Connect with us

Atlético de Madrid Femenino

El Rock N’ Roll Klopp amenaza al Atlético

Published

on

Los “Reds” encadenan 40 partidos invictos y aspiran a ganar la Premier y la Champions, otra vez. Klopp ha armado un Liverpool infranqueable sólido y solidario en todas las líneas. Salah, Mané y Firmino, son las principales bazas, pero no las únicas. Klopp el estratega.

Van Dijk y Alisson, baluartes en el centro de la zaga

El arquero brasileño fue el portero más caro de la historia tras su traspaso desde la Roma al Liverpool que se cerró en 60 millones de euros. Un fichaje más que amortizado después de convertirse en el portero menos goleado la campaña pasada en la Premier y el mejor portero de la temporada pasada para la UEFA. Hizo olvidar a Mignolet y Karius, tampoco muy difícil, y se ha confirmado como indiscutible en la “canarinha” donde ha ganado una Copa de América. Portero ágil y con buen desplazamiento de balón tanto con las manos, como con los pies. Su potente saque en largo permite lanzar las contras del Liverpool con gran velocidad. Un seguro para Klopp.

Virgil Van Dijk, el central más caro de la historia y el más fiable del mundo. El neerlandés es un seguro de vida tanto por alto como por bajo. Rápido y limpio al corte, no quita que sea amonestado. Pero no es un central tosco. Incluido en el mejor once de la UEFA y de la Premier. Sin duda alguna, es uno de los grandes activos del equipo Red. Estuvo desde marzo del 2018 hasta octubre de 2019, sin que nadie le regatease, tan solo Gabriel Jesús, del City, consiguió hacerlo. Por otra parte es todo un portento aéreo y es un verdadero peligro en los balones aéreos. Este año lleva cuatro tantos y tan solo una amarilla en 26 partidos de la Premier League. Su velocidad y gran desplazamiento de balón, completan la obra de arte de este central.

Joe Gómez es probablemente el eslabón más débil de la defensa inglesa. Tras las lesiones de Matip y Lovren el internacional inglés, que también puede jugar de lateral izquierdo, se afianzó en el centro de la zaga con Van Dijk y cumplió. Veremos si Klopp apuesta por él o por Lovren o Matip que ya recibieron el alta médica.

Imagen

Van Dijk y Alisson se abrazan en el último partido del Liverpool/TwitterLiverpool

Robertson y Alexander Arnold carrileros incansables

Tanto monta, monta tanto uno por la izquierda y otro por la derecha. Más técnico Arnold que Robertson pero igual de eficaces. Sus subidas por banda son un auténtico peligro para cualquier equipo. Son dos laterales que suben tanto como defienden, es difícil pillarles fuera de lugar cuando han subido, son muy buenos en las labores defensivas y ambos tienen un guante en sus piernas buenas.

El inglés, Arnold, a parte de por su calidad pasará a la historia por botar rápido aquel córner contra el Barça que supuso el gol de la remontada contra los de Valverde. Además es un fijo de la selección inglesa. Esta campaña lleva un total de 12 asistencias en toda la temporada.

El esconcés, Robertson, fijo en Escocia y al igual que su compañero de banda, incluido en el mejor once de la UEFA. Es más tosco que Arnold, pero también es rápido y tiene un guante en la izquierda. Además, tiene un potente saque de banda, lo que hace peligrosos también los saques desde la línea lateral.

Centro el campo con mucho músculo

Henderson, Fabinho y Wijnaldum componen el mejor centro del campo que tiene actualmente el Liverpool. Ninguno brilla por su talante creativo, pero son, como se denomina ahora, “todocampistas”. Solidarios en las ayudas defensivas y sobre todo, Henderson y Wijnaldum, buenos llegadores desde la segunda línea. 

“The Skipper” como lo apodan en Inglaterra es el líder del equipo. Jordan Henderson se ha convertido, en lo que por similitud técnica, podría ser Gabi para el Atlético de Madrid. Un líder y referente tanto dentro como fuera del campo. Jugador aguerrido, de los que no se deja nada en la caseta, con potente golpeo de balón y que da una gran amplitud al juego. Puede ser el jugador “más duro” del equipo inglés, pero eso no impide que su valor tanto moral, como futbolístico, sea incuestionable. 

A Wijnaldum le costó entrar en la disciplina de Klopp, pero desde la remontada en Anfield se ha convertido en un habitual en los onces para las grandes citas. Pese a su corta estatura, tiene un buen juego aéreo. De los tres, es el que más se suele asomar al área rival y casi siempre suele crear peligro. Pese a su perfil más guerrero, es un jugador con muchísima clase y es el complemento perfecto para los rocosos Henderson y Fabinho. 

“El pulpo” así es como se conoce a Fabinho. La perla que dejó escapar el Madrid, tras la marcha de Mourinho ha crecido a pasos agigantados, adaptándose a otra posición. Comenzó su carrera como lateral derecho y primero Jardim y posteriormente Klopp lo han acoplado al centro del campo, incrementando su rendimiento y nivel. Es habitual, tras la subida de los laterales, verle incrustado entre los centrales para ganar metros y tapar los huecos que se puedan generar. Además, tiene un portentoso juego aéreo, debido a su altura y un potente disparo desde fuera del área.

Además el Liverpool, cuenta con otros futbolistas de talante más creativo como son Keita y Lallana. El inglés puede que esté ante su última temporada como Red y está brillando con luz propia mientras las lesiones se lo permiten. Keita por su parte es uno de los jugadores con mayor proyección del equipo. Está llamado a ser el sustituto de Countinho, aunque el perfil es distinto. El brasileño es más habilidoso y técnico, podría asemejarse más al perfil de un mediapunta, mientras que guineano es más centrocampista. Para partidos en los que Klopp busca amarrar o mantener la posesión, son dos futbolistas que cumplen con creces con las peticiones del técnico.

Imagen

Henderson celebra un tanto ante el Norwich/TwitterLiverpool

Los tres mosqueteros

Salah, Mane y Firmino son los tres puntales del equipo inglés, los tres referentes del ataque y probablemente la mejor tripleta ofensiva tras la BBC y la MSN. Todos distintos y todos necesarios para completar el plan orquestado por el técnico alemán.

Empezando por el más conocido a nivel mundial, Salah. El egipcio combina a la perfección la velocidad, la técnica y el disparo. Es un jugador que no se excede con las filigranas, pero que los regates, la mayoría por velocidad son más que eficaces. Líder innato del equipo que perdió la final de Champions contra el Real Madrid, en la que cayó lesionado por una dura entrada de Sergio Ramos. El egipcio, del que se decía que podía brillar solo una temporada está callando a todos sus detractores. Sutil en la definición y mortal en los balones a la espalda, la bala del pelo rizado no suele hacer prisioneros cuanto encara la portería y es un quebradero de cabeza para cualquier zaga. Esta temporada lleva un total de 18 tantos en 33 partidos. 

Sadio Mané, el resolutivo. Del senegalés se ha dicho que apenas tenía gol, sin embargo, esta temporada se ha revelado como uno de los máximos goleadores del equipo. Un jugador temperamental, con una velocidad que hace temblar a las gacelas y que apenas necesita un metro para generar una ocasión. Sin duda, el jugador más vertical del Liverpool. Esta temporada lleva un total de 16 tantos en 32 partidos. Probablemente sea el más infravalorado de los tres atacantes, pero llega en un momento de forma espectacular, lo que le convierten en un puñal por la banda izquierda. 

Roberto Firmino, el virtuoso. Antes de empezar, he decir que el redactor de este artículo siente especial debilidad por este jugador. El ejemplo perfecto del “nueve moderno”: habilidoso, rápido, con un auténtico repertorio de movimientos para romper defensas y letal ante la portería rival. Es un delantero que baja a recibir, que cae a banda, capaz de subir el balón, aguantarlo para que suba el equipo y que deleita con cada uno de sus toques. Campeón de la pasada Copa América e injustamente no seleccionado en el once ideal de la UEFA. Pese a todas sus habilidades, es el menos goleador de los tres, tan solo ha marcado diez tantos en 35 partidos.

Pero el repertorio ofensivo no acaba aquí, en la banca aguardan Origi, Oxlade-Chamberlain y Shaquiri. El suizo es el que menos oportunidades está teniendo, debido en parte, a su irregularidad. El inglés es un jugador con mucho recorrido y músculo, una de las debilidades de Klopp. Mientras que Origi es un delantero que pese a su corpulencia, fija a las defensas rivales, hace jugar al equipo y además anota. Para el recuerdo su último derbi ante el Everton.

Imagen

Mané celebrando un gol/TwitterLiverpool

Estudiante de periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid. Apasionado del deporte y del periodismo de calidad. Todo pasa por algo, nunca dejes de creer.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: