Connect with us

Arte

El extraño nacimiento de Papá Noel: “Klaus”

Reseñamos Klaus, el cómic navideño que recientemente ha editado Panini en el que Grant Morrison explica los orígenes de Santa Claus desde una óptica muy original

En estas fechas, el espíritu navideño se apodera de muchos de nosotros y nos invita a dotar a estos días de un marcado contenido temático. No faltan los gorros rojos, las cartas a los Reyes Magos, el turrón… y los gorros picudos rojos y blancos que invitan a exclamar un “¡Ho, ho, ho!”.

Es un tiempo, además, para consumir un tipo de productos que solo tienen sentido asociados a la Navidad: desde los telefilmes de sobremesa con parejas patinando en la pista de hielo del Rockefeller Center, pasando por algunas películas de culto (abarcando un amplio abanico de títulos, desde Los Teleñecos en Cuento de Navidad hasta La Jungla de Cristal), hilos musicales inundados con Mariah Carey, Wham y crooners de aterciopeladas voces, hasta especiales de series de televisión en las que los protagonistas también disfrutan de las celebraciones navideñas.

Esto es, precisamente, lo que nos propone Panini con la publicación de Klaus, de Grant Morrison y Dan Mora: imbuirnos del espíritu navideño con una lectura sobre los orígenes de un personaje tan icónico y querido como es Papá Noel.

Klaus nos transporta a un reino indeterminado, de aspecto nórdico y crudos inviernos, donde la festividad de Yule está en peligro por culpa del barón Bjorn, que gobierna la ciudad de NOMBRE con mano de hierro. Allí conocemos a Klaus, un ermitaño que vive en el bosque, pero quien, al conocer la situación de la ciudad, decide intervenir para librar a los ciudadanos de su tiránico gobernador y devolverles a todos la alegría, especialmente a los niños. Paralelamente, conocemos al barón y a su familia, su esposa Dagmar, cuya actitud melancólica hace que corran rumores sobre su locura, y su hijo Jonas, un niño malcriado y egoísta que ha vivido aislado en su burbuja, sin contacto con otros niños o con otras personas que no fueran sus padres, sirvientes y la guardia del castillo.

Todos estos elementos sirven de base para construir una historia canónica de fantasía medieval, en la que un héroe como Klaus puede ir a pecho descubierto por el bosque nevado sin dificultad y todas las facciones implicadas poseen posturas muy polarizadas, hay muy pocos matices entre el bien y el mal (quizás, los más destacados, giren en torno a la figura de Jonas y la transición que experimenta durante la historia). No falta el componente sobrenatural, materializado tanto en los espíritus del bosque que guían los pasos de Klaus como en la bestia que manipula al barón Bjorn.

Sin embargo, este planteamiento adquiere una nueva dimensión con la introducción de pequeños matices que suponen un aporte de originalidad, pero a la vez hacen que la narración trascienda las fronteras del género y entronque con la tradición cultural en su sentido más amplio. Las primeras intervenciones de Klaus en la ciudad consisten en dejar, misteriosamente, juguetes en las casas de los niños. Vive aislado en el gélido bosque. Adopta los colores que son la enseña de la ciudad, el rojo y el blanco, incluso su propio nombre… Se trata de una serie de pinceladas que marcan la diferencia.

Aunque el lector sabe cuál es la premisa, y por tanto, sospecha que esto va a ocurrir, la manera en la que se plantea respeta los mecanismos del género y se aprovecha de ellos en beneficio de la historia. De este modo, el regusto navideño de Klaus se aleja de los estereotipos asociados a estas fechas, pero se mantiene de manera verosímil y permite que el lector encaje la propuesta del cómic dentro de la evolución conceptual de un icono de la Navidad como es Papá Noel.

En definitiva, Klaus es una propuesta muy original para disfrutar o regalar en estas fechas del año. Los amantes de la fantasía épica con un fuerte espíritu navideño serán, posiblemente, los que más lo disfrutarán, pero cualquier aficionado al género encontrará en las páginas de Klaus una historia festiva que, quién sabe, quizás termine convirtiéndose en un clásico moderno de los que se revisitan anualmente.

Doctora en Historia del Arte. Divulgadora cultural. Miembro de la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic. Autora del libro "Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón".

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Arte

A %d blogueros les gusta esto: