Inicio Actualidad Cáceres: El socialista Luis Salaya se convierte en alcalde

Cáceres: El socialista Luis Salaya se convierte en alcalde

0
Sesión de Constitución del Ayuntamiento de Cáceres.

En Cáceres todo estaba abierto hasta bien entrada la noche. Finalmente, Luis Salaya, candidato socialista, ha sido investido como alcalde de la ciudad.

El camino hasta llegar a las elecciones municipales que determinarían el signo de la alcaldía de Cáceres fue complejo. Por una parte, el Partido Popular, tras cierta polémica, imponía a Elena Nevado como cabeza de lista al ayuntamiento. A última hora decidían cambiar al alcaldable. Finalmente, Rafael Mateos se convertía en el caldidato a la alcaldía de los populares. Elena Nevado ponía rumbo a la Asamblea de Extremadura y no entraba en las listas municipales.

El PSOE afrontaba una reestructuración de su grupo municipal: la marcha de Belén Fernández al Congreso obligaba a hacer algunos cambios. Se producía una renovación, entrando figuras independientes como Fernanda Valdés y miembros de Juventudes Socialistas. La continuidad con el proyecto de la legislatura anterior lo representaban Andrés Licerán, María José Pulido y el candidato a la alcaldía, Luis Salaya.

Ciudadanos también registraba cambios. Cayetano Polo ponía rumbo a la Asamblea de Extremadura y Francisco Alcántara lucharía por ser el séptimo alcalde de la democracia de Cáceres. Vox, por su parte, se presentaba por primera vez a estas elecciones, con Teófilo Amores como candidato. Unidas Podemos registraba una mayor continuidad, al no cambiar en profundidad su programa municipal, con Consuelo López encabezando la candidatura.

Los resultados electorales arrojados en Cáceres tras el 26-M daban un vuelco electoral: volvía a ganar el PSOE en la ciudad tras 32 años de victoria popular. Los socialistas mejoraban sus resultados, y lograban 9 concejales. El Partido Popular sufría un fuerte batacazo, reduciendo sus votos. Los conservadores conseguían siete ediles. Ciudadanos también mejoraba sus resultados, con cinco concejales. Podemos lograba aumentar sus apoyos, hasta los tres ediles. Finalmente, VOX lograba entrar con un concejal.

El PSOE volvía a ganar en Cáceres tras 32 años

El panorama postelectoral no era sencillo. Los cinco diputados de Ciudadanos eran claves para decantar la alcaldía de un signo u otro, pues por una parte el bloque de la izquierda no llegaba a la mayoría absoluta, pero el trío PP-C’S-VOX sobrepasaba la cifra de 13 concejales.

Las negociaciones se desarrollaron de forma intermitente durante dos semanas. Por una parte, Salaya tendía la mano a Ciudadanos para formar un Gobierno de Coalición que ofreciese estabilidad a Cáceres. Por otra parte, Rafael Mateos no se cerraba a nada, y VOX le ofrecía su apoyo de forma desinteresada.

Pero ayer fue el día más intenso. A primera hora de la mañana, Salaya confirmaba el preacuerdo con Ciudadanos. El PSOE le cedía la primera teniencia de alcalde y cuatro concejalías en tres áreas. Poco después, el Coordinador de Ciudadanos en Extremadura, Cayetano Polo, confirmaba que todo estaba abierto. A lo largo de la tarde íbamos conociendo la propuesta de turnismo entre Ciudadanos y el PP: Dos años sería alcalde Rafael Mateos, y los otros dos, Francisco Alcántara.

La inquietud en filas socialistas aumentaba y VOX pedía una concejalía para apoyar el ejecutivo popular. Las negociaciones acabaron bien entrada la madrugada, cuando ambos partidos se levantaron de la mesa sin llegar a un acuerdo. Fue entonces cuando la formación naranja afirmó que se abstendría, lo que le daría la alcaldía al PSOE.

Ayer aún no había nada cerrado

El salón de Plenos del Ayuntamiento de Cáceres se quedó pequeño para la ocasión. Diez minutos antes de las once, los ediles electos entraban al salón, y unos minutos antes comenzaba la constitución de la corporación municipal. Arrancó con la lectura del artículo de la LOREG que rige el procedimiento. Se nombró para ello una mesa de edad. Formaron parte la concejala más joven, Paula Rodríguez (PSOE) y el más mayor, Teófilo Amores (VOX). Acto seguido, se proclamaron los concejales y comenzó el juramento.

Luis Salaya fue el primero. Los miembros del grupo socialista usaron la fórmula de la promesa, mientras que los populares juraron el cargo, como también hicieran los miembros de Ciudadanos y el edil de VOX. Sin embargo, los concejales de Unidas Podemos prometieron su cargo, por “imperativo legal”, con lealtad al rey. Además, Raúl Iglesias, uno de sus concejales, con camiseta republicana, arrancó su juramento con la siguiente frase “Sin renunciar a mis valores republicanos”. A las 11:20 la corporación municipal ya estaba constituida.

Acto seguido se leyó el artículo 196 de la LO que rige la elección del alcalde. Se presentaron entonces cuatro candidatos: Luis Salaya (PSOE), Consuelo López (Unidas Podemos), Rafael Mateos (PP) y Teófilo Amores (VOX). El método de votación se produjo mediante mano alzada, rechazando la votación secreta. El candidato socialista recibió nueve apoyos, Rafa Mateos, 7, Consuelo López, tres, y Teófilo Amores se votó a sí mismo. La abstención de Ciudadanos le dio la alcaldía a Luis Salaya, que a las 11:24 ya era proclamado alcalde.

Luis Salaya fue proclamado alcalde por mayoría simple

El ya alcalde socialista volvía a elegir la fórmula de la promesa del cargo, recibiendo el bastón de mando de manos de Teófilo Amores, presidente de la Mesa de Edad. Comenzaba su discurso agradeciendo a todos los que presenciaban el acto, y reconociendo que no tenía un discurso preparado por miedo a no usarlo, pues “han sido unos días duros y las últimas 48h han sido muy intensas”. Continuaba haciendo referencia a la nueva generación de políticos municipales, a los que le decía que “no hay nada más importante que el progreso de la ciudad” y hacía referencia a la necesidad de entendimiento.

Su discurso tornó a la memoria histórica. Recordó a anteriores alcaldes, además de Antonio Canales, alcalde socialista que fue ejecutado en la Guerra Civil. Además, afirmó que le debemos respeto a anteriores concejales, y que el sitio en el que están lo ocupan gracias a que muchas personas luchó y murió para que hubiese democracia, mereciendo el respeto de los presentes. Además, recordando a los ciudadanos trabajadores, hizo especial hincapié en las cacereñas silenciadas por ser mujeres, de todos los ámbitos.

Para finalizar, dijo que había que poner a Cáceres donde debe estar, poniendo su voz para que se escuchase lejos. Volvió a llamar a la unidad, recordando a los ediles que los han elegido todos, sin hacer distinción de barrios. Además, acabó pidiendo trabajo duro, confianza en las oportunidades, y respeto a quienes trabajan en el ayuntamiento. A las 11:34 finalizó el acto. Luis Salaya era así proclamado alcalde, el séptimo desde la instauración dela democracia en Cáceres, y el cuarto socialista, tras Juan Iglesias Marcelo, Carlos Sánchez Polo y Carmen Heras Pablo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.