Connect with us

Hi, what are you looking for?

Cine

‘Una niña’, el enternecedor documental de Sébastien Lifshitz

Cartel de 'Una niña'. Fuente: Good Films

El documental Una niña se estrenó en España el pasado marzo. Está dirigido por Sébastien Lifshitz y trata sobre una niña trans de 10 años.

Hace poco leí la frase «Si tocan a mi hija lo quemo todo». Se la pasé a mi madre porque ella siempre me dice que mataría a quien me pusiera un dedo encima. «Que no te quepa duda», me respondió. Y esa misma frase se me vino a la cabeza en cuanto oí a la madre de Sasha hablar sobre su hija. Una niña pone una cámara delante de una injusticia, de una lucha diaria, de un dolor. Pero también delante de una sonrisa, de una alegría tras otra, de una fuerza universal.

Una niña va sobre Sasha, una pequeña de 7 años que va a ballet, juega con muñecas y se pone vestidos de Minnie, pero le asignaron el sexo masculino al nacer. «Cuando sea mayor, seré una niña», dijo a los 3 años. Su madre lucha cada día para que la dejen serlo ya, sacando las garras y enseñando los dientes siempre que hace falta.

Denuncia y delicadeza

Sébastien Lifshitz, el director del documental, graba momentos del día a día de la familia (ver una película en el sofá, desayunar, jugar en el jardín…) y momentos difíciles surgidos como consecuencia de la disforia de género de Sasha (visitas a la psiquiatra, reuniones con los profesores, situaciones tensas…). Es una pieza brutalmente necesaria ahora que se está poniendo en entredicho qué es ser trans (¡como si negar la existencia de las personas fuese una posibilidad!). Denuncia en la pantalla las vergüenzas de un sistema violento que no reconoce a todos los seres humanos ni se preocupa por ellos. Lo hace de una manera delicada, dándole el espacio necesario a la frustración del entorno de Sasha, permitiendo que hable, que llore y que viva. Es una obra enternecedora.

Fotograma del documental ‘Una niña’. Fuente: Agat films

Expresión no siempre de palabras

En el documental no se interpela a Sasha directamente. La entrevista a ella se hace a través de las preguntas que le plantea su doctora en la consulta. De esta manera se consigue que sus respuestas procedan más de sus expresiones faciales o su comportamiento que de sus palabras: al vivir una situación tan complicada siendo tan pequeña, a veces Sasha no encuentra las palabras adecuadas, pero eso no significa que no sepa expresarse. El director ha sabido captar todo lo que tiene que decir, y pone el lenguaje cinematográfico a su disposición para desmenuzarlo.

Una injusticia sutil

En una Francia famosa por ser un país republicano y laico, Sasha tiene que esconderse para existir. El sistema educativo no le permite vestirse como una niña para ir a clase: en el colegio la tratan en masculino y en ballet la obligan a vestirse de príncipe en vez de en princesa. Quizás lo más valioso del documental es cómo Sébastien Lifshitz recoge todas estas injusticias simplemente grabando esas clases y la actitud de Sasha, sin palabras, solo las sutilezas y la cámara.

Algo tan normal como una niña se convierte en una cosa totalmente extraordinaria. A Sasha le quedan muchos obstáculos que enfrentar en la vida, pero tiene una familia (y sobre todo una madre) dispuesta a quemar el mundo entero por ella. Ojalá le sea lo más fácil posible.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Actualidad

¿Han oído hablar alguna vez acerca de las piedras volcánicas? ¿Saben lo que son? Las piedras volcánicas reciben este nombre por sus propiedades, estás...

Cultura

Los seguidores de Blindspot están de enhorabuena al darse a conocer supuestamente la fecha para el estreno de la cuarta temporada Ya se comentó...

Conciertos

El dúo Twenty One Pilots publicó tres sencillos con sus respectivos videoclips para anunciar su vuelta. Jumpsuit, Nico And The Niners y Levitate son los...

Cultura

El cantante David Benjamín Rees nació en Málaga el 24 de agosto de 1994. Es un cantante español con orígenes ingleses. Su último trabajo...

A %d blogueros les gusta esto: