Connect with us

Hi, what are you looking for?

Baloncesto

Los Knicks, un equipo que no despierta en la ciudad que nunca duerme

Uno de los equipos históricos de la liga se encuentra sumido en una vorágine de caos y nefastos resultados. El que en su día fue un equipo campeón lleva más de siete años sin pisar la postemporada.

Patrik Ewing celebrando una victoria / Fuente: NBA.com

Uno de los equipos históricos de la liga se encuentra sumido en una vorágine de caos y nefastos resultados. El que en su día fue un equipo campeón lleva más de siete años sin pisar la postemporada.

Pocos equipos hay en la NBA que despierten tantas pasiones encontradas como los New York Knicks. Un histórico que puso los cimientos de la precursora de la NBA allá por 1946, la Basketball Association of America, y que ha sido capaz de lo mejor y de lo peor. Su trayectoria ha sido los más parecida a una montaña rusa. Tocó el cielo en los 70 para hundirse años más tarde y volver a resurgir de la mano de Ewing. Después del histórico pívot, el equipo de la Gran Manzana volvería a caer al más profundo de los abismos, donde siguen a día de hoy.

La franquicia más valorada de la liga no es más que un circo y un cúmulo de malas decisiones que hacen que lleve en el dique seco desde hace dos décadas. Un equipo que no logra levantar cabeza y que ve año tras año como pierde oportunidades de poder resurgir. Derrota tras derrota ya es uno de los peores equipos en lo que va de siglo, y suma siete años desde su última aparición en los Playoffs. Hay que remontarse hasta los 70 para ver a los Knicks alzarse con un campeonato de la NBA.

Aquellos maravillosos años 70

Por aquel entonces la liga era dominada por los Celtics y los Lakers se mostraban como su único rival. Bill Russell imponía su dictadura y sumaba ya 11 anillos de campeón. En 1969 anunciaba su retirada y el equipo angelino vislumbraba su gran oportunidad de gobernar la NBA. Jerry West por fin conseguiría su ansiado anillo de campeón. Sin embargo, el base de los Lakers no contaba con que otro equipo le arrebataría el título: los New York Knickerbockers.

A más de 4000 km de Los Ángeles se encuentra New York, hogar de uno de los equipos fundadores de la NBA y el único, junto a los Celtics, que mantiene desde el nacimiento de la liga su nombre y ciudad original. Un conjunto que jugaba un baloncesto dinámico y moderno con jugadores como Walt Frazier, Willie Reed o Earl Monroe y que bajo la batuta de Red Holzman conseguirían ganar dos títulos, los únicos que se pueden ver colgados del Madison.

New York Knicks

Primer partido de las finales de 1970 | Fuente: @nyknicks

El primero de ellos llegó en 1970 en el séptimo encuentro con Reed y Frazier como estrellas de los neoyorquinos. El siguiente anillo lo consiguieron tan solo tres años después, otra vez contra los Lakers. El histórico hito de los Knicks no se quedó sin recompensa y hasta seis jugadores de aquella plantilla fueron incluidos en el Hall of Fame: Frazier, Reed, Monroe, Bradley, DeBusschere y Jerry Lucas.

Tiempo de Patrick Ewing

Como todo equipo campeón, la plantilla de los Knicks se acabó disolviendo y aquel equipo campeón tan solo fue un recuerdo lejano durante los siguientes diez años, hasta que, en 1985, tras una década de malos resultados, la franquicia neoyorkina seleccionó a un joven pívot de ascendencia jamaicana llamado Patrick Ewing.

Ewing pasaría 15 años defendiendo los colores de los New York Knicks. Más de una década siendo la cara de la franquicia emplazada en Manhattan. Ni aun con el novato del año el equipo conseguía volver a la senda de la victoria. Sin embargo, esta dinámica se revertiría en 1988, cuando se incorporaron suficientes piezas alrededor de Ewing. El gran bache que se encontrarían los Knicks serían los Celtics de Larry Bird en primer lugar y más tarde el monopolio establecido por un tal Michael Jordan y sus Bulls.

Patrick Ewing

Patrick Ewing frente a los Pistons | Fuente: @nyknicks

Ya sería en los 90 cuando unos míticos Knicks formados por Ewing, Oakley y Starks y entrenados por Pat Riley conseguirían una proeza: llegar a sus primeras finales desde 1973, casi 25 años después. El exentrenador de Los Angeles Lakers implantó un juego físico y duro que convirtió a los de New York en un equipo muy sólido y difícil de vencer. En 1994 llegaron a la ansiada final, aunque esta vez el final no sería tan idílico, pues cayeron derrotados en el séptimo partido ante los Rockets.

La era Dolan comienza a destruir a los Knicks

Todo comenzó en el fatídico séptimo encuentro entre los Knicks y los Pacers de la segunda ronda de los Playoffs de 1995. En un Madison entregado Ewing falló el tiro que hubiera supuesto la victoria y el pase de ronda. Este hecho supondría la renuncia de Riley como entrenador y el comienzo de la caída a los infiernos.

El famoso empresario James Dolan se hizo con la franquicia neoyorquina. Esto coincidió con el comienzo de la decadencia de los New York Knicks. A pesar de todas sus derrotas en segunda ronda de playoffs el equipo dirigido por Jeff Van Gundy consiguió llegar a las finales de la NBA de nuevo en 1999. Aquella vez lo logró con un equipo bastante cambiado: Ewing, Sprewell, Allan Houston… aun así, el resultado no cambiaría mucho. Los Spurs barrieron a unos Knicks mermados por las lesiones.

Allan Houston

Allan Houston frente a los Pacers | Fuente: @nyknicks

Pat Ewing aguantaría tan solo un año más, cuando los New York Knicks cayeron en la final de Conferencia contra, de nuevo, los Pacers. El pívot puso rumbo a Seattle y se acabó aquel proyecto que quiso, pero no pudo ser. Ewing se retiraría como uno de los mejores “centers” de la historia, pero lo haría sin ningún anillo en su palmarés.

El siglo XXI no sería mucho mejor para la franquicia neoyorquina, siempre envuelta en un circo mediático y en una ola de pesimismo y de malas decisiones. La dimisión de Van Gundy, el fallido proyecto de Marbury o la pésima gestión de Isiah Thomas son solo algunos de los múltiples ejemplos de fallos que realizó la franquicia en la primera década del siglo XXI.

La llegada de Carmelo y la caída a los infiernos

En 2011 y con D´Antoni en el banquillo llegó Carmelo Anthony en uno de los traspasos más sonados del momento. Volviendo la vista atrás los Knicks dieron demasiado por un jugador que al final no les condujo a la ansiada senda de la victoria. Un equipo construido para ganar el anillo y compuesto por Anthony, Chandler, Studamaire o J.R Smith que no pudo alcanzar las finales de la NBA. Gran culpa tuvieron los Pacers o los Heat de LeBron, en la mayoría de las ocasiones su verdugo.

Carmelo Anthony

Carmelo Anthony lanzando a canasta frente a la defensa de Haslem | Fuente: @nyknicks

Ni siquiera el Maestro Zen, Phil Jackson, pudo levantar aquel proyecto nefasto. Aun contaban con Carmelo Anhtony y a él se sumó Kristaps Porzingis. Sin embargo, nunca fue suficiente y no llegaron a alcanzar los playoffs. Ni siquiera cuando añadieron a un malherido Derrick Rose a la plantilla. Demasiados fallos de gestión, cambios constantes de entrenadores que pasaban con más pena que gloria y un cúmulo de récords negativos.

Se despidió a Phil Jackson y se desprendieron un año más tarde de Camelo Anthony. Llegó en 2017 una mala elección del draft, con Ntilikina en el octavo puesto y dejando pasar a jugadores del calibre de Donovan Mitchell, Bam Adebayo o Kuzma. Siguiendo con la tónica de las malas decisiones traspasaron a un Kristaps Porzingis muy quemado con la franquicia a cambio de prácticamente nada. Todo un despropósito.

Los New York Knicks no pisan la postemporada desde 2013. En vez de revertir esa situación tan solo se toman malas decisiones, que sumadas a la mala fortuna, hacen que los Knicks sean un destino que cualquier jugador desea evitar. Lo que antaño era visto como uno de los mercados más atractivos de la liga se ha quedado en un lugar donde nadie quiere jugar.

RJ Barret

RJ Barret, la nueva esperanza de los Knicks | Fuente: @nyknicks

Esta es la triste historia de una franquicia histórica. Fundadora de la liga, victoriosa en los años 70 y en los 90 y todo un chiste en el siglo XXI. De momento los Knicks tampoco parecen que vayan a cambiar en las próximas temporadas. Aun así, los aficionados buscan un ápice de esperanza en el próximo draft y en RJ Barret, la próxima, supuestamente, gran estrella de la franquicia neyorquina. Un gran peso para un jugador de a penas 20 años.

De momento los New York Knicks siguen en el infierno, y parece que solo compraron un billete de ida. Hará falta tiempo, y, sobre todo, paciencia para poder ver a los Knicks competir de nuevo. La ciudad que nunca duerme espera ansiosa que su equipo despierte de una vez por todas.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: