Inicio Internacional Lula da Silva, a escasas horas de entrar en prisión

Lula da Silva, a escasas horas de entrar en prisión

0
Compartir
Lula da Silva.

El expresidente de Brasil intenta negociar con la Justicia a pocas horas de tener que entrar en prisión

La histórica orden obliga al exdirigente brasileno, Lula da Silva, a comenzar esta noche, 17:00 horas de este viernes, 6 de abril, su condena a 12 años por delitos de corrupción. Se le espera en la sede de la Policía Federal de los Juzgados de Curitiba (Paraná), pero él se encuentra en la ciudad de São Paulo, en la sede del Sindicato de los metalúrgicos de São Bernardo do Campo con líderes del Partido de los Trabajadores, preparando un discurso para seguidores y amigos que le apoyan, a pesar de su condena.

Aquí se puede observar la multitud que se ha desplazado hasta la sede del sindicato para apoyar al expresidente:

Según fuentes del entorno de Da Silva, él espera que el recurso que presentó su defensa consiga librarle de entrar en prisión. Rui Falcão, expresidente del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, que se ha acerado esta mañana hasta el lugar donde se encuentra Luca da Silva, ha asegurado que el exmandatario “solo se decidirá al final de la tarde”.

Parece ser que el exmandatario, acusado de aceptar un cuantioso soborno de una constructora, espera poder manifestar su desacuerdo con la sentencia, de la que ha asegurado ser víctima de una desproporcional condena. La defensa argumenta que el juez Sergio Moro ordenó la prisión sin esperar a agotar los plazos legales.

Lula da Silva: de amado líder a criminal

Lula da Silva es un político brasileño, presidente de la República Federativa de Brasil entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2010. Es fundador y presidente honorario del Partido de los Trabajadores (PT).​ Fue uno de los principales organizadores de las mayores huelgas durante la dictadura militar. Se considera que su gobierno fue clave para los éxitos económicos de su país, en particular en materia de reducción de la pobreza. En el plano internacional, jugó un papel destacado en asuntos como el programa nuclear de Irán y los debates sobre el cambio climático.

Dilma Rousseff, ex jefa de Gabinete de Lula y también miembro del PT, le sucedió en el cargo, tras obtener la victoria en las elecciones presidenciales de 2010.

Lula abandonó la presidencia con una gran popularidad, tanto en Brasil, con más de un 80% de aprobación,​ como en el resto del mundo.

En marzo de 2016, 11 días después de su detención en medio del escándolo de Petrobras para ser interrogado por su supuesta participación, fue nombrado Ministro de la Casa Civil, por el gobierno de Dilma Rousseff, maniobra prevista para conseguir obtener la inmunidad judicial. Este nombramiento fue inmediatamente suspendido por un juez del Tribunal Federal de Brasilia. Es la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente es condenado por corrupción pasiva.

Lula da Silva, protagonista de las mayores ilusiones y reconocimientos tanto nacionales como internacionales, cumplirá condena por haber recibido 8 millones de dólares entre pagos por conferencias, viajes y regalos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.