Inicio Actualidad La importancia de la traducción jurada

La importancia de la traducción jurada

0

Muy pocas personas desconocen la importancia de la traducción jurada para poder presentar un papel burocrático en España.

Vivimos en España, un país cargado de trámites para poder abrir nuestro negocio, para solicitar una beca para los estudios o simplemente para poder pintar en nuestro propio hogar una pared. Permisos y más permisos que en algunas ocasiones muchas personas optan por saltarse por la lentitud de la burocracia y el precio de estos.

Pero, en ocasiones, es inevitable tener que afrontarlos todos estos papeleos tarde o temprano. ¿Cómo? Con mucha fuerza. Algunas veces estos pueden ser un quebradero de cabeza constante y debemos saber cómo sobrellevarlo.

Muchos de los documentos que tenemos que presentar no suelen estar en castellano, la lengua oficial de España, por lo que necesitan ser traducidos. Según la legislación española vigente, todos aquellos documentos que se presentan a efectos legales en España, deben ser en castellano por lo que necesita recurrir a un traductor oficial o traductor jurado para realizar una traducción jurada legal.

Una traducción jurada u oficial siempre debe ser sellada y firmada por los traductores jurados o traductores oficiales que son aquellos que tienen la potestad de carácter oficial de cara a las autoridades.

La legalización de los documentos extranjeros es importante para que puedan tener oficialidad en España. Únicamente, podría eximirse de traducciones aquellos documentos que se encuentren bajo un convenio, tratado o acuerdo internacional que exima su legalización.

Entre los servicios más habituales que los traductores jurados realizan se encuentran el traducir documentos y certificar una traducción completa y correcta, certificar una traducción hecha por otra persona y cuyo estado es correcto y completo e interpretar en un acto ante notario un proceso judicial en el que intervienen personas que no hablan el idioma en el que se desarrolla dicho acto.

Los documentos más frecuentes que traducen los traductores jurados son los contratos empresariales extranjeros que deban presentarse ante una autoridad española para su reconocimiento, certificados académicos o médicos o de antecedentes penales, documentación aportada en procedimientos de naturalización, testamentos otorgados en el extranjero o partidas de nacimiento, permisos de residencia o poderes notariales otorgados en el extranjero.

En España, únicamente pueden ser traductores jurados aquellos que han sido habilitados anteriormente por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Los traductores oficiales no son funcionarios públicos ni cuentan con ninguna plaza oficial. Su actuación es autónoma o dentro de una empresa previa autorización del propio ministerio como hemos destacado anteriormente.

Para poder ser traductores jurados, al nombramiento se debe acceder mediante la superación del examen de idiomas de la Oficina de Interpretación de Lenguas, por reconocimiento de título extranjero obtenido en otro país comunitario o mediante la convalidación de la licenciatura de Traducción e Interpretación siempre que se superaran los créditos exigidos en traducción jurídica y económica.

Para concluir, destacamos que las traducciones de los traductores jurados tienen un valor oficial declarado en el Real Decreto 2555/1977 del 27 de agosto por lo que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.