Inicio Actualidad La estrategia de Ciudadanos provoca su mayor crisis

La estrategia de Ciudadanos provoca su mayor crisis

0

La estrategia de Ciudadanos provoca su mayor crisis política e interna. #LaCulpaesDeCiudadanos incendia las redes.

Los últimos pasos de Albert Rivera, líder de Ciudadanos, parecen -o no entenderse entre los españoles- causar un profundo rechazo en ambos bloques ideológicos de izquierda y derecha. Albert Rivera sigue negando en cada una de las intervenciones que realiza él o algún miembro de su partido, especialmente la portavoz de la Ejecutiva, Inés Arrimadas, que los votos de Ciudadanos vayan a facilitar con su abstención la investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, aseguró en una entrevista ofrecida a Telecinco que mantenía “la puerta abierta a Ciudadanos”, a pesar de que Rivera se haya negado incluso a asistir a la reunión en La Moncloa que Sánchez le solicitó la semana pasada.

En el aspecto de la izquierda y centro-izquierda esto ha sido especialmente criticado, ya que la abstención de Ciudadanos le otorgaría al PSOE mayoría absoluta y haría innecesaria la abstención de ERC. Algo que no implicaría que Rivera tuviera que pactar un programa de gobierno explícitamente con los socialistas, que se apoyarían realmente en los votos de Unidas Podemos, evitando así con esta acción que Pablo Iglesias pudiera entrar en el Consejo de Ministros, algo que en principio Ciudadanos querría evitar.

La estrategia de intentar aislar al PSOE, y sobre todo a Sánchez, parece haber sido avalada por las urnas el pasado 26A, ya que una de las máximas del planteamiento de Ciudadanos era sumar contra Sánchez. El problema es que parece intentar olvidar y ocultar que la suma de Partido Popular y Ciudadanos es insuficiente, por lo que necesita a Vox, con el que se niega a firmar ningún tipo de acuerdo que revele sus pactos. Solo la aprobación del inicio de la tramitación parlamentaria de los Presupuestos de Andalucía han conseguido que Ciudadanos se atreva a verse relacionado institucionalmente con el partido de Santiago Abascal.

La votación en contra de Vox al candidato popular a la Presidencia de la Región de Murcia puso el foco en la negación de los naranjas a  firmar un acuerdo a tres bandas, pero las redes se han volcado para acusar a Ciudadanos de veleta, ya que no permite la gobernabilidad sea cuál sea el signo político, a pesar de que es clarividente la relación que le une con Vox.

La estrategia de Ciudadanos -o quizás falta de ella-  ha provocado la dimisión de su gurú económico, Toni Roldán, y el malestar dentro de sus votantes que perciben el indiscriminado abrazo a Vox.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.