Inicio Televisión Audiencias Vis a Vis 4×03: “El umbral del dolor”

Vis a Vis 4×03: “El umbral del dolor”

0
Zulema, durante el 4x03 de Vis a Vis (Fuente: FOX España)

Vis a Vis emitió anoche el tercer episodio de su cuarta temporada, cosechando datos de audiencia  prácticamente calcados a los de la semana pasada, que siguen demostrando el buen recibimiento de la serie: 92.000 espectadores y un 0.5% de share

Ya comentamos en el análisis del episodio anterior (que, por cierto, puedes leer aquí) que esta cuarta temporada de Vis a Vis se entregaba al caos. Lejos de ofrecer episodios lentos, basados en un guion sólido que va progresando poco a poco, esta tanda de episodios parece ser más un continuo desfile de sucesos locos, incoherentes a veces, pero que confirman que es imposible aburrirse con esta serie. Comentamos la semana pasada también que parece que esta temporada va a exigir al espectador no pensar demasiado, no plantearse si las cosas que suceden son posibles o no (lanzallamas, ejem), y limitarse a disfrutar de lo que está viendo, sin cuestionarlo demasiado. Desde aquí, por lo menos, vamos a seguirle el juego a FOX.

Este tercer episodio nos ofrece un tiroteo en el que están envueltos dos personajes protagonistas, el regreso de alguien querido, y una ¿pelea? con un arma que nunca imaginamos ver dentro de una prisión. La memoria juega un papel clave en un capítulo que, si bien intenta hacernos recordar momentos pasados, se centra más en avanzar en una trama principal que no termina de estar bien definida, por lo menos hasta los segundos finales del episodio, que, esta vez más que nunca, vienen con sorpresa.

A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS DEL 3X03 DE VIS A VIS

Nada más comenzar el episodio vemos cómo Zulema se la ha jugado a Altagracia. El dinero no está donde debía, y la mexicana tendrá que apañárselas para contactar con Zulema y ver cómo consiguen salir adelante con su fuga. Papel clave en este arco tiene Antonia, desaparecida desde que fue indultada a mediados de la temporada pasada. Visita la prisión, encontrándose primero con el grupo, y se reúne con Zulema. Tras la reunión, la mexicana recibe el encargo de asesinar a Castillo para acabar de una vez por todas con el hombre que, de maneras bastante cuestionables, siempre acaba deteniéndola.

Fotograma del 4×03 de Vis a Vis (Fuente: FOX España)

Se produce a continuación una escena extrañamente absurda, cuya intención no entiendo: Castillo está en su coche, pone música, y en ese momento aparece Altagracia con una escopeta por el medio de la calle para pegarle un tiro en el pecho. Como era de esperar, el policía no muere, sino que le da tiempo a sacar su arma y devolver el fuego. Altagracia retrocede, huyendo, y es entonces cuando vemos que Castillo llevaba un chaleco antibalas.

Al ver esto, mi pregunta es ¿por qué? El tiroteo no ha tenido repercusión para ninguno (Altagracia huye y Castillo sobrevive), no aporta nada al resto del episodio (Altagracia continua con el plan y Castillo no vuelve a salir), y está enfocado de una forma bastante cutre para lo que FOX nos tiene acostumbrados. La secuencia no sé si llegará al minuto de duración, pero no creo que tenga sentido plantear un enfrentamiento así de esta manera. Termina, y se pasa a lo siguiente, sin recibir ninguna mención ni saber nosotros nada más sobre ello en lo que queda de capítulo.

Comentamos que la memoria ejercía un papel clave en este episodio, y lo hace. Más bien, lo que pronto se convertirá en falta de memoria. El camino había ido preparándose cuando, en las entrevistas que se hacen a las presas entre escenas (bastante frecuentes en este episodio, por cierto), habían estado hablando todas de algunos de sus mejores recuerdos en la prisión. Se refuerza el concepto cuando, a la llegada de Antonia, mencionan lo que más echaban de menos unas de otras.

Incluso hay tiempo para recordar hasta en dos ocasiones a Macarena, la rubia para Zulema, lo que podría indicar que su retorno está próximo (aunque los nombres de los episodios parecen hacer ver que no volverá hasta el séptimo capítulo). Pero en realidad, el punto clave sobre la “memoria” en este episodio afecta a Sole, una de las presas que más ha sufrido (si no la que más), que, según le confiesa Sandoval, padece alzheimer. La presa entonces, resignada, asumiendo su situación, le pide a Tere (curioso que, en el mismo episodio, a Tere le pidan que mate a dos personas) que acabe con ella usando unas pastillas que ella misma le entrega cuando vea que no recuerda las cosas. La petición parece bastante dramática y algo exagerada, pero habrá que ver cómo progresa este arco según avance la temporada.

Sole, en Vis a Vis (Fuente: FOX España)

Ya se pudo ver en el avance que la fuga de Altagracia no haría ninguna gracia a Sandoval. Sin embargo, más que furioso, se le nota impotente. No termina de controlar la situación en ningún momento, y el miedo que inicialmente le tenían las presas parece haberse disipado. Sin embargo, la situación que plantea en la prisión para intentar obligar a Zulema a delatar a Altagracia es interesante: registros sorpresa (especialmente nocturnos), cacheos más frecuentes, noches en aislamiento sin justificación, e incluso un humillante momento en el comedor en el que pretende que las presas se tomen su comida directamente del suelo. La iniciativa, que pretende hacer ver a Zulema que la situación es insostenible, no hace efecto en la presa, que ha demostrado en más de una ocasión que no se preocupa por las demás.

Esto, en cambio, sí que surte efecto en el resto de internas, que, como es lógico, se preocupan por sus condiciones. De ahí que organicen una reunión improvisada (en la que no está presente Saray), para ver qué hacen con Zulema. Rizos lleva el control de la sesión, y llegan a la conclusión de que lo mejor es matarla. Sin embargo, ninguna termina de atreverse a ser quien se enfrente a la imprevisible presa. Finalmente, deciden echarlo a suertes, y el resultado es, cuanto menos, curioso: la presa que tiene que matar a Zulema es Tere.

Fotograma de Vis a Vis (Fuente: FOX España)

¿Alguien pensaba que Tere mataría a Zulema? Obviamente, no. Es probable que, de todas las presas protagonistas presentes en la reunión fuera la más inofensiva, pero las chicas siguen adelante con el resultado del sorteo y envían a la ex – yonki a la caza del monstruo.

Zulema, como siempre, imprevisible, se las apaña para fabricar un lanzallamas, y espera pacientemente en la lavandería la llegada de su destino. Al ver llegar a Tere no puede evitar reaccionar como (probablemente) reaccionamos todos los que vimos la escena, a carcajada limpia. Zulema es consciente del terror que Tere siente al encontrarse en aquella situación y, lejos de intentar acabar con ella, le facilita al máximo su tarea, diciéndole incluso donde tiene que clavarle el pincho para que se desangre antes. Como era de esperar, Tere es incapaz de asesinar a la presa, por lo que no tarda en llegar al cuarto el resto del grupo.

Es entonces cuando Zulema vuelve a liberar su lado psicópata y saca el lanzallamas. Prende fuego a un carrito de la lavandería y a una presa que pretendía atacarla, mientras Rizos y compañía observan atónitas su enésima muestra de locura. En este momento, se activan los aspersores del protocolo anti – incendios y las presas se dispersan.

Fotograma de Vis a Vis (Fuente: FOX España)

Saray no había estado presente en esa reunión por un motivo: una reunión con Sandoval en la que el director le muestra unas imágenes en las que se ve a Rizos moviendo droga. Él, consciente de lo que Rizos significa para Saray, le da la oportunidad de salvar su vida si llegan a un acuerdo: no emprenderá acciones contra Rizos, y Saray tendrá derecho a ver a su hija dos veces al día a cambio de confesarle cuál es el punto débil de Zulema.

Este punto débil, resultará inesperado para todos aquellos espectadores que no vieron el “corto” explicativo sobre el pasado de Zulema que FOX emitió después de uno de los capítulos de la temporada pasada (y que puedes ver a continuación), en el que se mencionaba la existencia de alguien que, efectivamente, dificulta mucho la situación de Zulema en la prisión: una hija que, además, está presa en Cruz del Norte y que la propia Zulema no reconoce hasta que ella misma se identifica.

La situación que parece intuirse de cara a los próximos capítulos es interesante: Zulema ya no puede presumir de “no tener nada que perder”, sino todo lo contrario, y la reacción del resto de presas y del propio Sandoval ante este giro en los acontecimientos será cuánto menos curiosa. Además, el plan de Zulema y Altagracia sigue en marcha: secuestrar a la ex mujer del director para intentar un intercambio.

Parece que, con esta revelación final, se vislumbra cuál será el arco principal de esta temporada:  Zulema y su hija, intentando sobrevivir en una prisión en la que absolutamente todos las quieren muertas mientras, por el otro lado, Altagracia intenta sacarlas con vida para encontrar su dinero.

Este 4×03 ha sido un buen capítulo, al nivel del anterior, que ha repartido el tiempo en pantalla entre las presas de manera correcta, y que ha planteado acontecimientos que parece que van a agitar aún más la convivencia en una prisión de locura.

¿Os ha gustado el capítulo? ¿Esperábais este final? ¿Os está convenciendo el estilo acelerado de esta temporada?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.