Connect with us

Hi, what are you looking for?

Andalucía

La revolución de ser útiles a la sociedad; Por Agustín Cañete

En los primeros días de un gélido año 2008 tomé una de las decisiones más transcendentales en mi vida, di un paso al frente para militar en el PSOE. Tenía la firme convicción que la socialdemocracia era la mejor forma de salvaguardar el progreso de la sociedad.

Tomé partido por el PSOE, una organización con más de 140 años que había protagonizado todas y cada una de las conquistas sociales alcanzadas por nuestro país. Un proyecto socialdemócrata que había sido capaz de conectar con la sociedad andaluza y española para situarse a la vanguardia de los retos y anhelos de los hombres y mujeres de nuestro país. Un proyecto en constante evolución, nunca concluso que perfeccionaban cada día miles de compañeros desde su militancia anónima.

Militar para transformar, militar para hacer del PSOE un instrumento del cambio, militar para ganar, militar para revolucionar. Si al tomar la decisión de optar por una militancia política activa, opté por el proyecto del PSOE, sin lugar a duda, se debía a su enorme potencial transformador. Un proyecto que el marco democrático, desde las instituciones, había logrado hacer de nuestro país un lugar mejor.

Quería ser útil a la sociedad desde un proyecto que lo fuera. Nunca creí en la política como un fin en si mismo, sino como un elemento trascendente de transformación social. Construir una sociedad mejor es el leitmotiv que ha guiado mi militancia.

Sin embargo, el primer paso para ser útiles es saber leer el signo de los tiempos, saber evolucionar para continuar una revolución constante que hace pocos días cumplía 142 años. La triple razón del éxito de la socialdemocracia en nuestro país es saber combinar el ser útiles a la sociedad, con la escucha a esta y evolucionar con ella. En el momento en que dejemos de lado cualquiera de estos elementos, nuestro proyecto perecerá poniendo punto y final a una historia de éxitos.

Quien escribe hoy, quien a través de estas líneas piensa hoy en alto, militante socialista defendió la candidatura de la compañera Susana Díaz en las primarias socialista en 2017. Cuatro años después como miles de compañeros está convencido que el futuro del PSOE de Andalucía tiene de nombre: Juan Espadas Cejas.

Esta reflexión no es gratuita y es, sin embargo, resultado del mismo marco mental. Ser útiles, escuchar y transformar. “Cambiar para gobernar” es un alegato a la utilidad de la política como instrumento de transformación. Cambiar para volver a sintonizar con la sociedad andaluza y volver a liderar la renovación de Andalucía ante los nuevos retos que ante nosotros se abren.

El PSOE de Andalucía, el partido socialdemócrata que más tiempo había gobernado ininterrumpidamente una región, ha dejado de estar en sintonía con la sociedad. Si en el 2015 logramos que en un escenario de fragmentación política casi millón y medio de andaluces confiasen en nuestras siglas, en 2018 bajo un proyecto marcadamente personalista, medio millón de andaluces nos dieron la espalda.

¿La espalda al PSOE o la espalda al proyecto personalista que representaba la compañera Susana Díaz? En pocos meses obtuvimos la respuesta.

En abril de 2019, las y los andaluces volvieron a confiar en masa en el proyecto socialista que representaba nuestro secretario general y presidente del Gobierno, el compañero Pedro Sánchez y, en mayo, los cientos de hombres y mujeres que formábamos parte de las candidaturas municipales.

El PSOE de Andalucía, bajo el liderazgo (o hiperliderazgo) de la compañera Susana, cosechó un millón de votos. El mismo partido obtuvo 1.425.126 votos en las elecciones generales y 1.433.149 con nuestro mejor activo, el municipalismo socialista.

Tenemos 400.000 razones para replantearnos nuestro proyecto en Andalucía. La ciudadanía nunca se equivoca en las urnas, solo hay que saber leer su expresión en las urnas. Pese a que la campaña de las elecciones generales no fue cómoda para los socialistas andaluces de convicción que mirábamos al futuro, la ciudadanía nos dio un mensaje meridanamente claro al contar los votos. En la noche del 28 de abril celebré los resultados con la alegría de volver a ser útiles (quizás hubo quien no entendió esta alegría), con la responsabilidad de haber sido de nuevo depositarios de la confianza de los votantes.

Ni nos equivocamos en 2017 ni nos equivocamos ahora porque la sociedad no se equivocó votando en 2019. Sencillamente, la sociedad española y también la andaluza habían cambiado.

La moción de censura fue un revulsivo y un punto de inflexión que muchos no supieron interpretar. Las llamadas que recibí en esa semana que transcurrió entre el 1 y el 7 de junio me confirmaron que así fue. Y es que veníamos evitando una reflexión profunda sobre lo que nos había ocurrido como partido. Lo reconozco, fuimos -fui- cómplice de evitar dicha reflexión. Hace pocos días, recordaba con un buen amigo, entonces compañero con el compartía responsabilidades orgánicas en las Juventudes Socialistas de Andalucía, cómo, paseando por Jérez en 2017, me alertó de la ausencia de autocrítica tras la derrota en las primarias socialistas.

Ausencia de autocrítica que se repitió después de la derrota del 2018. He dicho bien, derrota. En un escenario de política de bloques, no gobernar es una derrota y es que, en 2018, nuestra admirada trayectoria al frente de la Junta de Andalucía se vio truncada ¿O ya no nos acordamos de la dulce noche electoral del 2012 cuando a pesar de perder las elecciones logramos contra todo pronostico conservar el gobierno de la Junta de Andalucía?

Es el momento de ser lo suficientemente inteligente como para volver a leer el signo de los tiempos, es el momento de volver a ser útiles, es el momento de pedir perdón.

Pedir perdón porque en aquellas primarias nos prestamos a abrir heridas que han tardado años en cicatrizar. Nos equivocamos en 2017 y no podemos permitirnos ese error de nuevo. El 14 de junio desde la trinchera del socialismo andaluz, desde una necesaria unidad habrá que seguir defendiendo la fraternidad, la igualdad, la justicia social y la libertad frente a la ultraderecha y la derecha ultra que hoy gobierna nuestra tierra.

Pedir perdón por haber antepuesto los personalismos a un proyecto colectivo, pedir perdón prestar demasiada atención a nuestro anterior y no haber sido capaz de ejercitar una escucha activa hacía la sociedad. Perdón por haber dejado de ser útiles.

El 13 de junio las y los socialistas nos encontramos ante un proceso inédito, pero en un contexto que no debía ser novedad. El relevo de los compañeros Plácido, Escudero, Borbolla, Chaves y Griñán formó parte de la normalidad democrática de nuestro partido, un partido que no quería dejar de evolucionar. Quizás la falta de generosidad sea la novedad que nos lleve a un proceso único y nada sencillo.

Estas primarias son la oportunidad para superar el derrotismo de aquel 2 de diciembre cambiando una dinámica ya agotada. Es el momento de recuperar un liderazgo propio desde Andalucía que vuelva a tener mucho que decir el proyecto federal del PSOE. Es el momento de apostar por un PSOE unido y fuerte que mira con esperanza al futuro de nuestra tierra. Es el momento de volver a ser útiles para las y los andaluces.

Ser útiles debe ser algo más que un bonito lema, ser útiles es una imperiosa necesidad. El 14 de junio las y los andaluces nos están esperando, esperan nuestro liderazgo y nuestras respuestas. Y es así porque las gentes de Andalucía empiezan a sufrir en primera persona la gestión del gobierno andaluz de derechas. Nos están esperando, pero es necesario estar a la altura de las circunstancias.

Sepamos estar a la altura de lo que demanda la Andalucía del 2021. Una Andalucía inteligente y exigente que debe hacer sentirnos orgullosos porque la Andalucía del presente es obra y fruto de los gobiernos socialistas que han cimentado las últimas décadas de nuestra tierra. 

Porque el pensamiento no puede tomar asiento, recuperemos la ilusión en Andalucía, recuperemos la ilusión con Andalucía. Conquistemos la esperanza de volver a ser útiles para Andalucía. Cambiemos para volver a gobernar.

Agustín Cañete Carmona
Sevilla, 1989. Siempre ha tenido inquietudes en la defensa de los valores progresistas y de los derechos civiles. Actualmente, trabaja en el ámbito de la gestión municipal. Cursó estudios en Ciencias Económicas y actualmente completa su formación en el Grado de Gestión y Administración Pública de la Universitat de Barcelona. Durante su militancia en las Juventudes Socialistas desempeñó responsabilidades al frente de la Secretaría General de las JSA Sevilla y como Secretario de Organización de las Juventudes Socialistas de España. Actualmente, es integrante de la Comisión Ejecutiva Provincial del PSOE de Sevilla y Secretario de Política Municipal y Portavoz en la Junta Municipal de la Agrupación Local Socialista en Alcosa, Sevilla Este y Torreblanca.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

A %d blogueros les gusta esto: