Connect with us

Destacada

Enrique Vega: “La nostalgia por el franquismo en el seno de los militares es más antigua que Vox”

“Lo que los militares debemos hacer es entrenar para cumplir la función de defender y proteger a todos los españoles” afirmó Enrique Vega, miembro de Foro Milicia y Democracia.

PREGUNTA. Hace unas semanas se filtraron unos mensajes de unos militares retirados. En concreto, un general del Ejército del aire, Francisco Beca, hablaba de que había que “fusilar a 26 millones de hijos de puta”. ¿Cómo se sintió cuando leyó esas declaraciones?

RESPUESTA. En el Foro Milicia y Democracia nos sentimos, como no podía ser de otra manera, alarmados y disgustados. En primer lugar, por las barbaridades y deformaciones de la realidad que se decían en ese chat. Y, en segundo pero principal lugar, por lo que significaba que unos militares retirados aludieran con tanta naturalidad a tiempos que debían de estar ya más que superados, como las referencias a otro julio de 1936, a algún tipo de pronunciamiento o a la necesidad de acabar con un Gobierno democráticamente elegido.

P. Los mensajes de la XIX del Aire no son los únicos. Días después, 73 altos cargos militares, ya retirados, dirigieron una carta al Rey. En la misiva, hablaron de ‘gobierno socialcomunista’ y afirmaban que el gobierno de coalición y sus socios parlamentarios “amenazan con la descomposición de la Unidad Nacional”. Bajo su punto de vista, ¿Cree que debieron enviar esa carta? ¿Por qué?

R. Consideramos dichas cartas y manifiesto absolutamente inadecuados. En primer lugar, porque la presentación que hacen de la realidad española actual, como justificación para su envío al rey e incluso, en algún caso, al presidente del Parlamento Europeo, está deformada: ni creemos que haya ningún tipo de descomposición nacional ni que España se esté partiendo. Pensamos que hay un Gobierno democráticamente elegido que a unos les gustará más y a otros menos, pero es que en eso consiste una democracia parlamentaria. Una democracia parlamentaria donde, efectivamente, hay unos partidos políticos legales que preconizan una república federal en la que Cataluña y el País Vasco se constituyan en Estados soberanos al modo de los Estados federados alemanes o estadounidenses. Pero, también, en la que todos los Gobiernos recientes, incluido el actual, han dejado claro que, en todo caso, ese tipo de posibilidades solo se podrían materializar a través de los cauces legales que marca nuestra actual Constitución.

Además, tanto las cartas como el manifiesto intentan implicar al rey en unos asuntos para los que constitucionalmente no tiene competencia y de un modo un tanto despectivo para su figura. Si acaso, si le han hecho un favor a alguien, ha sido a Vox. No sabemos si esa era la intención oculta de los promotores.

P. Ahora, Margarita Robles ha llevado a la Fiscalía los mensajes del chat de ‘La XIX del Aire’. ¿Está actuando correctamente? ¿Cómo debería actuar la Ministra de Defensa?

R. Teniendo en cuenta que todos los contactos del chat de “La XIX del Aire” están en situación de retiro, ya no son “propiamente” miembros de la Fuerzas Armadas, la ministra de Defensa ya no tiene ninguna facultad disciplinaria sobre ellos. Eso no quiere decir que, como ciudadanos, no sean responsables de cuanto dicen y hacen. De forma que, si la justicia ordinaria considerase que se ha podido estar cometiendo cualquier tipo de falta o delito, no solo puede, sino que debería actuar a instancia propia o por denuncia.

P. Hace unos días también se filtraron vídeos de miembros del Ejército, actualmente en activo, entonando canciones neonazis y en homenaje a la División Azul. Con estos vídeos, y las noticias anteriormente mencionadas, ¿Le preocupan estas manifestaciones de ultraderecha?

R. Sí, nos preocupan. No porque creamos que haya un problema real de intento de golpe de Estado o algo parecido, algo bastante impensable en la Europa y el mundo actuales, sino por la incidencia que pueda tener en la sociedad. España tiene, desgraciadamente, una historia reciente de golpes de Estado militares. No se puede descartar que esta historia reciente no haya sensibilizado a la sociedad española con un cierto temor a que este tipo de situaciones puedan repetirse. Un cierto temor inconsciente que acabe condicionando ciertas actitudes y conductas “por miedo a”. La prueba es el revuelo que estas cartas y chats están ocasionando. ¿Sería el mismo si fuesen de jubilados de cualquier otra profesión u oficio? Por eso creemos que a quien más perjudican es a la institución, a las Fuerzas Armadas, de cuya constitucionalidad no creemos que se pueda dudar en estos momentos.

P. ¿Cree que en el Ejército aún hay resquicios ultraderechistas y progolpistas?

R. Sí, creo que es evidente. Lo estamos viendo. Y no solamente entre los retirados, la última “perla” es un chat de una promoción de suboficiales de Artillería, en el que se elogian y comparten los comentarios la XIX promoción de la Academia General del Aire, en el que se decían aquellas barbaridades de los 26 millones de fusilamientos, la incitación al golpe, etcétera.

P. ¿A qué cree que puede ser debido?

R. En España hubo una guerra civil como consecuencia de una sublevación militar, que ganaron precisamente los sublevados. Lo que quiere decir que las Fuerzas Armadas que salieron de la contienda eran ideológicamente depuradas y fanáticamente adeptas al nuevo régimen dictatorial instaurado. Como el tiempo todo lo cura, ese fanatismo se fue suavizando, entre otras cosas por los sucesivos relevos generacionales. Después vendrá la transición, la democracia, el ingreso de España en la OTAN y en la Unión Europea y las operaciones multinacionales en el exterior. Todo lo cual contribuirá a la evolución legal y operativa de las Fuerzas Armadas españolas, así como a la evolución de las mentalidades dentro de ellas. Pero, al parecer, todavía no del todo ni siquiera suficientemente.   

P. Actualmente, sobre el Ejército se piensa que su ideología predominante es de derecha radical. ¿Por qué cree que es así? ¿Cómo defendería la pluralidad de los militares?

R. Este punto es uno de los déficits que tenemos. No parece que haya estudios sociológicos recientes sobre la distribución ideológica de los militares. Y si los hay, no se han hecho públicos. No porque creamos que haya que dividir la sociedad en militares y civiles, como si fuéramos dos castas separadas. Todo lo contario. Es un argumento que a veces se plantea para justificar por qué no se hacen o no se publican. ¿Se habría dado el mismo revuelo que estamos viviendo si las cartas, el manifiesto y los chats hubieran sido de médicos, fresadores o bomberos jubilados? Ojalá la sociedad acabará por vernos simplemente como unos ciudadanos de uniforme.

P. Durante los pasados meses, numerosos dirigentes de VOX hicieron llamamientos al Ejército. La diputada Rocío de Meer afirmaba en Twitter que “hoy más que nunca, es hora de recordarle al ejército que la nación, no es lo mismo que el Estado. Y que ellos juraron lo primero”. ¿Considera que VOX está instrumentalizando al Ejército? ¿Deberían desmarcarse de estas afirmaciones?

R. Lo que es evidente es que Vox y las cartas y chats que estamos comentando dicen y propugnan aproximadamente lo mismo. Pero la nostalgia por el franquismo en el seno de los militares es más antigua que Vox. Como es más antigua la nostalgia por el franquismo en el mundo de las finanzas, en la judicatura o en los medios de comunicación. Esto no es un problema “militar”, es un problema “nacional”, aunque alarme mucho más cuando son los militares los que lo protagonizan. Vox se materializa cuando parece que España está entrando en un momento de “crisis ideológica” y precisamente para darle voz política y parlamentaria a esa nostalgia franquista latente todavía en la sociedad española. Igual que las cartas y los chats saltan justo cuando un Gobierno, al que se está sometiendo a acoso y derribo, logra sacar adelante unos presupuestos que le van a permitir probablemente mantenerse toda la legislatura.

En cuanto a desmarcarse, cada uno que se desmarque de lo que quiera y crea. No son las Fuerzas Armadas como institución las que tienen que desmarcarse, ya lo han dejado claro la ministra de Defensa y el jefe del Estado Mayor de la Defensa. Somos los militares, como ciudadanos, estemos en la situación administrativa que estemos, los que tendremos que hacerlo. Y, en este sentido, los militares del Foro Milicia y Democracia llevamos mucho tiempo haciéndolo.

P. En 2019, Patricia Ortega se convirtió en la primera mujer General del Ejército. A fecha de 2018, sólo el 12’7% de los efectivos de las FFAA eran mujeres. ¿Cómo ve la situación de la mujer en el ejército?

R. Al hablar de la mujer en la Fuerzas Armadas suele aludirse a tres aspectos: su proporción en general, su proporción en los graduaciones más altas y su inserción y adaptación. En las Fuerzas Armadas sólo hay una general y siete coroneles hoy día porque las mujeres empezaron a ingresar en las academias militares hace solo treinta años y es ahora cuando sus promociones están empezando a alcanzar esas graduaciones. En general representan solamente el trece por ciento de los efectivos, lo que es un porcentaje muy bajo. En cuanto a la adaptación de la mujer a la vida militar, cuartelera u operativa, parece estar siendo francamente satisfactoria.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Destacada

A %d blogueros les gusta esto: