víctimas del franquismo, ¿A qué cree que puede deberse esta falta de empatía?

R) Al desconocimiento. A mí, me ha costado años poner en pie al menos una parte de la historia de mi pueblo, que es una cosa pequeña. Hay interés en dificultar ese trabajo. Por ejemplo, los Archivos de la Guardia Civil no se pueden ver. Esos archivos serían fundamentales para poner en pie la verdad histórica. Es más fácil apostar por el negacionismo, por el “cerrar heridas”, por el ocultamiento que por la claridad. La verdad es muy incómoda. Mientras no abramos fosas, es mi palabra, la de uno que mira papeles (ciertos o no) y la tuya. En una charla de bar, quedaríamos empatados. Te pueden decir: “eso no fue así.». Claro, ¿Por qué se convierte en muy importante eso, aparte del derecho innegable de las familias? Porque es una prueba irrefutable de lo que ocurrió. Ese es gran problema de fondo. Es muy fácil empatizar. Es muy curioso y muy grabe en una democracia. Si hay algún familiar que reclama, todo son impedimentos normalmente.

  • España es el segundo país detrás de Camboya con más desaparecidos, ¿Debería ser prioridad del Gobierno su búsqueda?

R) Sin duda, por todas estas razones que hemos comentado. La dificultad es mucha, pero es muy grabe tener a miles de personas en las cunetas, en los cementerios, etc. La exhumación de fosas es una pieza principal en la recuperación de las memorias. Primero, porque estamos recuperando físicamente a personas que fueron asesinadas, al menos en su mayor parte, por no respaldar un golpe de Estado militar. Un Estado de Derecho, en el que estamos todo el día dándonos golpes en el pecho por ser demócratas, valores que comparto, es increíble que no vea el problema.

  • Se han llevado más de 220000 peticiones al Congreso de los Diputados para poder ilegalizar a la Fundación Francisco Franco. ¿Debe ser legal la existencia de una asociación que exalte la figura de un dictador?

R) Desde mi punto de vista, no. La asociación se vanagloria en sus estatutos de enaltecer la dictadura. Su presidente se jacta un día sí y otro también de que Franco sería la única solución, nada menos. Por otra parte, esta sí se recibe subvenciones estatales y maneja documentos que son propiedad del Estado español como un coto privado. Dejando entrar a investigadores según los tengan más o menos fichados. Eso es una vergüenza.

 

  • Patrimonio Nacional entrega anualmente 400.000 euros a la comunidad benedictina del Valle de los Caídos en forma de subvención para acometer los arreglos necesarios y cubrir los costes del mantenimiento de la abadía y la escolanía que se encuentran detrás de la cruz. El Gobierno entrega un millón de euros a la Fundación Francisco Franco. Mientras esto se da, la ARMH no recibe ninguna financiación estatal. ¿Por qué cree que esto no es difundido por los medios?

R) Con la que está cayendo del cumplimento de la ley, hay leyes que parece que da igual saltárselas. En el Valle de los Caídos hay miles de republicanos porque en los años 70 se robaron miles de cuerpos de represaliados que estaban en fosas comunes porque había que llenar aquello. Por supuesto, sin aprobación de las familias. Es indomia sobre indomia. Pero, es que en la actualidad hay una familia que ha ganado el caso, en este caso, en Tribunales, que tienen que darle a su familiar que está en el Valle de los Caídos. La sentencia tiene más de dos años y no ha conseguido todavía hacer cumplir la ley. Esto es una vergüenza, no tiene otra palabra para describirse. La Sexta de vez en cuando toca el tema. El caso es muy gordo si la gente se sienta y reflexiona. Nos dicen en nuestra cara que nosotros no nos hemos acordado de nuestro padre cuando había dinero para sacarlo, como nos dijo el señor Rafael Hernando, portavoz del Partido Popular. Como tantas otras barbaridades. Que un ciudadano de pleno derecho tenga que convencer a otro para que lo deje sacar a su abuelo de una cuneta es increíble.

  • Con la ebullición del tema de Cataluña, el término fascista está siendo muy empleado ¿Se utiliza muy a la ligera el término?

R) Sin duda. En estos días he visto a gente represaliada por el franquismo en Cataluña decir lo mismo. Aquí por ahora, con todas las dificultades que tenemos no se ha metido en la cárcel a nadie por defender la idea del independentismo, antes de ayer pensabas lo mismo y no ibas a la cárcel. Otra cosa es que saltes por los aires de la propia legalidad. Se banaliza un poco.

 

  • Últimamente son cada vez más visibles las apariciones y manifestaciones ultraderechistas, ¿Cree que está volviendo a despertar sentimientos fascistas en nuestro país o es simplemente, casos aislados?

R) Se está despertando, sin duda. Lo del Cataluña ha sido un buen peldaño en el que apoyarse, es inevitable. Esto de las patrias siempre acaba en malas manos, pero bueno, eso está ahí y ha existido. A mí me preocupa otra cosa. Sabemos que va a haber un número de fascistas irreductible, que va a pensar así. Pero por lo menos, debemos aspirar a que les de vergüenza decirlo. Ahora la están perdiendo. Eso pasa por cosas concretas. Al ministro del Interior le preguntaron las últimas actuaciones de la ultra derecha, en vez de decir la condeno. Sin embargo, respondió “condeno cualquier violencia”, y empezó a hablar de la extrema izquierda. El día de Valencia, vi las imágenes en directo y me quedé alucinado. La manifestación estaba legalizada y permitida, era el grupo de ultraderecha el que no estaba permitido. La Policía debía proteger la manifestación. Sin embargo, agredieron a gente en directo con la Policía por allí y ellos escoltaron en paralelo la manifestación con los ultraderechistas. Y al otro día, el delegado del Gobierno afirmó que no habían identificado todavía a los agresores, y yo los había visto en la televisión. Estas cosas son las relevantes, no que un ultraderechista le este pegando patadas en la cabeza a uno, que por supuesto, es terrible. El poder público no puede mirar para otro lado. Eso se parece mucho a los años de la Transición. Eso es lo más significativo.

  • En la localidad de Lucena, se está realizando la exhumación de una fosa común en el cementerio local. Coincidiendo con estos actos, el Ayuntamiento aprobó una manifestación franquista cuyo recorrido era muy próximo al lugar donde los voluntarios y el equipo de exhumación se encontraba. ¿Debe permitirse, en su opinión, estas manifestaciones?

R) No, obviamente. ¿Cómo es posible que la gente que este buscando a sus familiares tengan que soportar que esta gente venga a decirles algo? ¿A decirles qué? Que están sus familiares bien muertos allí en el agujero. Eso sí que puede abrir heridas.

  • El equipo directivo de Pedro Sánchez ha presentado una reforma de la le Ley de Memoria Histórica que Zapatero aprobó ya que asegura que la actual se ha quedado corta. ¿Qué debería recoger?

R) La Ley de Memoria Histórica es poca ley. Pero, ¿Qué más da? Estaba inutilizada. Debería recoger una apuesta decidida por cerrar heridas, vaciar las fosas y cerrarlas. Las exhumaciones cuestan dinero, pero inscribir a las personas en los registros civiles no cuesta dinero. Cambiar los nombres de las calles tampoco y ponen de excusa el trastorno que se le causa a los vecinos. ¡Como si no se cambiasen nunca nombres de calles! Si se la quito a Millán Astray creo un desorden vecinal inasumible. Otra vez con las dobles varas de medir.

  • ¿Se ha condenado al franquismo?

R) Obviamente no. El PP pierde una oportunidad detrás de otra. Con lo fácil que sería condenar una dictadura, pero eso compromete a varias cosas.

  • ¿Cree que en este país habrá un día en el que no haya fosas comunes, en el que no se arranquen carteles de apoyo a la República, en el que al final se cierren las heridas que el horror que el franquismo causó?

R) Espero que sí. Soy un poco pesimista. Uno hace estas cosas porque cree que está moviendo, aunque sea un milímetro el plato en aquella dirección. Queda mucho, pero creo que llegaremos.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

A %d blogueros les gusta esto: