Connect with us

Celta de Vigo

Levante 1-1 Celta: El VAR le quita la victoria a los granotas

El conjunto granota, superior durante la gran mayoría de minutos, pudo ganar con un polémico gol anulado de Dani Gómez en el minuto 91.

El conjunto granota, superior durante la gran mayoría de minutos, pudo ganar con un polémico gol anulado de Dani Gómez en el minuto 91.

La noche del lunes 26 de octubre Levante y Celta se citaban en la cerámica par disputar el último partido de la jornada 7 de La Liga. Los dos equipos venían de conseguir una racha negativa de tres partidos consecutivos perdidos y con el objetivo de conseguir salir de la zona de peligro en la que están. El respeto y el miedo eran dos factores que iban a estar presentes en el tramo inicial del partido, pero lo vivido a lo largo del partido fue diferente.

Los primeros compases del partido fueron un dominio claro pero ineficaz del Levante. Mucho juego en el centro del campo pero poca penetración en el área de los vigueses. El Celta, bien organizado atrás, se vio con la opción de poder asustar con la potencia de sus delanteros, rápidos a la hora de transitar el balón y sin ningún temor a disparar hacia puerta. El primer susto del partido fue de la mano de Aspas, que tras una buena dejada de Tapia lanzó un zapatazo que se fue rozando el larguero.

Con el paso de los minutos, el Levante volvió a controlar el partido con las posesiones largas y el cierre de Malsa, brillando en el choque de hoy. Campaña comenzaba a asomarse por el área y los desmarques a la espalda de Roger y Morales sorprendían a la zaga celeste, que conseguía despejar constantemente los arreones blaugranas. Solo un lanzamiento de libre directo del ’24’ levantinista puso en peligro la portería de Iván Villar antes del descanso. Pese a ello, el ritmo y dominio del partido lo ponían los locales, y eso se notaría nada más relanzarse el duelo.

LA ACCIÓN SE HIZO DE ESPERAR

Con la reanudación del juego y el inicio de la segunda parte, las primeras sensaciones dejaron claro que el aburrimiento y la lentitud ya no predominaban. La primera internada del Levante en el área acabaría en claro penalti de Nolito a Miramón, y el pistolero no desaprovecharía la ocasión. En el 47′, Roger Martí convertía la pena máxima con una elegante maniobra que engañó completamente al meta celeste. El gol ya se había presentado en La Cerámica y parecía que no volvería a verse, pero no. Tras el saque inicial, el Celta consagró un vendaval de ocasiones sobre la meta rival. Aitor se convirtió en dos ocasiones en el ángel de la guarda de su equipo.

Roger, goleador de la noche, caracoleando en el área rival.
Roger, goleador de la noche, caracoleando en el área rival.

Después de tres minutos del tanto local, el gol volvió a exhibirse en Villarreal. Una gran galopada por la banda de Denis Suárez que acabaría en un brillante centro fue rematado a placer por Carreira en el 51′. Volvían las tablas al marcador y renacían los viejos fantasmas de la defensa levantinista. La falta de tensión y de atención en el partido de los locales siguió haciendo mella en el transcurso del partido, cediendo la posesión a los visitantes. Paco López supo responder a lo que el choque pedía, así que no tardó en poner a Bardhi y a Dani Gómez en el campo. Con el transcurso del partido, el Celta dejó de creer en la victoria y se aferró al empate, momento en el que el Levante no supo dar un paso al frente.

En la recta final, las ocasiones volvían a destacar por su ausencia. El centro del campo era una sumisión granota sobre los vigueses, pero a la hora de terminar jugadas siempre se desperdiciaban. La entrada de Jorge de Frutos provocó que la presencia en el área rival fuese más destacada, al igual que se liberaban las bandas. Las internadas de Miramón y Clerc eran letales, pero no se llegaba a finalizar con destreza. El paso de los minutos eran un suplicio para ambos equipos, que se veían con opciones de llevarse los tres puntos.

LA POLÉMICA

Con la publicación del añadido, el Levante adelantó filas, llegando Vezo a situarse como centrocampista y amontonando gente arriba. En una jugada por la banda de Bardhi, un rebote le cayó perfecto a Dani Gómez para que, desde la frontal, batiese a Villar. El tanto subió al marcador, pero mientras lo celebraron los granotas, el VAR tenía que dar su última palabra. El colegiado anuló en un principio pocos segundos después el tanto del internacional sub21, pero desde las Rozas mandaron a Munuera Montero a revisar la jugada. Desde la cámara trasera, la acción se veía clara. El fuera de juego posicional de Roger Martí era inexistente, ya que estaba situado a una distancia prudente de la trayectoria del balón. Los granotas ya felicitaban al joven delantero su estreno en primera división. Era gol.

El caos se desata con la decisión de Munuera tras estar un minuto visualizando las imágenes: gol anulado. La indignación de los jugadores del Levante fue clara y gestualizada, pero el colegiado tenía clara la resolución de la jugada. El partido después de esto estaba visto para sentencia. El pitido final desató las demandas de explicaciones de los futbolistas, pero ya de nada servía.

Al final, reparto injusto de puntos pese al merecimiento por el juego del empate. El Celta se coloca 17º al borde del abismo y el Levante penúltimo con solo cuatro puntos. Una pena que el protagonista del partido vuelva a ser el elemento que debía pasar desapercibido. Otra vez el espectáculo se ve manchado por decisiones arbitrales.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Celta de Vigo

A %d blogueros les gusta esto: