Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Se cumplen 90 años de proclamación de la Segunda República

España celebra el 90º cumpleaños de la Segunda República.

España se acostó monárquica un 12 de abril de 1931 y se despertó republicana el 13, así se lo comunicó a la prensa el mismo día el entonces presidente del Consejo de Ministros, el almirante Aznar-Cabañas (1860-1933). Mientras, la bandera republicana se posaba en los balcones. Las elecciones municipales del domingo 12 ofrecieron un resultado desastroso para los partidos monárquicos  y conservadores en las grandes ciudades y el Gobierno y la Corona entendieron que una gran parte del país ya no les respaldaba. Alfonso XIII, avergonzado y corrupto, abandonó el país en la misma noche del 14. Tres días después, el diario ABC publicó un comunicado de su parte: «Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo”.

España celebra el 90º cumpleaños de la Segunda República.

De esta manera, y sin actos de violencia se proclamó la Segunda República. Si bien, Alfonso XIII contaba con que las elecciones le ayudarían a recuperar la confianza en su pueblo después de la decaída dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) y de Dámaso Berenguer (1930-1931), el resultado fue el opuesto en un país ahogado en la más cruda decadencia. El resultado era claro, las elecciones se habían convertido en un plebiscito sobre la monarquía española: la población votaba a favor o en contra de seguir teniendo un rey.

Los resultados supusieron una gran derrota para la Corona, ya que los partidos monárquicos solo ganaron en 9 capitales de provincia: Ávila, Burgos, Cádiz, Lugo, Orense, Palma de Mallorca, Pamplona, Soria y Vitoria. En las otras 41 provincias, con Barcelona y Madrid a la cabeza, se impusieron los votos a favor de un sistema republicano. Salud y República. 

De esta manera, el rey Alfonso XIII, al ver que no tenía los apoyos suficientes ni de los dirigentes políticos ni del pueblo español, decidió abandonar el país pero sin abdicar formalmente y se trasladó a París y luego a Roma. Y ese fue el comienzo del fin de una etapa negra y de desencanto.

A día de hoy, la proclamación de la Segunda República se considera un acontecimiento crucial para entender la historia contemporánea de nuestro país, tal y como se explica en diferentes libros de los más ilustres historiadores de nuestro tiempo como Ángel Viñas o Paul Preston, ya que supuso el fin de la monarquía borbónica y puso de manifiesto la existencia de las “dos Españas socioeconómicas”: un entorno rural todavía mal comunicado y retraso en la era industrial respecto al resto de países y con altos índices de analfabetismo, y unos núcleos urbanos cada vez más poblados, industrializados y actualizados donde vivía la pequeña burguesía.

Primer Bienio (1931-1933). Un hombre llamado Azaña.

Carta de abdicación del Rey Alfonso XIII.

Así comenzó todo. El 9 de diciembre de 1931 se aprobó la Constitución de la República Española, la primera que reconocía el sufragio universal y el derecho de las mujeres a votar. El político y periodista Manuel Azaña (1880-1940), y actualmente enterrado en Montauban —todavía en el exilio— fue nombrado presidente del gobierno y el abogado y jurista Niceto Alcalá-Zamora fue elegido presidente de la República.

Durante esta primera etapa (1931-1933), se llevaron a cabo reformas políticas para reducir la influencia de la Iglesia Católica sobre los poderes del estado, se aprobaron leyes sociales como la del divorcio y se mejoraron las condiciones laborales de los trabajadores. Asimismo, dicho gobierno puso en marcha una reforma educativa para reducir las cifras de analfabetismo, que afectaba en torno al 30% de la población, sobre todo en el ámbito rural, y se previó la construcción de una gran cantidad de escuelas públicas. Se impulsaron las “misiones pedagógicas”, un proyecto educativo vinculado a la Institución Libre de Enseñanza (ILE) que promovía el saber y la cultura popular entre los distintos pueblos y territorios de España. Los avances eran notables y una España nueva se alzaba con la victoria intelectual.

Otra gran reforma (1933-1935) fue la Ley de la Reforma Agraria, que consistía en la expropiación de grandes fincas que no estuviesen cultivadas directamente por sus propietarios a cambio de una indemnización. El objetivo era acabar con la desigualdad social que existía, principalmente, en el sur de España. Y esto, no hizo gracia a los propietarios de grandes tierras y latifundios.

Segundo Bienio (1931-1933). Tres presidentes al frente del poder.

La segunda etapa de la república comenzó con las elecciones general de 1933 en la que el sufragio femenino participó por primera vez en España.

La segunda etapa de la república comenzó con las elecciones general de 1933 en la que el sufragio femenino participó por primera vez en España. Este periodo es conocido como bienio negro o conservadores el que algunos los partidos de derecha ganadores apoyaban la república o la vuelta de la monarquía.

Alejandro Lerroux, líder del Partido Republicano Radical (PRR), y para ello necesitó el apoyo de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), una coalición política de partidos católicos y de derechas. Este convenio benefició principalmente a la Iglesia y a los grandes latifundistas.

Este periodo de inestabilidad favoreció a los enfrentamientos continuos entre socialistas, republicanos, anarquistas y grupos de centro-derecha. Las huelgas de 1934, los encarcelamientos y la represión policial provocaron la dimisión de Lerroux, delegando el gobierno en el abogado Ricard Samper.

Tercer Bienio (1931-1933). La coalición del Frente Popular.

Manuel Azaña lideró la formación del Frente Popular.

Después de dos años de gobierno de centro-derecha, el republicano Manuel Azaña lideró la formación del Frente Popular, una suma de partidos de izquierdas para hacer frente a los partidos de derechas más recalcitrantes. Esta coalición agrupaba tanto a socialistas como a republicanos y comunistas, y entre ellos, los siguientes partidos: Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Comunista de España (PCE).

El 16 de febrero de 1936, se celebraron otra vez elecciones, las terceras convocadas durante la Segunda República y también las que más participación tuvieron: un 72,9% del censo acudió a las urnas. La victoria del Frente Popular fue ajustada, pero debido a la ley electoral la pequeña diferencia de votos se tradujo una mayoría absoluta de escaños en las Cortes.

Las desavenencias políticas y la división interna de aquellos partidos, tanto de derechas como de izquierdas, hizo que aumentase la violencia en las calles, con jornadas de huelga y protestas. El clima de tensión era cada vez más grave y la población empezó a criticar al Frente Popular por no ser capaz de mantener el orden público. La Iglesia Católica y los medios de comunicación conservadores apoyaron este discurso sobre el desorden y el caos social.

El asesinato de José Calvo Sotelo, ministro durante la dictadura de Primo de Rivera y uno de los políticos más críticos con el gobierno republicano, enfureció a los partidarios de derechas y sirvió de aliciente para la conspiración militar y el golpe de estado de 1936. 

La Guerra Civil (1936-1939). Antes morir que cerrar los ojos.

Guerra Civil española (1936-1939)

El 17 y 18 de julio de 1936, las tropas militares españolas que se encontraban en África —entre las que se encontraba Franco— se alzaron contra el gobierno de la Segunda República. Este golpe de estado tenía como objetivo deponer al gobierno progresista del Frente Popular. Fracasó, pero fue el detonante de la Guerra Civil española (1936-1939).

El conflicto se alargó hasta 1939 y enfrentó a dos bandos: el bando nacional, instigador de la revuelta y liderado por el general Francisco Franco, y el bando republicano, que defendía el gobierno democrático que los militares querían derrocar.

Desde el punto de vista internacional, los demócratas españoles no solo fueron abandonados a la deriva tras el Pacto de Londres de 1936, también España se convirtió en el campo de tiro de pruebas de los nazis alemanes, que probaron los aviones de la legión Cóndor con los diferentes pueblos del país, incluido el de Guernica en 1937.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

En vista del gran éxito alcanzado por Autoterapia en poco más de dos semanas, analizamos las canciones del nuevo disco de IZAL Anunciábamos en...

A %d blogueros les gusta esto: