Inicio Cultura Cine ‘Antes de la Quema’, sensaciones para todos los gustos

‘Antes de la Quema’, sensaciones para todos los gustos

0
Fuente: Vertice360

La nueva película de Fernando Colomo retrata una realidad social bastante vista, pero no decepciona gracias a su guion e interpretación.

Estreno: 7 de junio

La nueva película de Fernando Colomo, Antes de la Quema, lo tiene todo y no tiene nada. Este proyecto, que mezcla la comedia, el thriller, el drama y hasta cierto punto el amor, es un viaje sin rumbo fijo. Se trata de un recorrido que sigue la tendencia natural de este tipo de películas, no hay nada nuevo.

Protagonizada por Salva Reina (Quique), Antes de la Quema nos narra en primera persona un momento de su vida. Quique, chirigotero, vive con su madre que tiene demencia y su hermana Meme (Maggie Civantos). La situación se complica en el momento que “El Tuti” (Joaquin Nuñez) entra en escena. Este le propone robar en el mayor almacén de droga en España antes de que se queme. Mientras tanto, entre el operativo del robo se enamora de Rosario (Manuela Velasco).

Colomo no ha dudado en dirigirse desde el primer instante al espectador. Y es en este punto donde empieza a chirriar el montaje. Bien es cierto que en un momento de la película se entiende. Este punto es en el que sucede el primer giro de trama y se descubre la doble personalidad de Quique. Es por ello que parte del éxito de la película se encuentra en la complicidad con el espectador. Romper la pantalla y el muro que nos separa para hacernos un más.

El primer tercio de la película, es decir, en el propio planteamiento, se hace pesada y lenta. Tanto es así, que aunque sucedan escenas importantes, le prestas más atención a otros factores. Entre estos cabe destacarse la iluminación y sobre todo las localizaciones. Cádiz nunca decepciona y te deja unas imágenes para el recuerdo. Por ello, la ciudad es una protagonista más, sin ella quizás no se podría comprender del todo la situación que se plantea a lo largo de la película.

Una trama muy trabajada

El guion nos plantea varios instantes de complicidad con cada uno de los personajes. Las escenas están escritas pero no hay nada impostado, superfluo o que te haga desconectar en los diálogos. Las coletillas propias de cada argot suman en vez de restar en una película que le cuesta arrancar pero te atrapa. No obstante, sus clichés y tópicos, como buena película española que es, se hacen previsibles.

Uno de sus puntos fuertes es la interpretación. Salva Reina se mueve como pez en el agua en los cambios de registros. De este modo, hace más verosímil aquello que intentan narrarnos y que en ocasiones no tiene ni pies ni cabeza, pero al final sí tiene. Reina no decepciona en su primer papel como protagonista, que sinceramente podría haber llegado antes. La frescura del malagueño traspasa la pantalla y te arropa en todo momento. Es más, te permite sentirte como uno más de la película, traspasa la cuarta pared. Y es ahí donde reside parte del éxito del último proyecto de Colomo.

Las películas tienen que hacerte reflexionar, de nada sirve que sea un taquillazo si no te llena como persona. En cierto momento llegas a replantearte tantas cosas que suceden que se convierte en un cruce de sensaciones. La banda sonora, creada por Fernando Furones, es propia de este tipo de películas, pero tiene la capacidad de sumarle en vez de restarle. A todo ello, cuenta con Antonio Carmona siendo el creador de la canción Me Quema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.