Inicio Cine 10 Películas emblemáticas de Pixar

10 Películas emblemáticas de Pixar

0
Fuente: Hipertextual

Con motivo del estreno de Los Increíbles 2 recordamos algunas de las películas más emblemáticas de Pixar

Toy Story

En una lista de lo mejor de Pixar siempre hay que incluir a aquella que abrió el camino del estudio: Toy Story fue una original que trajo a la vida el hasta hace poco líder de la compañía, John Lasseter, y con la producción ejecutiva de Steve Jobs, en 1995. Con muchas voces de actores reconocidos y una idea que llamó la atención de la gente “¿qué pasaría si los juguetes cobrasen vida?”, rápidamente la película fue un éxito comercial y crítico, y hoy en día es considerada una de las mejores películas de los años 90 y del S. XX. Woody y Buzz venían para quedarse.

Bichos: Una aventura en miniatura

La siguiente película de la factoría más famosa del cine no es una de las más recordadas por el público ni se destaca, pese a las buenas críticas que cosechó en su momento. Bichos: Una aventura en miniatura trataba sobre un hormiguero y una hormiga que desafiará el statu quo predeterminado de la sociedad en la que vive. Esto hoy en día es interesantísimo porque si hay algo que lanzó este filme fue la comúnmente tratada lucha de clases, las convenciones sociales, el venir de un mundo al que no perteneces y sobre todo, la lucha contra el sistema. Bichos fue revolucionaria y sigue siéndolo a día de hoy.

Buscando a Nemo

Andrew Stanton (co-director de Bichos y que posteriormente ha dirigido otras películas de la compañía) dirigió esta aventura donde un padre va al rescate de su pequeño hijo Nemo, la diferencia de este relato con otros es que Marlin, el padre, es un pez payaso y tendrá que buscar a Nemo por todo el océano. Muy novedosa en cuanto a efectos digitales en su momento, Buscando a Nemo se convirtió rápidamente en un éxito comercial al que le acompañó el de la crítica (acabo consiguiendo el Oscar a mejor película de animación). Esta cinta no tenía pretensiones épicas y no buscaba reinventar la rueda: utilizaba el mar como escenario para una historia de aventuras, con un gran protagonista y sobre todo con una roba-escenas como secundaria, uno de los personajes más queridos de Pixar: la olvidadiza Dory (magníficamente doblada en España por Anabel Alonso). Años después llegaría su secuela y volveríamos a ser esos niños que vivieron la primera historia.

Los Increíbles

Si estamos aquí 14 años después con su secuela es gracias a la original que en 2004 reventó absolutamente la taquilla con más de 600 millones recaudados en todo el mundo. Hoy en día es típico que al año haya unas cuatro o cinco películas de superhéroes, pero a principios de los 2000 no. En Los Increíbles, una familia con diferentes poderes deben ocultar su identidad secreta y acabar formando parte de una misión que les reconciliará entre ellos y les ayudará a descubrir quiénes son. Mucho se ha criticado en los últimos tiempos la falta de ideas de Pixar con la temida secuelitis, pero sin duda Los Increíbles es probablemente la cinta que mayor rendimiento podría tener como franquicia.

Wall-E

Una película protagonizada por un robot que no habla y que los primeros 50 minutos de su metraje se pasea por un mundo solitario sin saber muy bien qué está pasando. Parece mentira pero Pixar apostó por esta historia que emocionó no solo a niños sino a adultos. Si algo ha tenido la compañía del flexo durante todos estos años es que sus cintas han ido destinadas a los más jóvenes sin dejar de lado esa empatía que solo es capaz de comprender un adulto. En Wall-E ­se reflexionaba sobre muchos temas: el sedentarismo, la imposición de la tecnología, hacia dónde va el mundo y el ser humano, etc. Y todo ello contado a través de dos robots que se enamoran pero no hablan, simplemente sienten. Wall-E es una obra maestra, y tiene el lujo de ser el largometraje con mayor número de nominaciones a los Oscar (seis).

Up!

Up! consiguió algo que solo había logrado antes La Bella y la Bestia: estar nominada en la categoría de mejor película en los Oscar. La historia trata sobre Carl Fredricksen, un señor ya jubilado, que está a punto de perder su casa y cómo decide perseguir el sueño que tenía en su juventud junto a la mujer de su vida. Probablemente todo el mundo estará de acuerdo con que los 15 primeros minutos de Up! Son el mejor principio de la historia de Pixar. Solo con música (que todos somos capaces de reconocer a día de hoy gracias a Michael Giacchino), sin hablar nos cuenta una vida que pasa de la felicidad a la tristeza en cuestión de minutos. Después la cinta se vuelve mucho más convencional pero nunca se aleja del verdadero significado que nos quiere dar: el sueño está donde tú quieras que esté, aunque no lo hayas podido ver teniéndolo frente a ti.

