Baloncesto Deportes Liga Endesa

San Pablo Burgos 91 – 71 Estudiantes: Burgos decide con un último cuarto estelar

Burgos gana holgadamente al Estudiantes y ya se asenta en la quinta plaza. El estudiantes, tres derrotas seguidas

El Coliseum albergaba por la tarde un duelo de dos equipos con dinámicas muy distintas. El anfitrión llegaba en un gran momento, con dos victorias seguidas en las que ha anotado un promedio de 94 puntos, todo un vendaval ofensivo. Por otro lado, llegaba el Movistar Estudiantes a Burgos con tres derrotas en los últimos cuatro partidos, todas ellas por más de diez puntos. La últimas de ellas frente al Barça. Una mala dinámica que tampoco han podido frenar en Castilla y León.

El San Pablo Burgos volvió a sacar su mejor versión ofensiva y ganó a los madrileños por 91 a 71. El bajo acierto desde el arco del Estudiantes, con un 7 de 26 en triples, pesó demasiado para un equipo que vive de los tiros de tres puntos. Los 16 puntos de Alessandro Gentile no fueron suficientes para doblegar a un Burgos en el que Jasiel Rivero volvió a brillar con 20 puntos y 7 rebotes, bien acompañado por Benite, que sumó 16 puntos y 4 triples.

Inicio parejo

Salía el Estudiantes a cancha con una camiseta verde, el color de la esperanza. Confiados en poder plantar cara a uno de esos clubes que se ha consolidado en la élite del baloncesto español. Y lo hicieron, al menos hasta el último cuarto. Los dos equipos salían como trenes, anotando mucho. Gentile y Arteaga capitaneaban la nave estudiantil, y John Roberson anotaba un triple, el único en todo el partido, para poner a los suyos por delante, 13 a 14. Burgos reaccionaba con un juego muy coral y acababa el primer cuarto con una ventaja de seis puntos, 23 a 17.

En el segundo cuarto los de Zamora salieron mucho más concentrados e intensos en defensa. Aunque suene a tópico, les funcionó y un parcial de 5 a 11 obligó a Peñarroya a parar el partido. El tiempo muerto funcionó y los locales consiguieron frenar el parcial del Estudiantes y mandaron el encuentro en tablas al descanso, 38 a 38.

Siguió el encuentro con la misma dinámica. Un choque de trenes. Burgos se alejaba ligeramente y el Estudiantes, tiempo muerto mediante, recortaba distancias. Ambos equipos peleaban cada una de las acciones en pista conscientes de la importancia que tiene cada partido. Un arreón de los locales pasados los cinco minutos del cuarto amenazaba con romper el partido.

Burgos sentencia

Rivero desde la línea de libres, y Benite con cinco puntos consecutivos ponía el broche a un cuarto de dominio burgalés. Ocho arriba a pesar de la lucha encarnizada y de la igualdad que se estaba viviendo en el Coliseum. Estudiantes recortaba distancias y el luminoso marcaba 60 a 54. Entraban los equipos al último cuarto con todo por decidir.

El Burgos supo controlar mejor el último cuarto, e hizo gala de su extraordinaria calidad ofensiva. Los de Peñarroya fueron un vendaval. Ya en el inicio del último tiempo dos triples seguidos de Benite auguraban lo que se les vendría encima a los visitantes. Aunque Cvetkovic cortaba el parcial, Burgos seguiría de dulce en el ataque y sentenciaba el partido.

Un parcial de 31 puntos a 17 acababa con la resistencia madrileña, que había hecho un gran partido hasta los últimos diez minutos del encuentro. Los madrileños suman su tercera derrota consecutiva y caen a la treceava plaza con un par de partidos más que los equipos de alrededor. Por el otro lado Burgos escala hasta la quinta plaza y tienen cada vez más cerca la ansiada copa del rey.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: