Connect with us

Relatos

Puntos de Partida

Puntos de Partida

 

Somos puntos de partida. Antes de comenzar algo nos parecemos demasiado a una indecisión constante. Una duda profunda esperando que le digan qué hacer.

Ponemos el primer punto a aquello que nos da terrible miedo comenzar, guardando el posible error bajo un paraguas que ni la lluvia del invierno fue capaz de abrir. Creo que daba más miedo mojarse que equivocarse. Todavía no sé el porqué del miedo al fallo, al error, a la equivocación, al defecto, al desacierto, a la pifia o a la incorrección.

Olvidamos que equivocarse es no empezar aquello en lo equivocarse siempre fue parte de la decisión. Porque nadie garantiza nada, salvo el fallo que servirá para crítica de todo el mundo. De ahí comienza a emanar la indecisión como peor decisión.

Pero si algo bueno tiene equivocarse es que la próxima vez te pensarás dos veces si hacerlo. Aunque hay veces que el pensar las cosas de más hace que te pierdas el mejor fallo de tu vida.

Por eso merece la pena pasar todas las noches bajo una tormenta de dudas. Que te sigan quitando el sueño incluso estando despierto. Nunca la libertad de equivocarse había sentado tan bien. Nunca el fallo había sido tan acertado. Supongo que el fallo sabe mejor cuando es tuyo y nadie se ha atrevido a decirte que no eras capaz de llevarlo a cabo.

Porque hay que ser demasiado bueno para hacer las cosas tan mal. Y si, hay errores que saben mejor que miles de aciertos si sabes con qué equivocarte. Y nada es más cierto que basar tu punto de partida en el fallo que te provocó tantas dudas al principio. Cuando llegue el acierto que esperas te sabrá bien. Demasiado bien. Tanto que mucha gente comenzará a pensar que equivocarse es, en ocasiones, el mejor acierto.

Y si te dieran ganas de equivocarte.

Recuerda

Hazlo tú, si no, no vale.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Relatos

A %d blogueros les gusta esto: