Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cultura

Stay Homas: «Nuestra cuarentena iba al revés del mundo»

Stay Homas
Stay Homas durante la entrevista en el 23 Festival de Málaga / Fuente: Ana Laura Palacios

Entrevistamos al grupo Stay Homas, tres amigos que durante la cuarentena publicaron canciones propias en Instagram para hacer más amenos los días en casa.

TimeJust: ¿Qué tal habéis pasado la cuarentena?

Guillem: Pues la verdad es que ha sido muy fuerte, ha ido todo a marchas forzadas. Nosotros íbamos a un ritmo y nuestra cuarenta iba a otro ritmo totalmente distinto, al revés del mundo. A la gente se le ha parado el trabajo, han dejado de hacer cosas y de repente nosotros estábamos haciendo más cosas que nunca en nuestra vida, haciendo canciones todo el día. Muy fuerte, la verdad, nos ha caído esto así sin esperar nada y estamos encantados.

TJ: ¿Cómo surgió la idea de tocar música en vuestra terraza?

Rai: Lo típico, coger cervezas y la guitarra, hacer un poco el capullo… La única diferencia era que era el primer día de cuarentena y que decidimos grabarlo y colgarlo.

TJ: ¿Cómo fue el proceso de creación de las canciones?

Klaus: La primera idea era coger una guitarra, hacer un poco el tonto y crear canciones. Rai se puso a tocar ese rollo bossa nova y, aunque ninguno de nosotros sabe portugués, es la lengua que casa con el estilo, así que nos inventamos una letra en «portuñón», como dicen ellos, trampeando lo poco que sabíamos y muy cutre, la verdad. Pero intentando eso, ponerle una letra de la cuarentena o del coronavirus a esos cuatro acordes de Rai. Ese fue al final el modus operandi de los primeros días, ahora no es así. Coger un estilo, da igual cuál, y le vamos a poner una letra acorde al estilo -si es reggae cantamos un inglés ajamaicado, si hacemos rumba va a ser español-. Así fueron lo primeros 12 o 13 días, cada día una canción. Nos levantábamos por la mañana, nos rompíamos la cabeza a ver qué podíamos hacer y por la noche lo grabábamos.

TJ: ¿De dónde viene el nombre del grupo?

Guillem: Yo creo que viene de la canción que hicimos (Stay Homa), que empezó a correr por todos lados. Nos hizo gracia lo de «homas», lo decíamos a veces: «¿Estás en la ‘homa’?». En una entrevista se lo preguntamos a un locutor de radio de Cataluña, cómo creía que nos podríamos llamar. No nos lo pensamos mucho.

Klaus: Todo lo que sea una idea más o menos buena vamos con ella hasta el final.

TJ: ¿Cómo ha ido el proceso de grabación del EP?

Rai: Ha sido muy guay, ha molado un montón. Hemos trabajado mucho con el productor, Arnau Figueres, que es un crack y es un placer trabajar con él, porque se pone allí con sus movidas, es increíble. Vino cuatro días a casa, se quedó a dormir en el comedor en un triste colchón en el suelo. En cuatro días lo hicimos todo, excepto las voces que las fuimos a grabar el último día. El proceso fue muy similar realmente a cómo componíamos las canciones, Arnau se adaptó y al final la manera de trabajar prácticamente era la misma, levantarte y trabajar todo el día, y en cuatro días ya estás. Yo nunca lo había hecho así.

TJ: ¿Cómo surgieron las colaboraciones?

Klaus: Cada colaboración tiene una historia diferente. Algunos fueron llegando a nosotros y a otros fuimos. Al principio tiramos bastante de amigos, la primera colaboración que hay es en Stay Homa con el Sr. Wilson, un chaval que conocemos de Barcelona que canta reggae. Cuando la gente empezó a ver que estábamos haciendo estas tonterías, que estaba yendo muy bien y estábamos haciendo colaboraciones con el móvil, mucha gente empezó a decirnos que quería participar. Otra gente era más reservada, era un proceso de flirteo por Internet, nos dejaban un me gusta, nos empezaban a seguir, compartían nuestras canciones en sus historias…

Guillem: A ver, tú quieres tema (risas).

Klaus: Así pasó con mucha gente. Este canta o es un músico increíble, hay que decirle algo, parece que le está gustando lo que hacemos, y le llamábamos. A otros directamente les entramos, como a El Kanka, porque teníamos un amigo en común. Tenían que unirse a un modus operandi bastante inusual, si querían hacer un tema les dábamos unos acordes y tenía que estar para el día siguiente o para esta tarde.

Rai: La de El Kanka era para esa misma tarde, en dos horas.

Klaus: El día anterior hicimos In The End y al siguiente Volver A Empezar con Nil Moliner. No podíamos pensar en tres temas a la vez, un día pensamos en El Kanka, pues le pedíamos que hiciera una letra para dentro de un par de horas. La gente normalmente no se lo creía.

Guillem: El Kanka dijo: «Bueno, a ver si me lo puedo montar, porque yo había dicho que sí pero no sabía que era para esta tarde. Yo me lo miro y a ver si puedo, porque tengo más curro». Al final se lo hizo.

Klaus: Nos mandó el vídeo y estaba increíble, nos gustó mucho.

TJ: ¿Os habéis sentido productivos durante la cuarentena?

Rai: Más que nunca.

Klaus: Yo no tengo la sensación de haber parado, como mucha gente que ha estado en casa aburrida y ha tenido que buscar otra forma de entretenerse, con libros, series y videojuegos. Prácticamente cada día de diez de la mañana a diez de la noche se hacía una cosa y era componer. A medida que el grupo iba creciendo había que gestionar muchas entrevistas y otras faenas. El día que se acabó la cuarentena nos fuimos todos fuera de casa, ahora empezaba para muchos el volver a trabajar y ser productivo, mientras que para nosotros fue al revés.

TJ: ¿Os imaginabais que ibais a salir de la terraza y llegar a tocar en conciertos?

Guillem: Para nada, es absurdo pensar que tocando en casa con una guitarra y un cubo de fregar ibas a salir de allí, no solo ir a tocar. Teníamos un mogollón de vecinos que pensábamos que les estábamos molestando y ellos debajo diciendo que no, que podíamos hacer todo el ruido que quisiéramos. Era el mundo al revés. Estábamos haciendo eso por las risas y de repente se lo estaba tomando más en serio la gente que nosotros. Al final tuvimos que tomárnoslo en serio, remangarnos un poco, levantar un proyecto y pensar en el futuro.

TJ: Hablando de futuro… ¿Cuándo saldrá un disco?

Klaus: En abril dijimos que en otoño saldría el disco, pero ahora faltan unos días.

Rai: Finales de otoño, por cómo va, a finales.

Klaus: En otoño va a haber un disco, que será el primero. Cuando volvamos, es lo que vamos a hacer cada día que podamos hasta que haya que entregarlo. No sé cuántas canciones tendrá exactamente, 12 o 14, lo típico. Vamos a intentar meter canciones que hayamos hecho en la terraza que nos gustaría mucho grabar bien y otras ideas que tenemos en mente, inéditas.

TJ: ¿Tenéis ganas de dar un concierto con la gente de pie y que puedan bailar vuestras canciones?

Todos: Sí, muchas.

Rai: El otro día dimos el primer concierto en el que estaba prohibido que se levantaran. Fue muy guay, porque comparado con la terraza todo es mejor, pero era como «si se quieren levantar déjalos, por favor». Es lo que nos toca.

Guillem: Cuando nos dejen más, pues más, y así cachito a cachito.

TJ: ¿Cómo definiríais vuestra música?

Klaus: Ahí hay una incógnita que no sé si se ha resuelto aún. El sonido que teníamos hasta ahora como grupo es el de la terraza, que está totalmente condicionado por la limitación de instrumentos que hay en casa. Cualquier estilo suena bastante igual porque está hecho con una tapa de olla, un cubo y una guitarra, pero ahora estamos agrandando la posibilidad instrumental de cualquier tema porque estamos yendo a estudio. Aunque hay algo de base e ingredientes estilísticos de intentar tocar todos los palos que se pueda.

Rai: Hacer un estilo e intentar que suene a eso, aunque no lo hayas tocado nunca o lo escuches poco. Que suene a eso, y que suene a eso guay, si es un bolero que sea bonito, que esté bien hecho. Esto es el reto de este grupo, para mí es lo más divertido.

TJ: Aunque grabéis en estudio, ¿vais a seguir contando con los elementos de casa para darle un sonido diferente?

Guillem: Sí, hay unos cuantos elementos que nos gustan, de hecho en los conciertos los utilizamos. Aunque hayamos añadido un bombo de verdad, sigue estando el cubo. Probamos con un Charles de verdad para ensayar, pero preferimos quedarnos con la tapa de olla, porque tiene este color -que suena peor en realidad- y suena distinto, ya estábamos acostumbrados a eso.

Rai: De repente poner un Charles que suena de puta madre, quedaba muy fuera de lugar.

Guillem: Lo hace todo tan normal que ya no mola que tenga este sonido cutre. Tenemos un teclado que tiene 40 años y está enchufado con un minijack, no es un teclado actual, ni el mejor del mundo, ni está bien conectado y suena con sus limitaciones de sonidos, retro.

Stay Homas estará próximamente en Logroño (4 de septiembre), Madrid (13 de septiembre) y Tarragona (16 de septiembre) con su pre-tour 2020. También están a la venta las entradas para la gira de 2021. Todas las fechas están disponibles en la página web del grupo.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: