Inicio Deportes Su majestad: Chimy I de El Sadar

Su majestad: Chimy I de El Sadar

0
El Chimy Ávila celebrando el gol de la victoria ante el Villareal en El Sadar. Fuente: @CAOsasuna

El delantero de Osasuna está siendo uno de las sensaciones del equipo en este inicio de temporada. Gracias a su entrega en el campo se ha ganado a la afición rojilla que ya ve un gran líder en el argentino.

Ezequiel, “El Chimy”, Ávila fichó por el Club Atlético Osasuna el pasado 1 de julio. Pamplona se preparaba para su semana más importante del año y el fichaje del argentino llegó casi como un regalo pre-sanferminero. 2,7 millones de euros pagó el club por el que fue una de las sensaciones del Huesca el año de su descenso a segunda división. Un rendimiento que recordaba en Pamplona a la primera y última temporada de Sergio León en el club rojillo. Jugadores que con el barco hundiéndose son capaces de darlo todo por su tripulación y destacar en aguas movidas.

Ávila se gana a la afición

El Chimy, ya a las órdenes de Jagoba Arrasate, no tardó en demostrar que su gran temporada 18/19 (10 goles y 2 asistencias) no habían sido un espejismo. Si bien los partidos de pretemporada de Osasuna fueron algo mediocres, el Chimy puso sobre la mesa todo su compromiso y entrega en el campo y se metió pronto a la afición en el bolsillo. Se ganó la titularidad en la Jornada 1 ante el Leganés y transformó la confianza depositada en él en un golazo desde fuera del área en el minuto 75, que daba la victoria a Osasuna en su regreso a primera.

Osasuna anunciaba oficialmente el fichaje del Chimy Ávila procedente del San Lorenzo el 1 de julio de 2019. Fuente: osasuna.es

En las ocho jornadas jugadas hasta el momento, el número 9 de Osasuna, ha jugado en absolutamente todos los partidos (638 minutos) y solo fue suplente en la única derrota del equipo ante el Real Madrid; partido en el que Arrasate hizo muchas rotaciones. Es junto a Estupiñán, el único de los once fichajes veraniegos de Osasuna que ha disputado minutos en todos los encuentros.

Pura intensidad

Esas primeras jornadas han servido para presentar oficialmente al jugador a los despistados que aún no le conocieran: Un delantero con gran remate lejano, potencia física, buen juego aéreo (pese a sus 1,72 metros), calidad técnica, inteligencia táctica, coraje…y muy muy intenso.

El aspecto en el que más ha destacado el ex del Huesca es sin duda en esa intensidad con y sin balón. Su juego de presión tiene un mensaje claro: “no me doy un balón por perdido”. Verle correr por todo el frente de ataque y en ayudas defensivas, es motivo de orgullo para la afición de El Sadar que siempre a idolatrado a este tipo de guerreros.

Cuando El Comandante Ávila conduce con el balón lo hace con la convicción del delantero-centro hambriento. Incluso en las situaciones más complicadas el atacante argentino visualiza el balón dentro de las redes. Y es ese hambre, unido a su velocidad y descaro, es el arma ofensiva más importante del conjunto navarro en lo que llevamos de temporada.

El Chimy Ávila celebrando el gol de la victoria ante el Leganés en Butarque. Fuente: osasuna.es

Atascado de cara a puerta

Pese a estrenarse pronto como goleador osasunista en aquel partido en Butarque, el gol se le estaba atascando en el resto de las jornadas al de Rosario. Valladolid, Betis y Levante, entre otros, vieron peligrar su portería en ocasiones muy claras para el Chimy que no acababa de culminar. Su participación ofensiva era activa y comprometida (asistió a Robert Ibáñez en Valladolid para el empate) pero su falta de efectividad se hizo latente en los metros finales.

El partido ante el Villareal en El Sadar (Jornada 8) parecía un partido más del Chimy con muchísima entrega pero poco acierto. En la segunda parte, con 1-1 en el marcador, El Comandante se escapó solo hacia la portería rival y con todo a favor en el mano a mano, decidió mal y Asenjo despejó a corner.

La afición rojilla, lejos de desesperarse, animó si cabe con más entrega a su número 9, que pocos minutos después acabó dando la victoria a su equipo con un disparo cruzado. El Chimy se reencontraba con el gol para dar la primera victoria a Osasuna desde Leganés. Por ahora, partido en el que marca el argentino, partido en el que los navarros se llevan los tres puntos.

El Chimy Ávila celebrando el gol de la victoria ante el Villareal con su afición. Fuente: @CAOsasuna

El propio Ávila, tras el pitido final, dejaba claro la importancia del gol: “El gol fue un desahogo porque siempre digo que los nueve vivimos de eso”. Las próximas jornadas dirán si el tanto ha servido para desatascar la pólvora y si a toda la entrega y sacrificio del Chimy le podemos sumar una gran efectividad.

Una pareja perfecta

El Chimy Ávila y Osasuna parecen haber cuajado una de las parejas de lo que va de Liga Santander. La dirección deportiva parece haber acertado tanto con el argentino, como él al haber elegido El Sadar como destino entre sus muchas ofertas. Su juego de entrega, intensidad y garra, no solo casa a la perfección con el carácter rojillo, sino que está siendo un reflejo de la actitud de toda la plantilla en su regreso a primera.

Afición, cuerpo técnico y jugadores se rinden ante el comandante de un barco llamado Osasuna. El Chimy está al mando y todos ven en él el líder que el equipo merece. El próximo viernes Osasuna visitará Los Cármenes tras el parón de selecciones y lo hará con el 9 al frente, su majestad: Chimy I de El Sadar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.