Connect with us

Críticas

Érase una vez… ¿vivieron felices y comieron perdices?

La serie Érase una vez está llegando a su fin…pero, ¿será feliz? Los últimos capítulos de la séptima temporada de la versionada vida de los personajes de Disney intentan estar a la altura de las anteriores 6 temporadas, que seguro no dejaron a nadie indiferente. ¿Lo conseguirá?

Érase una vez

La serie Érase una vez está llegando a su fin… pero, ¿será feliz?

Los últimos capítulos de la séptima temporada de la versionada vida de los personajes de Disney intentan estar a la altura de las anteriores seis temporadas, que seguro no dejaron a nadie indiferente. ¿Lo conseguirá?

La trama

Érase una vez gira en torno a un elaborado maleficio conjurado por la Reina Malvada para dejar a todos los habitantes del Bosque Encantado sin memoria. Los personajes de cuento aparecen en Storybrooke, una ciudad creada con magia negra en el mundo real, y de la que será imposible escapar.

La historia fue creada por Edward Kitsis y Adam Horowitz, también guionistas de Lost y Tron: Legacy. Durante las seis primeras temporadas, Emma Swan (Jennifer Morrison), una cazarrecompensas, llega a Storybrooke arrastrada por Henry Mills (Jared S. Gilmore), un niño que asegura ser su hijo y la idealiza como La Salvadora de los cuentos de hadas.

Conforme transcurren los capítulos, Emma se da cuenta de que lo que le cuenta su hijo no es solo fruto de su imaginación, sino que está contando la verdad. La protagonista empieza a destapar las diferentes ramas que nacen de la narrativa principal y poco a poco va descubriendo los mundos que se esconden en Storybrooke.

La difícil vida de Caperucita Roja y La Abuelita, las penurias de Robin Hood, los problemas de Geppeto y Pinocho… Las complicadas vidas de los personajes de cuento se convierten en todo por lo que Emma tiene que luchar. Así, durante toda la serie, La Salvadora junto a Henry, hacen todo lo posible para devolver los finales felices a los habitantes del Bosque Encantado.

¿Acierto o error?

Los seguidores de la trama han esperado mucho tiempo para conocer el final de esta historia tan complicada para los finales felices. No obstante, la séptima temporada prometía ser la más especial para todos, pues se iba a descubrir cómo acababan las historias de nuestros tan queridos y añorados protagonistas.

Sin embargo, ya desde el principio de los últimos 22 capítulos, nos hemos visto envueltos en un cambio argumental que no nos ha convencido del todo.

¿Empezar de nuevo la historia pero con protagonistas diferentes? Sí, es cierto que el personaje de Henry Mills ha sido mantenido, pero con la versión adulta del corazón más puro de Storybrooke. A pesar de mantener su historia, el actor es otro (Andrew J. West) y no nos engancha de la misma manera que lo hacía Jared Gilmore. Llamadme romántica, pero conociendo y queriendo al joven Henry durante tanto años, que pongan a otro actor me duele.

Pero ya no es solo que los creadores hayan “borrado del mapa” a quienes han sido nuestros héroes durante tanto tiempo, sino que, además, nos han cambiado de ciudad. La especial Storybrooke que tantos desengaños y alegrías nos ha dado ha sido sustituida por el vecindario Hyperion Hights, en Seattle.

Conclusión

Nuevos personajes, una repetición de la primera temporada, y una peor versión de la maldición, nos deja a los fans con un sabor agridulce. A mí, personalmente, no me engancha, y creo que muchos de los seguidores de la trama estarán igual de decepcionados con el cambio tan drástico del cast.

Aun así, después de ser fieles a Érase una vez tanto tiempo, lo mínimo que merecen Emma y los demás es que nos quedemos a ver el desenlace final. Y os tengo que decir que espero verlos de nuevo a todos reunidos para despedir estos años juntos y regalarnos el mejor final que se le puede dar.

¿Viviremos felices y comeremos perdices?

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Críticas

A %d blogueros les gusta esto: