Inicio España Andalucía Juana Rivas es condenada a cinco años de cárcel

Juana Rivas es condenada a cinco años de cárcel

0
Juana Rivas, en el Juzgado (IU en Twitter)

La sustracción de sus hijos juega la principal baza en la sentencia

El caso “Juana Rivas” ha vuelto a ocupar hoy las páginas de los principales periódicos de nuestro país. En un año en el que la sororidad y las agresiones machistas se han convertido en la comidilla de nuestra sociedad, esta sentencia se hace notar.

Así, el juzgado de lo Penal 1 de Granda condena a Rivas a cinco años y medio de prisión por la sustracción de sus dos hijos el pasado verano, así como a indemnizar con 30000 euros a su ex pareja, Francesco Arcuri. Además, se le imputan seis años en los que no podrá ejercer la patria potestad sobre sus hijos y los gastos que incluye la acusación.

Juana Rivas tiene de plazo hasta el 6 de agosto para recurrir el auto ante la Audiencia de Granada. Su defensa ya ha presentado un recurso.

¿Cuáles son los hechos?

Mayo de 2016 fue el mes en que Juana Rivas se marchó junto a sus dos hijos de la casa que compartía con su pareja en Italia con la supuesta intención de pasar unos días en Maracena (Granada), su ciudad natal. Una vez allí, Rivas se presentó en el Centro de la Mujer de la localidad para solicitar ayuda argumentando que sufría malos tratos por parte de su pareja.

A raíz de esta petición, decide presentar una denuncia en julio con el propósito de quedarse con la patria potestad y evitar que los niños tuvieran que regresar con su pareja. Será en agosto cuando le comunique a Arcuri vía email y teléfono su intención de permanecer en España junto a sus dos hijos.

A finales de 2016 se convalida la denuncia presentada por Francesco Arcuri por la que Rivas se veía obligada a entregarle a los niños. El mes de desaparición de Rivas se inicia en julio de 2017 cuando ninguno de los tres se presenta en el Punto de Encuentro Familiar de Granada, lugar que se había acordado para el intercambio. En el transcurso de ese mes, el apoyo que Rivas recibió por parte de la sociedad española fue tan desbordante que presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. No obstante, este no tuvo efecto y la madre acabó entregando sus hijos a finales de agosto.

En el juicio celebrado la semana pasada, Rivas justificó la sustracción de sus hijos con la intención de protegerlos del maltrato de Arcuri, aún sabiendo que existían resoluciones favorables a este que le obligaban a entregarlos. En este contexto, la defensa de Rivas intentó recalcar la existencia de supuestas lesiones domésticas que sufrió la madre en 2009 mientras residía junto a su pareja y la denuncia presentada en 2016 por malos tratos. No obstante, el juez advirtió que lo que se juzgaba no eran estas afirmaciones sino la sustracción infantil y desaparición voluntaria durante un mes.

La tensión en el juicio se agravó por momentos cuando Francesco Arcuri compareció por videollamada y aseguró que desde agosto de 2016, mes en el que su ex pareja le traslada que no piensa volver a Italia, pasa un año sin poder comunicarse con sus hijos. Esta versión llegó a desmentirse en diciembre del pasado año cuando un informe forense señaló que el hijo mayor reconocía sí haber hablado con Arcuri.

A lo largo de los últimos días se han convocado numerosas manifestaciones contra una sentencia que parte de la sociedad española considera injusta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.