Connect with us

CD Mirandés

Mirandés 0-1 Real Sociedad: Los txuri-urdines vuelven a soñar con llevarse la copa 32 años después

Published

on

Un gol de Oyarzabal de penalti apaga el sueño del Mirandés. La Real Sociedad vuelve a una final de Copa del Rey después de más de treinta años.

Durante la semana previa al partido todo apuntaba que sería un encuentro cargado de emociones, y no fue para menos, en Anduva se respiraba un ambiente que nos hacía remontar a la temporada de 2012, cuando el conjunto rojinegro soñó con derribar a todo un Athletic Club también en semifinales.

Esta vez la afición local volvió a hacer de su estadio un fortín, con el objetivo de tumbar a otro Primera y hacer historia. Por otro lado, la Real Sociedad hacía de visitante pero no estaba sola, más de 5.500 almas txuri-urdines -muchos de ellos sin entrada- invadieron Miranda de Ebro para arropar a los suyos en un camino que les llevaría a una nueva final copera.

Imagen

Recibimiento de la afición del Mirandés a sus jugadodres | @CDMirandes

Una eliminatoria que era cuestión de fe para el Mirandés

Sobre el césped pudimos ver a un Mirandés que en los primeros compases se lo creía. Sabían que la primera media hora iba a ser trascendental para optar al pase a la final, ya que en todas eliminatorias jugadas en Anduva se han adelantado en los primeros treinta minutos de juego. Una formula que surgió efecto contra los tres equipos de Primera División a los que se ha enfrentado. Pero esa necesidad de adelantarse primero en el marcador no debía traducirse en imprecisiones, y optaron por una fase de tanteo que aceptó la Real Sociedad, ya que a ninguno de los dos equipos le interesaba que el partido empezase a tumba abierta tan pronto.

Durante la primera mitad no había mucha continuidad en el juego por parte de ninguno de los dos conjuntos, y daba la sensación de que con poco el Mirandés podía dar el zarpazo. Aunque el primer susto se lo llevó la afición local, después de que los jugadores de Imanol Alguacil pidiesen penalti tras un saque de esquina por posible mano.

La Real Sociedad sabía que adelantarse antes del descanso supondría un jarro de agua fría para los de Iraola, y en la recta final de la primera mitad aumentaron las líneas de presión, incluido Oyarzabal, Willian José y Januzaj. El empate en la primera mitad parecía un resultado justo, pero un error defensivo decantó la eliminatoria para el conjunto donostiarra. En una jugada donde Zaldua dobla a Januzaj por el costado derecho, el vasco realizó un centro que se dirigía al corazón del área, pero se topó con la mano de Malsa. Un error absurdo del centrocampista francés del Mirandés que no desaprovechó Oyarzabal para anotar desde el punto fatídico. El capitán vasco asumió la responsabilidad y adelantó a los suyos a sangre fría para acercarlos un poco más a la final copera.

Un penalti que fue un puñal 

En el inicio de la segunda mitad hubo otro Mirandés, les había afectado el tanto de penalti y por poco hizo el 0-2 la Real Sociedad. Tras una impresionante acción personal de Januzaj. El internacional belga hizo un recorte en seco desde el borde derecho y finalizó con un latigazo que se encontró con el travesaño, el ex jugador del Manchester United estaba siendo una vez más el mejor del partido El conjunto local sufría lo insufrible, necesitaban al menos dos tantos para forzar la prórroga.

Imagen

Disputa de un balón entre un jugador de la Real Sociedad y del CD Mirandés | @RealSociedad

Los rojinegros lo intentaban, pero el conjunto de Alguacil evidentemente era muy superior. La Real Sociedad estaba mejor posicionada sobre el terreno de juego y aprovechaban las segundas jugadas para incrementar sus ocasiones. Mientras tanto, el nerviosismo se adueño de un Mirandés que aceleraba demasiado en las jugadas que ocasionalmente tenían, ya que el domino del esférico era de los visitantes. La erreala concedía muy pocos espacios entre líneas, todos jugadores txuri-urdines se apoyaban el uno al otro en el desplazamiento defensivo, ya que en cada zona que el Mirandés poseía el balón se multiplicaban los jugadores visitantes. El compromiso defensivo de todos los jugadores de la Real Sociedad asfixiaba a los locales.

Los rojinegros le ponían casta y corazón ante un cierto bajón físico, del cual ya se quejó en la previa Iraola, ya que solo gozaron de 36 horas de descanso, mientras que la Real jugó el viernes. El conjunto burgalés apenas se asomaba por las proximidades que defendía Remiro,y el técnico local decidió jugar con tres delanteros, destacando el trabajo incansable de Matheus. El brasileño fue un dolor de cabeza para Elustondo y Le Normand, la pareja de centrales que firmó un gran partido.

La Real Sociedad vuelve a una final de Copa

El juego se relantizó gracias a una Real Sociedad que estaba más cómoda que nunca con la posesión del balón. Por si fuera poco, en cada pérdida de balón el conjunto donostiarra se siguió replegando a la perfección hasta el final. Finalizando un partido en el que apenas tuvo opciones el Mirandés, los cuales se dejaron todo y más para hacer su cuarta machada en la competición. Pero se impuso el fútbol de una Real Sociedad que fue incontestable durante los noventa minutos. Llevándose el premio que tanto anhelaban los txuri-urdines, viajar a la final disputada en la Cartuja el 18 de abril y ser uno de los equipos que formará parte de la Supercopa de Arabia Saudí.

La Real Sociedad pone el broche de oro a lo que esta siendo una temporada mayúscula. Los donostiarras vuelven a una final de Copa del Rey después de más de tres décadas. La última vez fue en 1988 de donde salieron victoriosos. Una alegría para una afición que estaba malacostumbrada a ganar títulos en 80 en la que logró dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de España. Los txuri-urdines tendrán la oportunidad de reivindicar la identidad de club grande que le corresponde.

Imagen

5.500 aficionados txuri-urdines se desplazaron a Miranda de Ebro | @RealSociedad

Ficha Técnica

Mirandés: Limones; González (Julio, 60′), Odei, Sergio, Franquesa; Malsa; Álvaro Rey (Mario Barco, 82′), Guridi, Sánchez (Marcos André, 72′), Merquelanz; Matheus.

Real Sociedad: Remiro; Zaldua, Aritz, Le Normand, Monreal; Odegaard (Guevara, 89′), Merino, Zubeldia; Januzaj, Willian José (Isak, 65′), Oyarzabal (Barrenetxea, 77′).

Gol: 0-1 M. 40 Oyarzabal, de penalti.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). TA: González (31′), Álvaro Rey (71′) y Mario Barco (82′) / Monreal (32′), Willian José (49′) y Januzaj (71′).

Incidencias: Anduva. 5.759 espectadores.

Estudiante de Periodismo | @timejustoficial 🗞️📻

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Facebook

Advertisement
Advertisement
A %d blogueros les gusta esto: