Connect with us

Hi, what are you looking for?

Deportes

El Sevilla de Lopetegui no juega a nada

El entrenador vasco acumula críticas de una buena parte de la afición sevillista por el estilo de juego del equipo

En los tres años que lleva Julen Lopetegui en el banquillo del Sevilla, de cada cinco partidos que juega, gana tres, empata uno y pierde otro. 59% de victorias, 23% de empates y un 18% de derrotas. Es decir, es el entrenador de la historia del Sevilla que más gana y, por supuesto, que menos pierde. No voy a dar más datos porque tampoco quiero llenar el artículo de números pero podríamos llenar de estadísticas lo que vamos a intentar defender con palabras, y es que el de Asteasu es el mejor entrenador de la historia del Sevilla.

Y lo veo conveniente argumentarlo ahora, porque después de ganar una Europa League derrotando al Manchester y al Inter es algo ventajista, o tras lograr la mejor puntuación liguera de la historia del club. Se defiende ahora que muchos, no unos pocos, muchos sevillistas argumentan que el Sevilla de Lopetegui “no juega a nada”.

Y es que la crisis (¿crisis?) que atraviesa el equipo lo pilla tercero en liga, a tres puntos del líder y con un partido pendiente, siendo el equipo que menos encaja de la competición y segundos en su grupo de Champions, en el que están invictos y con una segunda vuelta por jugar con dos partidos en el feudo sevillista. Eso sí, es que el grupo “es muy malo”.

El Sevilla no juega a nada, porque el Sevilla no practica ese fútbol tan “bonito” y “espectacular” de ida y vuelta y que enamora a los “amateuristas”. Ni tampoco ese futbol tan vertical que Sampaoli denominaba como “someter” al rival. Y es que, oye, el Sevilla juega a ganar, y eso no puede ser. “No, es que Lopetegui juega a no perder”, y no pierde (casi) nunca. Y recuerden, que gana tres de cada cinco partidos. 59%.

Y es que el vasco es un entrenador que juega para ganar, no para convencer a nadie. Y este fútbol que está practicando el equipo en esta primera parte de la temporada es muy mejorable, muchísimo, pero no se equivoquen, es un fútbol que lo tiene con 17 puntos en 8 jornadas, un ritmo que lo colocaría con 81 puntos a final de temporada, 4 más que la temporada pasada, en la que se batió el récord de puntos de la historia de este club.

Pero no hemos venido a hablar de números. “No jugar a nada” significa no encajar goles, porque al Sevilla le crean muy pocas ocasiones, y cuándo se las crean, ahí está el portero, y no para poco. “No podemos depender siempre de Bono”. ¿Os acordáis lo guay y envidiable que era el Atlético de Madrid que ganaba 1-0 todos los partidos y Oblak era el mejor siempre? Que envidia “el cholismo”, pero “Lopetegui no juega a nada”.

sevillafc.es

Juega a nada, porque con Fernando, Jordan, Delaney, Rakitic, Papu y Suso no juega al correcalles. ¿A quién se le ocurre con semejantes velocistas? La plantilla del Sevilla es bárbara, espectacular, de las mejores de toda su historia. Una calidad indiscutible, pero tiene sus propias características, y ahí reside la labor del buen entrenador, el sacar provecho a sus mayores virtudes y en tratar de esconder sus peores defectos.

Y eso es lo que hace, y lo hace de forma brillante. Un Sevilla que es una roca, que apenas se descompone, sustentado por ese rombo (que no triángulo) mágico: Bono, Kounde, Diego Carlos y Fernando. Y de ahí, de esa seguridad defensiva, de ese gran porcentaje de porterías a cero, el entrenador asegura los puntos. Y va más allá de este rombo, pues el equipo trata de defender con balón, escudando a Fernando con jugadores que aportan equilibrio y buen trato de balón, como Jordan o Delaney. E incluso apostando por salir desde los laterales, principalmente por el franco izquierdo con Acuña.

Por delante de ellos quizás reside el talón de Aquiles de este Sevilla, esa tecla que a Lopetegui le queda por afinar, pues no encuentra la forma de hacer daño en tres cuartos de campo, de darle verticalidad a su juego. Ni Papu Gómez, ni Rakitic, ni un desaparecido Óscar están consiguiendo dinamitar esas eternas posesiones del conjunto sevillista. Solo chispazos de Suso, que sigue buscando su mejor versión con el paso de los partidos, y en el que quizás esté la clave de esa mordiente que el Sevilla debe generar en ataque. Y a la espera de En-Nesyri, que regresa de lesión, y que ha dado motivos más que suficientes (24 motivos para ser exactos), para confiarle el peso goleador del equipo.

Este Sevilla no gusta, ni pierde; ni convence, pero sí vence. Este es el Sevilla de Lopetegui, que va camino de seguir haciendo historia, y que con la perspectiva que nos darán los años, añoraremos como aquel Sevilla al que costaba horrores hacerle un gol, olvidándonos de a lo que jugaba, porque en este bendito deporte lo único que vale es ganar. Y lo demás, mentira.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cádiz CF

El Cádiz CF ha anunciado la incorporación del atacante Milutin Osmajic y Santiago Arzamendia, mientras que ayer se despidió de Caye Quintana que no...

Deportes

Su carrera profesional, su vida personal y su palmarés. Ancelotti vuelve al Real Madrid El pasado miércoles 2 de junio Carlo Ancelotti se convertía,...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

A %d blogueros les gusta esto: