Connect with us

Cultura

Flamenco en su estado no tan puro: Estrella Morente y Diego el Cigala

Published

on

Ambos cantautores tiñen el flamenco con estilos musicales de todo el mundo logrando transportar al público del Starlite de Marbella hasta las calles de Marruecos o la República Dominicana.

El foco violeta ilumina las primeras notas del violín, que llora un soliloquio. Al poco, un torrente de voz lo acompaña. En segundo plano, unas guitarras, unos timbales y una caja. Entre tanto sonido, unas palmas resuenan flamencas en la esquina del escenario y se mezcla con los aplausos del público.  La luz cede el protagonismo a Estrella Morente, que ocupa su asiento, abre la boca y calla a su público con sus letras.

Al par de canciones, unas túnicas blancas inundan media escena con instrumentos que logran trasportan a los presentes a Tetuán mediante melodías exóticas que, mezcladas con las guitarras españolas y la voz de Morente, envuelve el lugar de forma casi mística.  “Flamenco en su estado puro”, ironiza una voz masculina entre las cámaras de prensa del concierto.

Un chispeo a mitad de la noche sirve de telón entre las dos voces que comparten cartel esta noche en el Starlite.

Dos notas del piano arrancan al público un grito. No hace falta más para reconocer Lágrimas negras. Diego el Cigala, vestido a juego con el piano, sonríe: casi 20 años después de haberla versionado sigue siendo un éxito. Su garganta actúa antes que su cabeza y canta. Sus ojos, sus labios y sus manos derrochan intensidad, como el resto de sus músicos cuyos instrumentos parecen una extremidad más con la que acentuar el concierto.

No, esto tampoco es flamenco puro. En sus canciones siempre hay tintes de los ritmos latinoamericanos, consiguiendo una proclama de unidad entre las dos culturas que el artista lleva en su corazón. Traslada al público su pasión por los golpes en tonos latinos, que siguen al Cigala con la punta del pie, las palmas o el cuerpo entero en los palcos superiores.

Es noche de compartir cartel, camerino y escenario. Por ello, como gran final del concierto del Starlite, los dos protagonistas de la noche unen sus estilos encadenando canciones para dejar un mensaje: la música es un lenguaje universal.

Cantan sobre sus vidas, sobre sus pasiones, sobre sus amores. Cantan sobre ellos. Cantan sobre el flamenco en su estado no tan puro.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: