Inicio Cultura Cine 10 grandes películas musicales del S. XXI

10 grandes películas musicales del S. XXI

Con motivo del estreno de "Mamma Mia: Una y otra vez" recordamos algunos de los musicales más míticos de lo que llevamos de S. XXI

0
Fuente: Filmaffinity

Si hay un género que no abunda y tiene legiones de seguidores esos son los musicales. Durante toda la historia del cine hemos podido ver muchísimos, algunos buenos y otros no tanto. En este artículo recogemos algunos de los musicales más famosos y que más han calado en el público durante el S. XXI:

¡Mamma Mia! La película

Fuente: filmfantravel.com

Hay que empezar la lista con uno que no es de los mejores pero sí ha acabado calando entre el gran público. El verano de su estreno, esta adaptación consiguió sobrevivir al tsunami protagonizado por El caballero oscuro, la Batman de Nolan. Sin hacer mucho ruido esta película protagonizada por la faraona Meryl Streep fue un refrescante guilty-pleasure que hizo las delicias de los fans del mítico grupo ABBA, con buenas interpretaciones con las islas griegas de fondo. La secuela parece innecesaria, pero no podemos tener más ganas de volver a ver en acción a Donna y las Dynamos.

Los Miserables

Fuente: El País

Muchas han sido las adaptaciones que se han hecho de la obra de Victor Hugo y del libreto del musical de Alain Boublill y Claude-Michel Schönberg, pero la más reciente es la película de Tom Hooper. El director ganador del óscar a mejor película por El discurso del Rey volvió a la temporada de premios con este drama que si en un principio parecía “un monstruo que iba a arrasar”, finalmente se convirtió en las delicias de los amantes de esta historia. Protagonizada por Hugh Jackman, Anne Hathaway (ganadora del óscar por su Fantine), Russell Crowe y muchísimas más estrellas, Hooper se atrevió con una cinta enteramente cantada, con todo lo que eso puede hacer huir al espectador. Sin embargo, el público respondió y recaudó 150 millones en EE.UU. y casi 450 en todo el mundo.

High School Musical

Fuente: upsocl

En este apartado podríamos añadir toda la trilogía y seguro que alguno y alguna de los que crecieron con esta cinta lo agradecerán. En 2006, Disney Channel estrenó en su canal esta apuesta que trataba sobre un amor imposible (la enésima revisión de Romeo y Julieta) de instituto con canciones originales de Kenny Ortega. Fresca, divertida e inofensiva, la película se convirtió en un exitazo y llevó a lo más alto de la fama a sus protagonistas: Zac Efron y Vanessa Hudgens. Tras la primera parte llegaría un año después la secuela y una tercera estrenada en cines que costó 11 millones y recaudó más de 250 mundialmente.

Moulin Rouge

Fuente: pinterest

El primer gran musical del siglo. En 2001, Baz Luhrmann apareció con unos casi desconocidos (o al menos sin la categoría de estrellas que tienen ahora) Ewan McGregor y Nicole Kidman. El musical puede decirse que está “inspirado” en la misma cinta de 1952 de John Huston, aunque desde luego muy libremente inspirada. Ambientada en el París de 1900, cuenta la historia de Christian, un joven escritor, y Satine, la estrella del Moulin Rouge. Con canciones de David Bowie, Madonna, Elthon John, un montaje apabullante, unas escenas completamente hilarantes, Moulin Rouge podría haber sido un circo y acabó siendo una de las mejores cintas (ya no solo musicales) de los 2000.

Begin Again

Fuente: Abc.es

Y de uno de los musicales más locos que hemos visto nos vamos a uno de los más clásicos (y ahí radica su encanto). Descubrimos a John Carney gracias a la mítica Once, que todos recordamos y que a mucha gente emocionó. Pero probablemente Begin Again hable mejor de esta generación: una pareja de músicos desde el instituto rompen su relación cuando él consigue éxito, y ella decide empezar su propio camino hacia el triunfo cuando la descubre un productor discográfico. Esta cinta probablemente no tenga las mejores canciones ni sea la más novedosa, pero nos regaló unas grandes actuaciones de Keira Knightly y Mark Ruffalo y algunos momentos maravillosos (como el momento grabación en el tejado).

Chicago

Fuente: Rotten Tomatoes

El último musical ganador del óscar a mejor película. Chicago es una adaptación de la obra teatral estrenada en los años 70. La historia gira en torno a Velma Kelly y Roxie Hart, dos delincuentes en prisión que tienen que luchar por su liberación junto a un abogado poco ortodoxo. Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones, Richard Gere, Queen Latifah y John C. Reilly completaban un reparto en estado de gracia, en una cinta donde absolutamente todo funciona: un montaje frenético, unas interpretaciones increíbles (el óscar a Zeta-Jones es justicia y la no nominación a Gere una absurdez) y unas canciones míticas que quedan en el intelecto colectivo. También la polémica ha perseguido siempre a esta historia, cuyos éxitos algunos señalan que es gracias al montaje y no a Rob Marshall, que no ha vuelto a hacer una obra maestra desde entonces.

Frozen

Fuente: Disney

Vale, este no es un musical al uso, pero había que añadir a la cinta de Disney que mayor calado ha tenido de los últimos 20 años. Frozen es la historia de Elsa y Ana, dos herederas de un reino y de una poderosa maldición para una de ellas. La película tiene muchas canciones originales que han entrado de lleno en la cultura popular, aunque es cierto que la mitad final de la cinta se olvida de la parte musical, todas las que han aparecido antes ya llenan el cupo. No podemos no hablar de Let It Go, canción reivindicativa que ha sonado y resonado en absolutamente todo el mundo en todos los idiomas posibles y que se ha convertido en un himno para Disney. Los compositores de la canción consiguieron el óscar y completaron el EGOT (Emmy, Grammy, Óscar y Tony), y juntos volverán a la secuela de Frozen programada para 2019.

Sweeney Tod: El barbero diabólico de la calle Fleet

Fuente: Phenomena Experience

Una de las (últimas) grandes películas de Tim Burton. Un musical totalmente diferente a ninguno de los que aparecen en esta lista: melancólico, deslumbrante y sangriento son algunos de los calificativos que se llevó esta cinta en su estreno. Siguiendo la estela de esos mundos que solo Burton sabe crear, Sweeney Tod, basada en el musical de Broadway, cuenta la historia de un barbero que utiliza la cuchilla de afeitar para arreglar algo más que las barbas. Esta sea probablemente la última genialidad que Burton ha dirigido (no vamos a hablar de sus proyectos fallidos), pero con Sweeney Tod consiguió darle una vuelta al género musical para llevarlo a su terreno. Ah, y con un Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Alan Rickman excelentes.

Hedwig and the Angry Inch

Fuente: Phenomena Experience

Un musical rock protagonizado por una mujer transexual. Esta locura maravillosa nos regaló y protagonizó John Cameron Mitchell, una sorprendente historia que pese a que nunca hizo ruido, se convirtió en una película de culto instantánea. Canciones originales sobre la identidad sexual, sobre quiénes somos, la aceptación y el repudio de la sociedad. Una historia sobre transexuales, puede parecer que no, pero ya era transgresor en el año 2001, y si además se rueda con la pasión que lo hizo Cameron Mitchell todavía más. La profundidad del personaje protagonista está explicado a través de las canciones y una dirección única. Al final Hedwig es una heroína, porque se tira hacia el mundo y aunque se caiga responde una y otra vez.

La La Land

Fuente: hipertextual

Sin duda el último gran musical y el que probablemente más cerca esté de ser una obra maestra. Damien Chazelle nos regaló en 2017 una historia de amor clásica, utilizando elementos que ya habíamos visto en el musical del S. XX, actualizándose a 2017 y regalándonos un clásico contemporáneo. Ryan Gosling y Emma Stone, Sebastian y Mia, son ya icónicos, y cualquier persona puede tararear la música. En España la BSO de La La Land fue número 1, y la película recaudó en todo el mundo casi 450 millones de dólares. Como todos los buenos musicales, este drama tiene actuaciones icónicas, desde el atasco inicial hasta el epílogo final. Solo queda agradecer a Chazelle este pequeño regalo, y es una pena que finalmente los óscar no la premiasen como se merecía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.