Connect with us

Críticas

‘Normal People’ y ‘Pure’, las series intimistas que no te debes perder

Published

on

Normal People y Pure

El amor de dos jóvenes en su paso del instituto a la universidad o las aventuras en Londres de una veinteañera con pensamientos intrusivos.

Quizá hayan sido los meses que hemos pasado encerrados en casa, la falta de contacto físico con los demás por las distancias de seguridad o el tiempo que hemos tenido solos para autoanalizar nuestros sentimientos y pensamientos. Lo que está claro es que nos hemos vuelto unos «sensibleros» últimamente y las series de moda lo demuestran.

Por un lado, Normal People, que ahonda en los traumas y problemas personales que hacen que las relaciones no sean perfectas. Y, por otro, Pure, una apuesta ya bautizada por muchos como la «pequeña Fleabag«, que nos lanza dentro de la vorágine mental de una joven de pueblo que huye de todo lo que conoce para descubrirse a sí misma y al trastorno que padece. Pero, exploremos cuáles son todos los motivos por los que no las puedes dejar pasar.

Normal People, una analogía entre el amor y el desamor

Las actuaciones soberbias de Paul Mescal (como Connell) y Daisy Edgar-Jones (como Marianne) son una de las fuertes bazas de este drama de producción irlandesa. De la mano de estos personajes, la serie explora las diferentes etapas de cualquier amor adolescente, pero con las circunstancias particulares de Connell, un chico que no termina de encajar en el grupo popular de su instituto, y Marianne, una joven aparentemente antisocial y discordante que se convierte en el centro de las burlas del grupo de Connell.

La construcción psicológica de ambos personajes tiene su sustento en la novela homónima de la escritora y guionista irlandesa Sally Rooney, la cual le ha convertido en éxito superventas del New York Times y ganadora del premio a Novela Irlandesa del Año (Irish Novel of the Year).

Normal People

Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal como Marianne y Connell. Fuente: BBC Three.

Localizaciones de ensueño

No solo los personajes protagonistas de la serie son los que la hacen brillar, ya que sus localizaciones también son capaces de enganchar y tele-transportar al espectador a cada uno de los lugares por los que Marianne y Connell transitan durante su crecimiento personal de adolescentes a adultos. Así, la serie comienza este recorrido en el pueblo de nuestros protagonistas, la ficticia «Carricklea», cuyos escenarios corresponden en realidad al Condado de Sligo, situado al noreste de Irlanda. Más tarde, también podemos pasear con ellos por los pasillos de la aclamada universidad a la que acuden, la Trinity College de Dublín.

Y no queda ahí, pues Marianne nos lleva hasta la ciudad sueca de Luleå durante su Erasmus e incluso nos permite acompañarles en sus vacaciones de verano a la casa de la familia de esta en Trieste, una ciudad del noreste italiano. La serie, original de Hulu en colaboración con la BBC, ya está disponible en el catálogo de Starz Play desde el pasado 16 de julio. Eso sí, disfrutadla despacio porque son solo 12 capítulos sin segunda temporada.

 

Pure, una apuesta audaz y pionera sobre los trastornos mentales

De dos personajes de algún modo predestinados a estar juntos, pasamos a la inicialmente solitaria historia de Marnie (Charly Clive), una joven de 24 años que huye de su vida en el pequeño pueblo escocés donde vive con sus padres para adentrarse en la alocada vida londinense sin ningún plan concreto. ¿El motivo de su fuga? Marnie lleva teniendo que lidiar con pensamientos intrusivos de carácter sexual desde incluso antes de la adolescencia: «alucinaciones» con gente desnuda, orgías, insinuaciones sexuales y toda clase de escenas explícitas.

Todo había sido relativamente soportable para ella hasta el día de la celebración del aniversario de sus padres, cuando durante el discurso que recita para ellos, tiene una de esas terribles visiones orgiásticas que incluye a todos los asistentes. El hecho de que su familia aparezca en sus «visiones» por primera vez colma el vaso de la paciencia de Marnie, que busca en Londres la solución a sus problemas.

Pure

Charly Clive como Marnie. Fuente: Channel 4.

Basada en una historia real

Una de las mejores cosas de esta comedia dramática, además de su apuesta por un tema a veces arriesgado como son los trastornos mentales, es que la historia de Marnie se basa en nada más y nada menos que en la de una de las guionistas de la serie, Rose Cartwright. Esta sufrió la misma patología que padece Marnie: un tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) denominado «Pure O», responsable de esos pensamientos intrusivos sexuales. De esta forma, la historia de Rose Cartwright se dio a conocer por primera vez cuando ella misma escribió una pieza para el periódico The Guardian en 2013, que le llevaría más tarde a publicar una novela titulada igual que la serie, en la que hablaba sobre su condición y su experiencia tratando de enfrentarla mediante diferentes psicoterapias.

El éxito de la novela sería el impulso que le faltaba para dar a su historia una adaptación televisiva, eligiendo a Charly Clive como protagonista. Una actriz que destaca no solo por sus capacidades interpretativas, las cuales ya le han llevado a ser nombrada como una de las Estrellas de la pantalla del futuro (Screen Stars of Tomorrow) en 2018, sino también por su particular forma de enfrentarse a su tumor cerebral, al cual ha bautizado como «Britney» y el cual la ha inspirado para escribir e interpretar una obra de teatro cómica. Como creo que os he dado suficientes motivos para verla, ya podéis pasaros por el catálogo de Filmin y ver sus seis capítulos en apenas una tarde.

Chica de nombre, ideas y pasiones raras. Amante del arte en todas sus formas. Periodista y lo que surja.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: