Inicio Cultura Arte Murillo y los Capuchinos de Sevilla

Murillo y los Capuchinos de Sevilla

Sevilla acoge las obras de Murillo, el famoso pintor barroco español, como homenaje por su cuarto centenario

0
Obra 'Virgen con el Niño'. Fotografía cedida por el Departamento de Difusión de la Junta de Andalucía. Foto: Pepe Morón © Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Sevilla acoge las obras de Murillo, el famoso pintor barroco español, como homenaje por su cuarto centenario

El pasado año 2017, se conmemoraba los cuatrocientos años del nacimiento de Murillo. El gran pintor español creó una serie de obras para el convento de los Capuchinos de Sevilla durante 1665 hasta 1669, las cuales podremos admirar en la exposición del Museo de Bellas Artes de Sevilla hasta el primero de abril de 2018.

La capital hispalense se ha preparado durante muchos años para este gran evento. Tras grandes esfuerzos, estudios y restauraciones, puede ofrecer al público todas las obras en un mismo lugar.

En la exposición, lo primero que se admira es la magnitud de los cuadros que destacan por sus coloridos apagados, gestos un poco teatrales, pero con poca expresividad en las caras, y las gradaciones lumínicas que muestra. También, al ser los Capuchinos devotos de los ángeles, podemos encontrar varios pintados. Algunas de las obras que podemos apreciar son Virgen con el Niño y Adoración de los pastores.

Obra “El abrazo de San Francisco al crucificado”.
Fotografía cedida por el Departamento de Difusión de la Junta de Andalucía.
Foto: Pepe Morón
© Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Indagando un poco en la historia

Estas pinturas no se pudieron mostrar en su totalidad hasta 1835. Una de las razones fue la entrada de los franceses en 1815, en la que tuvieron que cortar las obras para poder desplazarlas y custodiarlas fuera de Sevilla. Sin embargo, con el paso de los años, también fue difícil localizarlas por ser adquiridas para colecciones privadas. Por ejemplo, a Joaquín Bejarano se le pagó con una de las obras por su trabajo de restauración después de la invasión francesa.

Una de las más destacadas es El jubileo de la Porciúncula, la cual fue entregada a Bejarano. Presidía las nueve obras que conforman el retablo mayor de la Iglesia de los Capuchinos hasta inicios del siglo XIX. No obstante, volvió a Sevilla gracias a la colaboración del museo Wallraf-Richartz Museum de Colonia.

Por otro lado, también se exhiben algunos bocetos y las radiografías de los cuadros previos a su restauración. Con ellos se pudo observar con más detalle la técnica de Murillo, el deterioro que sufrieron durante todos estos años y las correcciones que hizo el autor en ellos. Además, han aportado muchísima información para el estudio sobre el autor. Sin duda, tenemos la gran oportunidad de ver uno de los conjuntos más importantes de la pintura barroca española.

Mucho más que solo la exposición

Por el cuarto centenario del nacimiento de Murillo, el Ayuntamiento de Sevilla ha organizado diversas actividades para conocer más de cerca a este autor. Aparte de esta exposición, cuentan con rutas turísticas y la celebración de un congreso internacional para los que buscan conocer más sobre el pintor y sus obras.

Para más información os facilito un link directo aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.