Inicio Literatura Cómic y novela gráfica La historia de Kabi Nagata llega a su fin… por el momento

La historia de Kabi Nagata llega a su fin… por el momento

0
diario de intercambio

Kabi Nagata sigue desnudando su alma en dos volúmenes que narran el impacto que tuvo en su vida la publicación de Mi experiencia lesbiana con la soledad.

Uno de los títulos que sin duda ha sido una de las sorpresas del año, Mi experiencia lesbiana con la soledad, ha visto su continuación cerrada recientemente con la publicación del segundo de los tomos que conforman este Diario de intercambio (conmigo misma) con el que Fandogamia sigue apostando muy fuerte por la autora nipona.

En esta serie corta, Kabi Nagata recibe el impacto de la ola de popularidad generada por la publicación de su primera obra autobiográfica. A modo de terapia, mantiene un diario de cartas dirigidas a sí misma en distintos momentos del futuro, en las que explica lo que le va aconteciendo, sus decisiones y cómo se siente enfrentándose a ellas.

Como en Mi experiencia lesbiana, resulta imposible no empatizar con Kabi Nagata, por lo que la expectativa ya era alta desde el comienzo de Diario de intercambio. El deseo de su recuperación se entremezcla con la comprensión que ofrece de una persona conviviendo con la depresión. Toda búsqueda de consuelo, ya sea sexual, emocional o afectivo, se ve lastrada por la afección que altera la percepción de la protagonista. El conocimiento de que se trata de un punto de vista de un caso real y no una creación puramente construida hace que el lector se vea más implicado emocionalmente, si bien en este sentido no hace uso de recursos manidos que se aprovechen de la respuesta de quien lee.

A lo largo de los dos tomos de Diario de intercambio, Kabi Nagata alcanza momentos muy duros, tanto en el apartado sentimental como en el familiar. La publicación de su obra cae como una bomba perturbando su vida, afectándola a ella y a los que la rodean. Kabi se ve envuelta en una montaña rusa emocional con algunos momentos de euforia y muchos de bajón.

Pero, a pesar de todo, Kabi es capaz de evolucionar y aprender, no sin esfuerzo. Quizás uno de los más destacados sea el cambio que se produce con respecto a su familia, con la que pasa por diversas fases desde la publicación de Mi experiencia lesbiana.

En cualquier caso, y sin ánimo de desvelar ningún aspecto relevante de la narración, la autora se ha sincerado manteniendo toda su personalidad, con un aire de distanciamiento hacia sí misma  para autoanalizarse a través de lo que plasma en sus páginas.

Quizás una de las cosas más llamativas sea el contraste en el diseño de portada del primer tomo (en rosa con franjas blancas, en consonancia con la anterior obra) y del segundo, en el que el blanco domina la escena, quizás simbolizando en cierto modo los cambios que se producen en el personaje.

Como de costumbre, Fandogamia ofrece una edición llena de cariño, con un trabajo excepcional de todos sus implicados, y a un precio muy ajustado al que es difícil resistirse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.