Inicio Cultura Cine Sorogoyen y Peña: “El sistema político que tenemos está tan podrido que necesitas...

Sorogoyen y Peña: “El sistema político que tenemos está tan podrido que necesitas muy poco para ser corrupto”

0
Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña siendo entrevistados por Manu Collado / Fuente: Ana Palacios

El director Rodrigo Sorogoyen va a estrenar El reino este viernes, película cuyo guion vuelve a firmar junto a Isabel Peña como ya hiciera con Stockholm (2013) y Que dios nos perdone (2016). Tuvimos la oportunidad de hablar con ambos durante el 21º Festival de Málaga

TimeJust: El reino es la tercera película que firmáis juntos. ¿Suele generarse algún tipo de fricción durante el proceso pese a vuestra evidente armonía?

Isabel Peña: Sí, hay momentos discordantes que son muy necesarios. El debate alimenta la creatividad y, aunque nunca llegamos a la bronca porque somos gente civilizada, intentamos siempre exprimir al máximo nuestros pequeños desencuentros para sacar algo en claro de ellos.

TJ: El planteamiento de El reino podría ir perfectamente en la portada de un periódico nacional actual. ¿Qué tal ha sido la experiencia de indagar por las cloacas del Estado?

Rodrigo Sorogoyen: Pues ha sido indignante y divertida a partes iguales. Ha sido muy interesante explorar el entramado de mentiras y de conspiraciones que se pueden llegar a realizar en este ámbito, pero partíamos primero de una indignación acumulada tras años de contemplar día a día cada cómo los casos de corrupción inundaban los noticiarios.

TJ: ¿Os habéis inspirado en alguien en concreto para crear el personaje del político Manuel Gómez Vidal al que da vida Antonio de la Torre?

IP: No, no hace referencia a nadie en específico. Es una mezcla de políticos más o menos mediáticos, de gente de nuestro entorno e incluso hay aspectos que conforman al personaje que vienen de nosotros mismos ya que, ante este problema social que es la corrupción, nosotros elegimos acercarnos en vez de alejarnos para poder entenderlo sin necesidad de excusarlo.

TJ: ¿Se puede llegar entonces a empatizar con este personaje pese a estar moralmente en las antípodas?

RS: Por supuesto, y no solo por la gran interpretación de Antonio o porque sea el protagonista y el espectador se suela poner inconscientemente de su parte, sino porque, al fin y al cabo, estás mostrando a un ser humano y ponerte en su piel significa, por vil que sea, plantearte si tú harías o no lo mismo en su situación. El sistema político que tenemos está tan podrido que necesitas muy poco para ser corrupto. Hay veces que no se es corrupto por haber cometido un caso flagrante de fraude, sino simplemente por estar, por dejar que te salpique, por no decir que no. Lo que se trata con el personaje de Manuel, por tanto, es de poner en relieve que quizá tú, yo o cualquiera no diríamos tampoco que no pese a que ahora creemos firmemente que somos buena gente y que no haríamos lo mismo.

TJ: El personaje pasa, dentro de la dialéctica delincuente-víctima, a formar parte del bando perjudicado a manos de aquellos que consideraba sus iguales. Parece como si, sin llegar obviamente a la excusa, quisierais romper con cierto maniqueísmo a la hora de juzgar a personas que cometen este tipo de delitos.

IP: Claro. De hecho, el juego víctima-verdugo está también en cada uno de nosotros y la diferencia solo está en la proporción. Nuestro protagonista es culpable e inocente al mismo tiempo y es precisamente mostrar estas dicotomías, estos claroscuros, lo que a nosotros nos interesa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.