Actualidad Política

Santi Vila y el escozor independentista

El pasado sábado tuve la oportunidad de presenciar en directo los parlamentos de la manifestación “L’autodeterminació no és delicte” desde la tarima de periodistas enfrente del escenario situado en la Gran Vía de Barcelona. Allí escuché cómo Gabriel Rufián clamaba por la libertad de los 11 “presos políticos”. Noté que se dejaba a uno… Que yo supiera, estaban juzgando a 12 personas en el Tribunal Supremo.

Hoy, escuchando el resumen de la jornada matinal del juicio, lo he entendido todo. El duodécimo nombre, aquél que obvió Rufián, el Judas del “prusés”, era Santi Vila, el ex conseller de Empresa y Conocimiento. Santi Vila es aquél tipo que te dice las cosas tal y como son, aunque duelan. Y vaya si duelen. “El referéndum mutó y se transformó en una manifestación política”; “Si fuera ahora haríamos las cosas de otra manera”; “… somos aprendices de mago ante las redes sociales” o “algunos pensábamos que debíamos ser el Gobierno de todos” han sido solo algunas de las perlas de Vila que más han mosqueado a los independentistas en la declaración del encausado hoy ante la sala del Supremo presidida por el juez Marchena

Pero lo que más les molesta a los independentistas no es que Santi Vila cante las verdades que no quieren oír, lo que más les resquema es que Vila se vaya a librar de la cárcel. Paradójicamente, para algunos independentistas todos los enjuiciados por la causa del procés son presos políticos, menos Santi Vila, que según ellos es un político preso. El relato trampa vuelve a caer por su propio peso: ahora aquél que presuntamente menos delitos ha cometido, es aquel que más pena merece. Y simplemente por ser un “traidor” o, el término que siempre brota de los diccionarios de la República Catalana, un “botifler”.

Algunos incluso se han cebado con el pobre Santi Vila en las redes sociales tachándolo de “sabandija asquerosa”, “rata de cloaca inmunda que no merece ni oxígeno” o “desgraciado”. Varios de estos usuarios de Twitter no han perdido la oportunidad de pedir el ingreso en prisión de Vila y de acusarlo de alta traición, grave delito tipificado en el CP, recordándonos al feroz Casado hace dos semanas arremetiendo contra el «felón» Sánchez.

El relato independentista vuelve a flaquear. Muchos de aquellos que claman por la libertad de los “presos políticos” quieren que Santi Vila se pudra en prisión simplemente por el hecho de haber sido una persona cuerda, que cuando vio que el procés se iba al garete con la DUI, actuó con inteligencia y se bajó del barco que finalmente acabaría despeñándose el 27-O. Esto demuestra que para muchos, en el “dosier del buen secesionista”, solo es válido, aceptado y legítimo aquél que piensa como él y que aquél que se desvíe de su marco mental independentista, que se atenga a las consecuencias. Y sí, tristemente, las consecuencias son las mismas contra las que ellos catequizan: prisión y escarnio público. Santi, sé fuerte.

Síganme en @sergialex22 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @TimeJustOficial, en www.facebook.com/timejustoficial o en nuestro Instagram: timejustoficial.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: