Inicio Cultura Arte “Poncho fue”, historia de una relación

“Poncho fue”, historia de una relación

0
Fuente: Ediciones La Cúpula

Reseñamos Poncho fue, una interesante obra de la argentina Sole Otero sobre el amor, la toxicidad y la salud mental

La editorial La Cúpula apostó hace ya algunos años por una artista argentina que estaba despuntando en el ámbito del webcómic y la ilustración de cuentos infantiles. Tras publicar La pelusa de los días en 2015, ahora Sole Otero ha vuelto con una obra larga: Poncho fue.

Poncho es el sobrenombre que reciben en Argentina los Volkswagen Escarabajo, y la expresión “poncho fue” hace referencia al juego de llevar la cuenta o darse pequeños golpes al ver uno de estos vehículos por la calle.

Sole Otero parte de estos elementos de la cultura popular para enmarcar la relación sentimental de Lu y Santi. Una relación que, como todas, empieza siendo mágica y llevando a una compenetración ilusionante, aunque poco a poco todo se va truncando sin que Lu sepa muy bien por qué.

A través de numerosos flashbacks, comprendemos cómo la relación ha llegado al punto de deterioro en el que se encuentra. La culpa y las reacciones tóxicas son dos de las principales protagonistas, aunque también es interesante comprobar el papel que juega la salud mental a la hora de poder hacer frente a la realidad que rodea a Lu.

La dureza de Poncho fue reside en que plantea una situación que, leída y enfocada como una ficción, resulta inequívoca y muy fácil de comprender, así como de tomar partido, definir “buenos” y “malos” e incluso deja margen para llegar a plantearnos que es imposible que lo que estamos leyendo suceda en la vida real, por el desasosiego que produce el infierno al que se ve abocada la protagonista.

Sin embargo, precisamente en ello reside su principal valor. Expone claramente cómo puede suceder que el chico perfecto, de repente y sin saber cómo ha pasado, se haya convertido en el principal lastre de tu vida. Al recorrer el camino completo de la relación, aunque sea de manera no lineal, permite poner sobre aviso a muchas posibles lectoras sobre patrones de conducta que en sociedad todavía vemos como inocuos o descontextualizamos, cuando en realidad pueden ser síntoma de algo peor.

En cualquier caso, el trabajo de Sole Otero es optimista, con un final luminoso y una moraleja clara. Todo ello expresado con un dibujo muy personal y un colorido realizado con acuarela que resulta, por momentos, delicioso. Mediante el color, Sole Otero construye el mundo interior de la protagonista, empleando acuarelas que permiten difuminar la realidad y adecuarla a los deseos, sueños o sensaciones de la protagonista en cada momento.

Poncho fue es una historia de amor para reflexionar sobre los tópicos del amor romántico y las manifestaciones tóxicas que muchas veces tratamos de disculpar en base a ese modelo de relación sentimental en el que la sociedad nos ha educado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.