Inicio Actualidad Puigdemont, te queremos en casa

Puigdemont, te queremos en casa

No es solo Puigdemont

0
Compartir
Imagen de archivo de la CCMA (TV3-324)

Quizá el titular suene raro, pero el artículo de opinión que vais a leer va contra la extradición de Carles Puigdemont. Antes de empezar, quiero que sepáis que mi ideología es pública y la podéis ver en mis redes sociales. No me escondo de nada, ni de nadie.

¿Dónde estamos?

Situémonos. Este viernes, sobre las 10 de la mañana, la Justicia regional alemana ha decidido extraditar al “presidente legítimo” de Cataluña. La razón de la extradición, ni es el delito de rebelión, ni el de sedición.

Bien es cierto que Llarena se ha llevado un guantazo legal, pero esa no es la discusión. Debemos interpretar si el hecho de escuchar al pueblo, implica malversación. Si el referéndum era legítimo, la ley no debería actuar contra la voluntad popular.

Deberíamos pensar antes de actuar, leer, estudiar la realidad en Cataluña. Hay una gran mayoría social que condena lo que sucedió el 1 de octubre, y no me refiero al referéndum. Debemos contemplar si, realmente, los catalanes que votaron merecían porrazos.

Ciertamente, el “castigo”, si es que debe haberlo, debe ser para los políticos que han permitido que se cometa la ilegalidad. Aun así, el gobierno de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera, prefirió castigar a los ciudadanos a golpe de porra y balas de goma (prohibidas en Cataluña). No pido que seáis independentistas. Tampoco exijo que apoyéis al independentismo. Solo os advierto, que al igual que han usado esa excusa con nosotros, la pueden usar contra vosotros.

No fueron solo los palos físicos que nos llevamos. A eso, hay que añadir el encarcelamiento de representantes elegidos de forma democrática.

No vengo a argumentar sobre legalidad, sino sobre legitimidad y derechos fundamentales. Se ha suspendido una autonomía, y con ella, todos los derechos que los catalanes, también los no independentistas, han ganado luchando.

¿Qué nos pasa?

Si tan españoles os sentís, si tan europeos seguís siendo, os recomiendo que miréis a vuestra querida Europa. Miradla bien, como cae ante la ultraderecha, ante el odio. ¿Queréis eso? Enfrentamientos fraticidas, escasedad humanitaria, cierre de fronteras (internas y externas).

Lo de Puigdemont es solo una excusa, como he dicho antes. Los avances sociales logrados durante años por nuestros padres y abuelos han ido deteriorándose. Han hecho que odiéis a los vuestros, se han salido con la suya.

¿Queréis ejemplos? Violaciones que no terminan de ser vistas como tales porque “hay ambiente de jolgorio”. Peleas de bar que acaban siendo causas de terrorismo (sí, Altsasua). Manifestaciones pacíficas y legales que acaban siendo víctimas de violencia policial (no es en Cataluña, es en Murcia).

Puigdemont, te queremos en casa. Con tus seres queridos. Estamos en las antípodas ideológicas, pero no se merece nada de lo que le está pasando. Ni él, ni el resto de componentes de su gobierno. Os queremos en casa a todos y a todas. Los que estáis en prisión acusados de rebelión y los que no. Los que estáis en el exilio y los que no.

Si en Cataluña se pierden derechos, en el resto del estado español también se perderán. Seamos justos, miremos a los ojos de los intereses políticos de unos pocos y luchemos por una sociedad donde la legitimidad supere a la legalidad. Llibertat preses polítiques!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.