Inicio Cultura Carlota Mad: “El EP tiene un significado muy personal porque todo son...

Carlota Mad: “El EP tiene un significado muy personal porque todo son historias reales que he vivido”

Ella es de ciencia ficción

0
Carlota Mad (Fotografías cedidas por la artista)

Hemos entrevistado a una gran artista emergente del panorama musical español. A punto de lanzar su primer EP Carlota Mad ya tiene tres canciones y bastantes fans que van a sus conciertos.

Carlota Mad es un cantante madrileña que ya ha publicado tres videoclips ya punto está de lanzar su primer EP. Ella es una cantautora y generalmente toca estilo pop. Ha hecho un doble grado en Comunicación Audiovisual y Comunicación Digital y toca varios instrumentos, entre ellos la guitarra.  En TimeJust hemos querido indagar sobre su vida, desde sus inicios hasta sus proyectos futuros. Quedaros a conocerla.

Carlota Mad (Fotografías cedidas por la artista)

La entrevista

TimeJust: Comenzando con tus inicios, ¿desde cuándo te apasiona la música?

Carlota Mad: Desde siempre. Yo tengo los típicos vídeos que grababa mi padre y salgo en todos dando la nota bailando o cantando. Digamos yo la música desde siempre la he sentido mucho. Formaba parte de mis momentos más íntimos, era donde yo me encontraba y me ponía a reflexionar. Era sobre lo que yo pasaba más tiempo pensando y creando. La música ha sido siempre para mí un motor fundamental. Siempre me ha gustado, desde los tres años quizás, no te sabría decir. Hubo un momento clave a los nueve años en el que me apunté por primera vez a una clase de canto en una escuela muy chula de Madrid y ahí es cuando descubrí que realmente me encantaba. Yo iba feliz a las clases. También antes había estado en el coro del cole, lo típico. Cantaba, daba clases de piano con la profe, es decir, que siempre ha formado parte de mí, desde pequeñita. El momento clave fue a los nueve años.

TJ: ¿Ahí fue cuándo decidiste que la música tenía que ser parte de tu vida?

CM: No sabía cuánto iba a significar para mí, pero sí. Me acuerdo que el día que yo iba al cine con mis padres y vi un cartel que ponía que daban clases de canto los sábados en las salas de cine. Stars se llamaba la escuela. Entonces yo me quedé fascinada. Recuerdo perfectamente ese momento. Yo le dije a mi madre: “Quiero ir a clases de canto”. Además yo por aquel entonces daba un montón de actividades extraescolares porque mis padres se empeñaban en que hiciera patinaje, golf, tenis… Estaba metida en un montón de cosas y yo dije que quería clases de canto. Fue curioso porque yo los sábados los tenía llenos de actividades y me costó tiempo conseguirlo. Era algo que tenía muy claro.

TJ: ¿Hubo alguien que te inculcara la música desde pequeña?

CM: En mi círculo la persona que más me ha inculcado la música ha sido mi padre, consciente e inconscientemente, porque él siempre ha estado escuchando música en casa. Todos los fines de semanas ponía su reproductor y ponía música clásica, bandas como Queen, Stevie Wonder, The Cure… Un montón de grupos y de artistas que ponía a todas horas en el coche también. Siempre ha sido un melómano. Eso se me quedó grabado desde pequeña y quizás sea la razón principal de que ame tanto la música. También es verdad que en mi casa mi madre también canta, no oficialmente, pero canta muy bien y da clases de canto. Creo que ha sido que el estar rodeada de gente que aprecia tanto la música al final ha hecho que a mí me guste también. O puede ser genética y he salido con esa emoción por la música.

TJ: ¿Por qué eres Carlota Mad? ¿Qué hay detrás de ese nombre artístico?

CM: Carlota Mad es mi nombre artístico, pero sí tiene parte de mi nombre real. Yo me llamo Carlota Madariaga, pero Mad para mí tiene un significado que va más allá de mi apellido. Es cierto que las tres primeras letras forman parte de mi apellido, e incluso hay gente que me dice Mad de Madrid. Yo siempre digo cuando me preguntan que es Carlota Mad con Mad de loca. Porque yo estoy muy como un cencerro (risas). Una cosa que me caracteriza es que soy muy impulsiva, soy muy espontánea, para bien y para mal. Soy también una persona con mucho carácter y con mucha personalidad. Para mí mi nombre artístico es algo que define lo que es para mí mi proyecto y que me define a mí también. Mad abarca todas esas características.

TJ: ¿Cuándo decidiste ponerte este nombre artístico?

CM: Fue un poco progresivo. Yo empecé en redes sociales en 2014. Ya empezaba a subir mis vídeos musicales cantando y tal. En aquel momento tenía mi nombre real, pero en un momento dado decidí crearse un nombre artístico. Imagino que fue al año. Al principio empecé poniendo un poco de todo, de mi vida personal, etc. Llegó un momento en el que decidí centrarlo en mi proyecto, le di un par de vueltas. Tuve la suerte de que mi apellido pueda formar una palabra que para mí tenga mucho significado, de otra forma no sé qué habría hecho.

TJ: Así que comenzaste tu proyecto en las redes sociales…

CM: Sí, todo fue ahí. Yo debo mucho a las redes sociales, aunque no solo ellas son el motor que mueve un proyecto. Los directos también hacen mucho. Es muy importante trabajarlas,  pero sí mi proyecto surgió a través de las redes sociales. De hecho fue en 2014 cuando hice mi primer videoclip y en ese momento me di cuenta de que gracias al apoyo de familiares y amigos me di cuenta de que eso me encantaba y decidí hacerlo de forma más profesional. Fue ahí cuando dije que voy a usar tal plataforma para difundir más mi música. No es la única herramienta que utilizo, pero sí que me ayuda a captar audiencia, mover gente para que venga a mis conciertos, que me conozca gente como vosotros… Sin redes sociales a muchos de los músicos que conozco no los habría conocido, a amigos que he ido haciendo por el camino de la música tampoco… Son una herramienta súper útil, si las sabes utilizar.

La mayor ventaja es conocer a gente, desde luego. También el hecho de poder compartir musicalmente hablando todo lo que tengo con la gente que me sigue. En cualquier momento, a cualquier hora y en cualquier lugar. La tomo como una herramienta de trabajo.

TJ: También tocas la guitarra y el piano… ¿Cuándo comenzaste a componer tus primeras canciones?

CM: Yo empecé a componer con 14 años. Un poco fruto de mis momentos adolescentes. Tenía problemas para entenderme. El ser tan espontánea tiene el inconveniente de que a veces dices cosas que no debes decir. Para mí la música me ayudaba a reflexionar mucho, me ayudaba a encontrarme a mí misma. La adolescencia también es una época dura en la que todos sufrimos momentos duros con amigos, familia… Entonces hubo un momento dado en el que yo por mis relaciones amistosas encontré en la música una forma de desahogarme. Empecé a componer mis primeros versitos, a modo de reflexión. Luego los convertía en canción. Empezaba a chapurrear. Como yo por aquel entonces ya tocaba la guitarra empecé a crear mis primeras canciones.

TJ: ¿Y no te dio por presentarte a ningún concurso o certamen por aquella época?

CM: No, en aquel momento no. Veía programas de televisión, pero no tenía una ilusión por estar en un programa. Con 14 años no era todavía madura para un programa de televisión. De hecho más tarde me presenté a un programa con 18 años y viví lo que era estar dentro de un programa y descubrí que quizás no era el lugar donde yo quería hacer nacer mi proyecto.

TJ: Es decir, ¿querías lanzar tu proyecto alejada de la televisión?

CM: Sí, yo estuve en un programa, en un talent. Yo hice el casting con 18 años cuando terminé el colegio. Mi madre me impulsó mucho a hacerlo. Tampoco tenía mucha ilusión porque para mí era como un mundo desconocido. No sabía si yo podía estar ahí, y probé. Total a mí me encanta la música y es una forma de darme a conocer. No sabía la magnitud de estar en un programa, al final y al cabo es tele.

Yo hice los castings y pasé unas cinco pruebas. Llegué a las Audiciones a ciegas en el que fueron dos días intensos de grabaciones, entrevistas, etc. Dos días intensos de preparación para lo que luego sería la audición a ciegas. En ese momento yo ya estaba preguntándome: “¿Qué hago yo aquí?”. Veía a mucha gente que no era como yo. Yo en ese momento adoraba la música, siempre lo he hecho. Me encantaba componer, crear, pero veía que ahí lo que querían de mí era saber de mi vida personal y hurgar un poco el dedo en la llaga. No veía que era mi sitio. Veía a mis compañeros y tampoco me sentía identificada con ellos. Había detrás una parte muy sensacionalista y muy de contar tu historia. No me veía con ganas de contar una historia, sino que quería cantarla. Bueno, hice las audiciones a ciegas, y no hubo suerte, pero la experiencia me abrió los ojos. Fue agria, porque era joven y l rechazo no sienta bien. Me di cuenta de que tras esa decisión había más cosas que yo en ese momento no era consciente de que las había. A lo mejor no daba juego o no era interesante televisivamente. Me hacían preguntas del tipo: “¿Y tú con quién sales?”. Yo me veía muchas veces forzada a responder. Yo creo que no les debí interesar y por eso me largaron. No me arrepiento de haber vivido esa experiencia porque gracias a eso me di cuenta. Por eso cuando mucha gente me pregunta que por qué no me presentó a un programa les digo que ya lo he hecho y que de momento no es el medio en el que quiero dar a conocer mi música.

Estoy muy contenta con la gente que sigue mi proyecto y apoya lo que hago. Para mí lo más importante es mi actuación. Evidentemente me gustaría tener más visibilidad, pero creo que si le pongo empeño y ganas a esto nadie me lo va a impedir. Puede que tarde más o menos para conseguirlo, pero por ahora estoy muy contenta la verdad. Todavía queda mucho camino por recorrer, pero por ahora estoy muy satisfecha.

TJ: Vas a lanzar tu primer el EP, el cual fue presentado en un concierto a principios de este año. ¿Cómo fue la experiencia de tu primer concierto?

CM: El concierto fue alucinante. No me esperaba que fuera a venir tanta gente, porque la Moby Dick es una sala bastante más grande de las que yo estaba acostumbrada que eran de 90, 100… La Moby Dick fue una apuesta personal en la que estuve trabajando en la estrategia del concierto sacando algunos singles para dejar a mis seguidores con ganas de escuchar más. Es verdad que me lo curré mucho, pero no sabía hasta qué punto podía venir gente. La Moby Dick es una sala de un aforo de 300 personas y al final casi hubo aforo completo. Estoy súper satisfecha, sentí mucha conexión con el público. Y para mí eso es lo más importante de un concierto, disfrutarlo y que lo disfruten. Hacer una experiencia memorable para que la gente quiera repetir.

TJ: Ahora que va a haber tu segundo concierto con Olaya Alcázar, ¿cómo son las sensaciones antes del concierto de esta noche?

CM: Este concierto es muy especial también. Va a ser una actuación en formato acústico con Olaya Alcázar que es mi amiga y una maravilla de persona. De hecho, la conocí en una jam hace unos meses. Hemos coincidido mucho en eventos musicales y tomamos la decisión de crear un concierto conjunto. Yo tenía muchas ganas de hacer algo más íntimo porque es como nací. Nací cantando con mi guitarrita yo sola. Después del concierto con banda, me quedé con ganas de más y le dije a Olaya de hacer un concierto más íntimo, más acogedor para que la gente también pueda disfrutar de otro tipo de sensaciones. Cuando estuve con banda fue todo mucho más explosivo y también me gusta mostrar mi faceta más íntima, porque es mi esencia. No solo estará Olaya, sino que también subirán algunas artistas a cantar en algunos momentos. Así que será una noche muy especial, mágica. Tengo muchas ganas y con las emociones a flor de piel. En cada concierto me pongo siempre muy emocional.

TJ: ¿Qué vamos a encontrar en tu EP? ¿Habrá canciones de él en el concierto de esta noche?

CM: Desde luego. En el EP realmente no hay mucho más misterio. Mi estrategia ha sido yendo sacando singles. Ya llevo tres singles que están en las plataformas digitales. Y el EP estará formado por cuatro temas. Es verdad que no queda mucho más por ver. Este tema es algo más distinto al resto. Me ha gustado mezclar varios estilos que me han representado mucho. Hay una balada, música cañerita y este tema que queda por lanzar que es más ambiental, experimental. El EP tiene un significado muy personal, porque las canciones tienen una relación con mi vida.

TJ: ¿Están todas compuestas por ti?

CM: Sí, están todas compuestas por mí. Son todo historias reales, verídicas. Algunas están decoradas un poco más, pero todo son historias reales que he vivido. El EP es yo durante los dos últimos años de mi vida y todo lo que me ha pasado con mis amistades, amores, desamores y mi yo interior. Tengo muchas ganas de poder lanzarlo ya y que todo el mundo lo pueda disfrutar como he disfrutado yo el proceso.

TJ: ¿Aún no se sabe la fecha de lanzamiento?

CM: No, todavía estoy pensándolo bien. No quiero precipitarme. Prefiero hacerlo todo bien planteando una estrategia interesante. Yo ya he lanzado tres singles con sus respectivos videoclips, así que no corre prisa. La fecha está cerca, cada día está más cerca.

TJ: ¿En qué artistas te inspiras más para componer actualmente?

CM: ¿Actualmente? Yo escucho muchísimo estilos y géneros de música, me encanta descubrir música. Tengo algunos referentes a día de hoy. Aparte de todas estas bandas clásicas que te he mencionado antes como The Cure, Michael Jackson, Amy Winehouse… A día de hoy me inspiro en artistas que me mueven a mí. Artistas como internacionales como Billie Eilish, que tiene unas canciones y una voz espectaculares y me inspira muchísimo. También artistas como Dua Lipa, Anne Marie, Ed Sheeran… Me fijo mucho en las letras  y en cómo me mueven esos artistas. Me inspiran mucho bandas como Passenger, Coldplay… Me mueve mucho la industria americana. De España también algunos autores.

TJ: ¿Con quién te gustaría colaborar de aquí de España?

CM: Con un montón de artistas y autores. Por ejemplo Fredi Leis me encanta. Dani Fernández me gusta mucho. Club del Río es un grupo muy guay. También tengo un montón de amigas que se dedican a esto que son artistas emergentes como yo con las que me encantaría colaborar como Milena Brody, Eva McBeal, Arena Jara… Pero más reconocidos los que te he dicho quizás. Y también me gustaría con Izal y con Zahara.

TJ: También tienes otro proyecto que podemos encontrar en tu Instagram llamado “Queriaquesupieras”. ¿En qué consiste?

CM: Mira, esto nunca me lo habían preguntado todavía (risas). Efectivamente en mi Instagram aún tengo ese proyecto todavía. No lo quiero quitar porque ha sido una etapa de mi vida muy importante y uno de los motivos por el que hago música. Resulta que mi mejor amiga de la uni y yo creamos en el primer curso un blog. Porque nos encanta leer reflexiones de alguno de nuestros blogueros favoritos. Decidimos crear uno con nuestras reflexiones y frases que se nos ocurrían. Surgió de forma orgánica a través de Facebook. Nos creamos un logo, pusimos frases de librería… La verdad es que en un momento tuvimos un Bum, sobre todo en Facebook. Llegamos a 60.000 seguidores y la verdad es que creamos un Instagram porque empezó a surgir el bum de los influencers. Y ahí queda. La verdad es que no tiene ya actividad ese blog. Cada una estamos centradas en nuestros proyectos. Ha llegado un momento en el que no podemos dedicarlos al blog o podemos, pero no queremos hacerlo de cualquier forma. A día de hoy está en stand by por si acaso en algún momento lo volvemos a retomar.

TJ: También pusiste música en la Madrid Fashion Week en un desfile. ¿Cómo surgió esa oportunidad?

CM: Fue un golpe de suerte la verdad. Camila Mayor, una amiga mía que también canta, conocía a Isabel Núñez, una diseñadora que luego me contactó a mí. Me comentó que estaban pensando en incluir música en directo en el desfile. Yo estaba flipando de que quisieran poner música en directo en el desfile conmigo y que le había interesado mi proyecto. Todo fue el boca a boca, de que alguien habló de mí en un momento dado y les encajó mi proyecto para el directo. En el pleno desfile de Isabel estuve cantando ante un montón de personas. No fue solo una experiencia increíble a nivel profesional sino que también conocí a mucha gente que se interesó en mi proyecto y todavía mantengo el contacto y la verdad es que estoy súper agradecida.

TJ: También has colaborado con Cool Killers  en dos ocasiones…

CM: Sí, Cool Killers es un proyecto que han creado dos de mis músicos. Pablo Díez y Miguel Sempere que están locos como yo (risas).  Crearon este proyecto en el que invitan diferentes músicos a su estudio y a distintas vocalistas. Entonces se forma ahí una gozadera increíble. Tú te preparas una canción X que decides con los músicos. Entonces el mismo día que vais a grabarlo lo preparáis todo por la mañana. Es un día intensivo. Por la mañana se preparan las canciones y por la tarde se graba todo en directo. Es brutal. Las dos veces han sido increíbles. Una fui sola y la segunda con Milena Brody y Olaya Alcázar. Nos marcamos una versión de “God is a woman” alucinante.

TJ: ¿Repetirías?

CM: Yo estoy deseando de que me vuelvan a llamar.

TJ: ¿Qué le pides al futuro musicalmente?

CM: Al futuro le pido paciencia (risas). Sobre todo lo que quiero es mantener la ilusión y que nada me frene las ganas. Que ningún chasco se lleve mis ganas de seguir. En esta industria que a veces es todo un poco cuesta arriba mi mayor miedo es ese que un día se frustre y tirar la toalla. Sé que no lo haré porque soy muy cabezona y todo lo que propongo lo intento terminar. Eso mismo, mucha paciencia, mucha ilusión, mucha actividad, por seguir trabajando y mucha atención a todo lo que ocurre a mi alrededor. Y juntarme de personas que vayan a enriquecerme musicalmente.

Conclusión

Ha sido una experiencia genial haber podido conocer más a esta gran artista. Aquí os dejo con sus redes sociales por si la queréis seguir. No la perdáis de vista.

Twitter

Instagram

YouTube

Carlota Mad (Fotografías cedidas por la artista)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.