Connect with us

Hi, what are you looking for?

Fútbol Masculino

Parón de reflexiones

El Sevilla mejora sus prestaciones en la última semana. Pero con 5 puntos en liga y solo uno en Champions, las cifras andan lejos de los objetivos marcados. Con lo que hay y viendo a sus rivales, es momento de ser realistas y replantear una temporada que deberá de salvarse. Y con Lopetegui, más fácil

Siempre trato de alejarme de los análisis en caliente, de los dramas y de la euforia desmedida. Podría tirar del populismo que tan de moda está últimamente en muchas de las voces contrastadas del fútbol sevillano, y promulgar que todo es un desastre, que a Lopetegui hay que echarle a los leones, y que el equipo tiene que aspirar a los “43 puntos” que marcan la permanencia en la categoría. Que oye, igual tienen razón, pero se trata de un análisis tan agorero como alejado de realidad, por la sencilla razón de que el fútbol, a largo plazo, es mucho más previsible de lo que pueda parecer. Ni el Sevilla la temporada pasada iba a disputarle la liga al Madrid y a quedar 10 puntos por encima del Barça, ni este año va a descender.  

Al final los buenos equipos acaban arriba, y el Sevilla es mejor que la mayoría de los de la Liga Santander, con una gran plantilla y uno de los mejores entrenadores de la categoría. ¿Eso le da para competir por la 4ª plaza? Yo creo que no, por el mero hecho de que hay equipos mejores que el propio Sevilla que aspiran a los puestos Champions. Le da para lo que le da. La plantilla, como ya he repetido en varias ocasiones y sin necesidad de ser un experto en la materia, es bastante peor que la temporada pasada. Y si eso lo trasladamos a la competición, pues queda una plantilla corta para luchar por los objetivos que inicialmente se han marcado. 

Por supuesto que esa lucha por la cuarta plaza debe quedar como una aspiración que pueda volver a plantearse en algún momento de la presente temporada, pero a día de hoy es irreal que el equipo pueda estar en esa pelea. Por puntos, que ya son varios los que le sacan sus competidores, y por plantilla. Bien haría el club en reunirse, poner los pies en el suelo, que Monchi levante la mano y diga con total sinceridad: “Señores, esto es lo que hay”. Por mucho que nos empeñemos, ni Nianzou va a ser Kounde (al menos de momento), ni Rekik va a ser Diego Carlos, ni Gudelj el recambio de Fernando, ni Rakitic el de hace siete años, ni En-Nesyri va a hacer 20 goles. O igual sí, pero pensarlo a estas alturas sería ciencia ficción . Mejor arriar con lo que se tiene, y salvar los muebles de una temporada que está cimentada sobre paja.  

El eterno debate

¿Con Lopetegui? Pues es lo más sensato. No solo porque el equipo esté yendo a más, el sistema defensivo sea más reconocible y las buenas ideas con balón de algunos tramos del inicio de temporada se estén asentando. Lopetegui conoce mejor que nadie lo que tiene en su vestuario, y estoy seguro (o casi) que estaría encantado de salir a rueda de prensa y poder decir: “Somos peores que la temporada pasada, y no nos da para pelear de tu a tu por los objetivos marcados”. ¿Ustedes creen que si Lopetegui no pensará esto saldría con Kike Salas, Carmona, Gudelj, Navas de extremo y En-Nesyri? Lopetegui conoce mejor que nadie a la plantilla, y está tratando de reconstruir una pésima planificación. Con sus errores, muchos, y sus aciertos, algunos. Y parece que a medida que pasan las semanas son más aciertos. Tampoco era muy complicado, pero la mejoría es evidente.

Puedo estar de acuerdo con quién quiera un cambio de entrenador, incluso yo mismo lo he planteado . La comunión con la grada está totalmente rota, y parece que muchos miembros del Consejo estarían a favor de la destitución del vasco. Pero fríamente, sólo encuentro razones favorables a la continuidad de Lopetegui para un replanteamiento de la temporada como el que os escribo. ¿Cambiar al entrenador para cambiar la dinámica? ¿Y luego qué? ¿Navas va a rejuvenecer 10 años? ¿Fernando va a poder jugar 50 partidos? ¿Jordan va a abarcar el campo como el “box to box” que el equipo demanda desde hace varios meses? ¿Suso va a esprintar como Bale? ¿Mir, En-Nesyri o Dolberg harán 20 goles? La plantilla da para lo que da, y este equipo, con sus magníficos futbolistas, se ha quedado muy corto y combate en inferioridad con sus teóricos rivales por la cuarta plaza. 

Y el equipo está creciendo. No solo a nivel de números, que son paupérrimos, pero mejor sumar como lo está haciendo, y en plazas difíciles. También en su juego, en su esquema, en las intenciones del entrenador y lo que pretende. Se reconoce más este Sevilla con la idea de Lopetegui. Y aunque para muchos esto sea incluso negativo, hay que recordar que es el Sevilla del entrenador que ha clavado los objetivos temporada a temporada desde que cogiera el cargo.

A más

En defensa hay mayor seriedad, encontrando en Gudelj un líder, con sus carencias, no lo vamos a descubrir ahora, pero cogiendo al toro por los cuernos, cosa que también dice mucho y bien del futbolista. Con Kike Salas creciendo y funcionando como si llevara 8 años en Primera División, y un Carmona que todo lo que no tiene de vergüenza le sobra de calidad. Y en el ataque posicional las buenas ideas de los primeros partidos se reflejan en un Isco que amenaza con marcar una época en este club, las buenas apariciones de Oliver Torres, la regularidad de Lamela, y con la esperanza de que los Suso, Januzaj, Papu, Dolberg y compañía se metan en la película y empiecen a sumar algo más que minutos. 

Se que es complicado de asumir para una afición tan exigente como la de Nervión, que cueste creer que un equipo que durante tres años ha conseguido de manera holgada colarse en la cuarta plaza e incluso asustar a los gigantes, esté ahora en disposición de luchar por cotas menores. Pero es que es lo que hay, y en el fútbol que está todo inventado, lo normal es que si son mejores que tú, queden por encima tuya.  A día de hoy la realidad, mi realidad, es esta. Ojalá para los intereses sevillistas pueda el equipo sumar puntos, engancharse arriba y en invierno arreglar algo de lo realizado en este mercado estival. Cosa que también es poco probable, pues es bien sabida que la economía del club no está para muchas sacudidas.  

El parón cae como agua de mayo para el Sevilla, y el sevillismo, pese a que su equipo esté empezando a sumar. Parón ideal para reflexionar, asumir, serenarse y buscar puntos de encuentro en búsqueda de salvar una temporada de la mejor manera posible. Con lo que hay. Y con Lopetegui, por favor. 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: