Connect with us

Críticas

Taken: la venganza se sirve con barba

Taken

Taken (Venganza). Esa trilogía de películas protagonizadas por el nuevo rey del mamporro, Liam Neeson dejó tan buen rédito en taquilla como buen sabor de boca en los espectadores. Era inevitable su paso al formato televisivo

Orígenes

La primera temporada de la serie trataba de los orígenes del personaje Brian Mills, que en su formato televisivo estaría interpretado por el Rollo de Vikingos, el contundente Clive Standen.

Con las reticencias lógicas ante el estreno de esta serie producida por la NBC, los espectadores pudimos comprobar que gracias al trabajo de producción realizado tras las cámaras por Luc Besson, el vehículo que íbamos a ver era uno de esos donde la acción es tan intensa que no quedaba más remedio que quedarte pegado a la pantalla.

En los primeros pasos de Mills en el mundo televisivo, descubriremos cómo su pasado se volvía en contra él, provocando el asesinato de su hermana y la investigación durante diez episodios del rastro del traficante responsable y su posterior intento de venganza.

Para ayudarle contaba con la ayuda de un equipo del FBI. Lo comandaba la incomparable Jennifer Beals (Flashdance, Book of Eli) y un equipo de apoyo, que hizo posible que a lo largo de la primera temporada viajásemos por el ancho mundo hasta el abrupto final de la primera temporada, donde nuestro héroe queda en una difícil posición.

El regreso

En el regreso nos encontramos con que solo queda Christina (Beals) como superviviente. Mills está encerrado en una cárcel mexicana por orden de un gobierno a quien ha jurado proteger.

Claro es que nuestro fornido soldado no va a dejarse amedrentar. Intentará por todos los medios posibles evadirse de la sucia ratonera donde está recluido, y para ello no dudará en usar sus conocimientos de supervivencia (ojo a como fabrica un punzón de oro). Contará con la ayuda de cierto convicto que será su pasaporte de vuelta a los Estados Unidos.

Vuelta complicada, donde deberá enfrentarse a una red de tráfico de personas. A pesar de verse acorralado, será ayudado por su antigua jefa, Christina, quien nunca ha cesado en su empeño de localizarlo. Esta vez deberá hacer unión con dos nuevos personajes.

Por una parte tenemos a Jessica Camacho/Santana (Gypsy en The Flash), experta en armamento y en conseguir las cosas más difíciles de donde sea necesario y a Adam Goldberg/Harden (Saving Private Ryan), el experto informático del equipo.

Expectativas

Visto lo visto en el primer episodio, las espadas siguen en todo lo alto.

Standen ha vuelto en plena forma. Sin duda le vale el hecho de que aún no haya finalizado su labor en Vikingos. Pero no solo él sigue mostrando ese aura atrayente y mágica. También Beals, que a sus cincuenta y cuatro años parece una amazona a punto de arrasar con todo.

La trama es una incógnita. Pero viendo cómo acabó la pasada temporada, esta huele a un reinicio en toda regla.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Críticas

A %d blogueros les gusta esto: