Inicio Cultura Cine Americana Film Festival 2019 – Día y Clausura: “Friday’s Child” y “Hearts...

Americana Film Festival 2019 – Día y Clausura: “Friday’s Child” y “Hearts Beat Loud” convencen

0
Copyright: Americana Film Festival

La sexta edición del Americana Film Festival 2019 llega a su fin, con 14 sold-outs y un crecimiento de participación, se confirma como uno de los festivales de referencia en Barcelona. El último día se pudieron ver la correcta Friday’s Child, la estupenda Hearts Beat Loud y se cerró el ciclo con una descafeinada clausura, Blaze.

Friday’s Child trata sobre Richie, un joven que cumple 18 años y deja el orfanato en el que se encontraba para empezar su vida como adulto. En esa vida se encontrará muchos obstáculos ante los que tendrá que hacer frente de la única forma que sabe.

Esta cinta dirigida por A.J. Edwards comienza atrayendo el interés del espectador desde el principio gracias a la forma que tiene de rodar el director que recuerda mucho a Terrence Malick (de hecho, fue ayudante de dirección del estadounidense). Cautiva su forma y su visión del encuadre y sobre todo la decisión de ir cerrando los planos para crear opresión en el protagonista y en el espectador.

Sin embargo, lo que empieza siendo una cinta de adaptación de un joven a una sociedad que le expulsa constantemente por no tener estudios, se va convirtiendo poco a poco en un melodrama (casi culebrón) que hace que la película se resienta y pierda el eje sobre el que se sostiene.

Friday’s Child propone una reflexión muy interesante pero que ya hemos visto muchas veces antes y mejor contada: ¿hasta qué punto existe la reinserción? Si eres un marginado, ¿cómo sales de esa situación?

Tye Sheridan sostiene este drama con una sólida interpretación, probablemente una de las mejores de su corta carrera, e Imogen Poots cumple en su papel de vehículo para hacer que el protagonista saque a relucir sus sentimientos.

Friday’s Child no es una mala película, pero sí desvaría en la segunda mitad, dejando al espectador una sensación de que le falta algo para ser redonda.

Más tarde llegó la clausura con Blaze, la cinta dirigida por Ethan Hawke que ganó el premio a mejor interpretación en el Festival de Sundance de 2018 para Ben Dickey.

Blaze narra alguno de los momentos más importantes en la vida del cantante y compositor de country norteamericano Blaze Foley.

Pese a que Hawke tiene un gusto exquisito rodando y que la película debió ser realmente barata, es increíble lo bien que lucen todos los planos, la fotografía, el vestuario y que todo se encuentre al servicio de un guion bastante sólido que sigue tres momentos de la vida de Foley: su historia de amor con Sybil Rosen, su última noche vivo y el legado que dejó con sus canciones.

A pesar de ello, la película adolece de duración y ritmo; es un biopic demasiado de manual y le falta fuerza; sus interpretaciones son buenas pero carentes de emoción; Ben Dickey funciona muy bien, pero la vida de Blaze no fue tan interesante como para crear una historia al uso sin ni siquiera esforzarse en mostrar algo distinto.

Está claro que Blaze vivió muchas penurias con muchos demonios interiores debido a sus momentos sin éxito; sus problemas con su mujer y sobre todo debido a esa espiral de drogas en la que cayó. Y a pesar de todo eso a medida que se van sucediendo las escenas en la película no podemos dejar de tener la sensación de dejavú constante con la impresión de “esto ya lo he visto antes”.

Es una pena que la cinta no sea más compacta, porque Ethan Hawke se esfuerza en todo momento por regalar una cinta a los fans de Blaze, o incluso hacerle un homenaje, pero sin duda, no termina de funcionar.

Para acabar el Americana llego Hearts Beat Loud, la nueva película de Brett Haley, que sin duda llegó en el mejor momento para cerrar una edición del festival con buen sabor de boca.

Hearts Beat Loud (“Ritmos del corazón” en español), cuenta la historia de Frank, a punto de cerrar su tienda de discos y con su hija a punto de irse a la universidad a estudiar medicina, deciden formar un dúo musical antes de que ella se marche.

Este drama musical es probablemente el happy place de todo el festival; no es una cinta dañina, no ocurren cosas turbias ni excesivas desgracias para los personajes y desde luego el espectador querrá compartir esos últimos días de verano junto a Frank y Sam. Ella tiene un talento para la música que su padre quiere recalcarle en todo momento, aunque ella esté a otras cosas, y juntos crearán una canción que, para cualquiera que haya visto este largometraje, no podrá dejar de tararear al acabar el metraje.

Frank es un personaje complejo porque aunque sabe que tiene que cerrar su tienda de discos porque ya no le motiva, su hija se va a ir de casa a estudiar, y no sabe qué tipo de relación tiene con su amiga/casera Leslie (una estupenda Toni Collette), él quiere aferrarse a todo y le cuesta aceptar la realidad de que hay ocasiones en las que es mejor dejar ir las cosas. Nick Offerman interpreta desde la naturalidad a un padre maravilloso, que querrá hacerle entender a su hija el talento que tiene, y a su vez le servirá de redención tras perder a su mujer 12 años antes en un accidente.

Por otro lado, Sam, es una chica transparente, con un talento descomunal y que no solo funciona en la película como cantante, sino también como actriz, porque Kiersey Clemons se desenvuelve con carisma, naturalidad y hace que la cámara no se quiera despegar de ella ni de sus reacciones en todo momento. Ella sabe que todo lo que están haciendo es por su padre, y sin embargo eso le permite dudar sobre si está tomando la decisión correcta al irse a estudiar medicina (su otra gran pasión).

En Hearts Beat Loud no hacen falta grandes artificios, ni grandes giros de cámara o guion; todo funciona gracias a unas interpretaciones maravillas, una música que gustará al espectador y una historia humana en la que todo el mundo podrá verse reflejado, que es “dejar ir” y “ser valiente y apostar por lo que tienes”. Gran cierre del festival.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.