Toy Story 3

Mucho llovió desde el comienzo de Pixar hasta llegar al supuesto cierre de la historia de Woody y Buzz, pero Lasseter tenía guardado todavía un as bajo la manga: la nostalgia. En 2018 tirar de nostalgia se ha convertido en un recurso y fácil y que muchas ficciones llevan a cabo (sin ir más lejos, una como Stranger Things que lo está petando con referencias en cada episodio), pero Lasseter sabía que los niños que habían crecido con Toy Story ya se habían hecho mayores 15 años después, y a ellos va dedicada esta cinta. En Toy Story 3, Andy se prepara para ir a la universidad, y ya hace años que dejó de jugar con sus juguetes, por lo que ahora van a ser donados, aunque uno se resiste: nuestro vaquero preferido, Woody. Sin duda alguna se puede decir que Toy Story 3 es la cima crítica y profesional de Pixar, no porque sea la mejor animación, sino por la conexión tan especial con la historia. El momento horno y el final del filme te aplastan el corazón y te dejan en el suelo, saliendo del cine haciéndote recordar a tu niño interior y qué fue de los juguetes que tuviste cuando eras pequeño. Ahora sigue adelante Toy Story 4 y sin saber muy bien hacia dónde van a llevar la saga, confiamos ciegamente en que nos regalarán otra obra maestra.

Brave

En 2012 llegó una nueva cinta original de Pixar que provocó mucha división de opiniones pero que es necesaria reafirmar, sea como sea. Brave prometía en sus teasers e imágenes una historia épica de la antigua Escocia; con una animación espectacular con paisajes recreados de la realidad, todo apuntaba a que, tras Toy Story 3 (porque lo de Cars 2 ni lo consideramos), “Indomable” (como se tradujo en España), sería una nueva película para el recuerdo. Sin embargo no fue así. El filme cuenta la historia de Mérida, una princesa inconformista que decide huir de su destino y esa huida hace que cambie todo en el reino. Muchos esperábamos a esa princesa poderosa, empoderada, una joven enfrentándose a las leyendas escocesas de la época medieval, porque eso es lo que nos vendieron en los teasers. Al final Brave era una película apta para el público infantil pero que no lograba conectar tanto con el público adulto, aunque hay atisbos de esa rebeldía que caracteriza a muchas de las princesas Disney. Además, Mérida ya es por derecho una de las princesas más importantes de la factoría, porque no solo es la primera princesa Pixar, también es la primera que asume el control y arregla los problemas del reino. 

Inside Out

Tras varias decepciones, era cuestión de tiempo que la maquinaria Pixar se pusiese en marcha de nuevo con una historia original. Esta vez, la premisa era: “¿y si nuestra cabeza fuese una maquina controlada por personas que representan emociones?”. Con esta idea tan abstracta nos presentan a Riley, una niña de once años que debe mudarse de hogar con sus padres y sus emociones han de ser capaces de gestionar todos estos cambios. En su cabeza se encuentran Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco. Todas juntas tendrán que luchar para que la tristeza no se apodere de todos los sentimientos de Riley. Sin embargo la cinta no demoniza en ningún momento la tristeza y de hecho habla abiertamente de la depresión como concepto, algo que posiblemente los niños comprendan perfectamente gracias al lenguaje del largometraje pero que los adultos verán claramente en su historia. La moraleja no es que debamos ser felices siempre, y tampoco tristes. Hay que encontrar un equilibrio. Inside Out consiguió algo muy difícil y es explicar las emociones y los sentimientos.

Coco

Y con Coco llegamos a la última película original de la compañía del flexo. Tras dirigir Toy Story 3, Pixar premió al director Lee Unkrich y le hizo desarrollar una historia centrada en la noche de los muertos mexicana. Miguel Rivera, un chico de 12 años, sueña con ser artista, aunque en su familia todo el mundo odie el arte de la canción. Sin embargo, el día de noche de muertos, Miguel se enfrentará a su pasado y todo podrá cambiar. Pixar se encargó de recrear hasta el más mínimo detalle de esta celebración tan famosa en parte de América Latina y demostró que aunque la empresa se dedique cada vez más a las secuelas, sigue teniendo grandes ideas originales en el fondo de armario. La música, Miguel y una historia de orígenes harán que Coco sea un filme muy especial para los más pequeños pero también para los adultos. Larga vida a la música.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.