Inicio Actualidad Festival de Venecia: ‘Ema’ convence y ‘The Laundromat’ divide a la crítica

Festival de Venecia: ‘Ema’ convence y ‘The Laundromat’ divide a la crítica

0

Un día más en la ciudad de los canales que hoy ha dejado algunas perlas importantes, como la nueva película de Pablo Larraín, ‘Ema’; ‘A Son’ y ‘My days of glory’ en Orizzonti que han funcionado bastante bien y por fin se ha presentado otro de los productos de Netflix a competición: ‘The Laundromat’ de Steven Soderbergh protagonizada por Meryl Streep.

 

Copyright: Biennale

A primera hora de la mañana, y tras hacerse de rogar debido a la gran expectación que ha generado en sus pases previos; ha llegado el momento de ver la nueva película de Pablo Larraín, ‘Ema’, que llega a la sección oficial del festival tras la buena acogida que tuvieron sus anteriores cintas, ‘Neruda’ y ‘Jackie’.

‘Ema’ es la historia de un matrimonio que adopta a un niño de seis años y debido a una serie de acontecimientos, deciden devolver al joven. La cinta explora el drama de esta pareja una vez han decidido no seguir siendo los padres de Polo.

Como siempre hace Larraín escoge una premisa aparentemente “normal” y la retuerce hasta convertirla en una historia oscura, donde todos y cada uno de los personajes son llevados al límite no solo por la historia; también por el propio director que les lanza a algo todavía más difícil según avanza la trama.

Copyright: CNN Chile

Ema es una joven que se dedica al baile y que no puede aguantar la situación junto a su marido Gastón tras dejar a su hijo otra vez en las manos del sistema. Sin embargo, ella es una persona muy hermética; sabe dañar a los demás, aunque ella misma esté destrozada por dentro. Es un personaje muy interesante porque, aunque nunca el espectador va un poco a ciegas sobre hacia donde va la historia, este personaje siempre sabe en todo momento lo que quiere hacer y donde quiere acabar. De hecho, el último acto de la cinta peca de sobreexplicativo y no hace falta, aunque Ema es esa clase de mujer y una vez explicado todo, entiendes el viaje recorrido.

Gabriel y Ema son un matrimonio de nuestro tiempo: joven, moderno y con unas necesidades distintas y unos conflictos interiores muy diferentes a anteriores generaciones. ¿Es esta película el retrato de un matrimonio millennial y como se enfrentan a algo tan difícil como una adopción fallida? Diría que sí, porque estoy convencido que esta misma cinta, con la misma premisa y la misma edad de estos personajes rodada hace 20 años jamás habría ido por los caminos que se mueve ‘Ema’.

Pablo Larraín consigue una vez más perturbar al espectador, con una película llena de planos icónicos, fundidos con música trap de fondo, una puesta en escena elegante y sugerente y unas interpretaciones -sobre todo de la actriz que da vida a Ema, Mariana Di Girolamo- que están perfectas dentro del papel. Sin duda, ‘Ema’ vuelve a ser un acierto del director chileno y que le coloca como uno de los directores latinoamericanos de referencia.

Más tarde se han podido ver dos cintas de la sección B del Festival (Orizzonti) que son ‘A Son’ y ‘My days of glory’, y cualquiera de las dos sería una dignísima ganadora del premio a mejor película de la sección.

Copyright: Biennale

‘A Son’ trata sobre un matrimonio y un hijo tunecinos que al volver de un día de barbacoa se ven envueltos en medio de un fuego cruzado y el niño es gravemente herido. A partir de aquí comienza la película que pondrá contra la pared a una pareja por la supervivencia del pequeño.

Pese a que tiene una premisa bastante sencilla, este drama árabe consigue enganchar al espectador por sus dos potentes interpretaciones protagonistas y por los giros que va dando la historia que algunos se ven venir y otros que no. Al final es una historia que lleva al límite a sus personajes por la necesidad de salvar y ayudar al niño. Quizás lo más interesante es ver como radiografía a dos personas que se quieren pero debido a las situaciones que van descubriendo y los dilemas morales a los que se enfrentan hará que los dos tengan puntos de vista completamente distintos. Una de las películas más interesantes de la sección.

Luego llegó ‘My days of glory’, una película francesa que sigue la vida de un joven aspirante a actor con mucho carisma y muy poca vergüenza; pero a medida que el espectador va conociéndole y adentrándose en su vida, verá que no es todo tan bonito como parece en la superficie.

Pese a que de entrada esta comedia francesa parece muy superficial y ligera, lo cierto es que acaba adentrándose tanto en la vida de su protagonista que el espectador entiende perfectamente por qué él no es feliz con lo que tiene. Durante el metraje hay muchísimas bromas y gags, y sin embargo la cinta acaba en el drama -con toques de esperanza-, porque Vincent Lacoste no sabe enfrentarse a sus problemas, y no pasa nada, simplemente necesita ayuda, pero él no sabe pedirla.

Copyright: Hollywood Reporter

Vicent Lacoste es un protagonista sensacional: carismático, divertido y que sabe dar la talla en los momentos menos cómicos; probablemente tenga que ver su buena relación con el director Antoine de Bary que juntos consiguen dar una voz autoral a esta obra pequeña en concepto pero que sabe atrapar al espectador a través de las diferentes situaciones que vive -o sufre- su personaje principal.

‘My days of glory’ podría ser una más que digna ganadora de mejor película de Orizzonti, al igual que ‘A Son’, porque son dos cintas con una premisa bastante sencilla pero que logran ser elevadas gracias a sus intérpretes y a la dicotomía a la que se enfrentan.

Para terminar, se ha podido ver por fin otra de las grandes bazas para esta temporada de premios de Netflix, ‘The Laundromat’, la nueva película de Steven Soderbergh.

La cinta habla del famoso tema de actualidad de los “papeles de Panamá” que se hicieron públicos en 2017, sobre una serie de sociedades y patrimonio no declarado de algunas de las personalidades más importantes del mundo.

Pese a que esta sátira de denuncia es una buena película es imposible no hacer paralelismos con otra que lo hizo mejor ya antes como es ‘La gran apuesta’, el drama económico de Adam McKay. El gran problema de Soderbergh es que rueda con mucho peor estilo y sin una personalidad clara como ocurría con la anterior; además en ocasiones resulta antipática en sus intentos por gustar al público más mainstream cuando rompe la cuarta pared con los personajes de Gary Oldman y Antonio Banderas.

Copyright: Time.com

‘The Laundromat’ está dividida en secretos: son historias muy pequeñas que se terminan extrapolando a lo que pasó a nivel mundial con los papeles de Panamá, lo cual hace que no funcione todo de manera uniforme y la película sea irregular. Al principio y final de cada historia, Oldman y Banderas ofrecen su propio punto de vista al espectador, pero no funciona tan bien porque están en otra película -ni mejor ni peor, en otra. Sin embargo, el corazón de toda la historia y la que indaga más por saber qué está pasando es el personaje de Meryl Streep, una mujer que pierde a su marido y quiere entender una serie de situaciones respecto al dinero que le debe la aseguradora.

La actriz demuestra una vez más que puede con todo, ya sea como secundaria o protagonista, pero donde acaba arrasando es en su monólogo final, donde el espectador acabará en pie por el discurso tan importante y el mensaje que transmite. Sin embargo, que toda esa escena final no empañe la realidad: ‘The Laundromat’ tiene un desenlace coherente, lleno de mensaje social pero la película sigue siendo la que es, pero el cierre es en la cima.

Es muy complicado pronosticar qué pasará con ella y si Netflix apostará por ella incluso dentro de su catálogo, pero no parece que sea carne del palmarés de Venecia ni de los próximos Oscar; a lo máximo a lo que aspira es a una nueva nominación para Meryl Streep y darle visibilidad a Antonio Banderas para conseguir la suya por ‘Dolor y gloria’, pero nada más. Bastante prescindible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.