Inicio Deportes Croacia 2-0 Nigeria: La jerarquía vence al pundonor

Croacia 2-0 Nigeria: La jerarquía vence al pundonor

0

Croacia y Nigeria se veían las caras en un duelo de alta tensión dentro del grupo bautizado por muchos como “Grupo de la muerte”. El partido no siguió el guión establecido pero Croacia impuso su jerarquía para llevarse los tres puntos.

El empate entre Argentina e Islandia horas antes hacía que más miradas se clavaran en este choque mundialista. Croacia llegaba con mucha confianza y la potestad de mandar en el mediocampo, gracias a sus múltiples estrellas. Además, es considerada por muchos como una potencia en crecimiento que ya forma parte del segundo escalón mundial. La situación de Nigeria era algo más caótica, como toda buena selección africana que se precie. El eslogan “mucho físico, poco orden” la había definido durante todos estos años. Sin embargo, en Rusia se vive un relevo generacional que da lugar a la aparición de nuevas joyas nigerianas.

Con el pitido inicial ya se apreciaron declaraciones de intenciones por ambas partes. Como era de esperar, Croacia, con Modric al mando, trataba de hacerse con el dominio del balón. No obstante, en contra de lo que muchos podían pensar, Nigeria no tenía pensada darle ese beneplácito. Subieron líneas de presión y Obi Mikel y Ndidi se dedicaron a complicarle la labor a Modric. Las transiciones croatas no eran limpias pero sí que lograban cristalizar algunas. En una de ellas, Perisic gozó de un buen balón desde la frontal pero lo mandó alto.

El primer tramo del partido siguió bastante igualado. El juego de Croacia era un desolado desierto, pero en una jugada aislada se le apareció el oasis. Minuto 32, un córner a su favor es cabeceado por Mandzukic en el primer palo, este da en Etebo y entra en la portería a regañadientes. El 1-0 era un duro golpe para las aspiraciones de Nigeria.

El gol afectó a ‘Las Super Águilas‘, que se mostraron desconcertadas. La presión ya no era tan efectiva y Croacia se gustaba más. Finalmente, se marcharon con el 1-0 al descanso.

La segunda mitad mantuvo el mismo desarrollo que la primera. Nigeria realizaba un loable ejercicio de paciencia ante una Croacia que seguía sin encontrar una circulación fluida, aunque sí conseguía acercamientos peligrosos con cierta asiduidad. Kramaric estuvo desaparecido en los primeros quince minutos, por lo que Dalic lo cambió por Brozovic. Rohr, por su parte, cambió a un impotente Iwobi por Musa.

Nigería mantenía sus esperanzas intactas hasta que Ekong quiso dinamitarlas por los aires, cuando en un córner sin aparente riesgo inmovilizó innecesariamente a Mandzukic. El árbitro lo vio claro y pitó el penalti. Modric engaño a Uzoho en el lanzamiento y logró el 2-0. Croacia respiraba.

En los últimos minutos, Nigeria siguió con el empuje marcado pero esta vez más por obligación que por fe. Croacia, que ya es perro viejo en estas situaciones, contemporizó el juego de manera magistral, tanto con el balón en juego como con pequeñas pérdidas de tiempo ayudadas por los cambios de jugadores. En el descuento, Croacia tuvo la oportunidad de finiquitar con un 3-0 pero Kovacic estuvo egoísta y perdió la ocasión al intentar la jugada individual. El pitido final concluyó el reparto final de alegría y tristeza.

Los hijos de Suker‘ se llevaron la victoria pero siendo conscientes de que el margen de mejora todavía es grande. Nigeria tuvo que enfrentarse a la otra cara de la moneda. Había dado una imagen muy digna pero el fútbol fue cruel. En apenas unos días, el Grupo D estará en marcha de nuevo con los consiguientes Croacia-Argentina e Islandia-Nigeria. Las selecciones europeas parecen las que menos tienen el agua al cuello por el momento.

Alea iacta est.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.